«SLACK», EL WHAT­SAPP QUE HA­RÁ DES­APA­RE­CER AL CO­RREO ELEC­TRÓ­NI­CO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

El What­sapp de las em­pre­sas, va­lo­ra­do en 3.400 mi­llo­nes de eu­ros y uti­li­za­do por tres mi­llo­nes de per­so­nas al día, no se an­da con ton­te­rías. Su ob­je­ti­vo: ha­cer des­apa­re­cer al «e-mail»

Sa­lió del ca­pa­ra­zón en agos­to del 2013 y des­de en­ton­ces cre­ce de for­ma fre­né­ti­ca e im­pa­ra­ble. Ha­ce un año, su ci­fra de usua­rios as­cen­dió por pri­me­ra vez has­ta el mi­llón. Hoy, ha su­pe­ra­do ya la ba­rre­ra de los tres. Y su­bien­do. En do­ce me­ses, ha con­quis­ta­do sin pa­drino ni la­zos de san­gre con esa éli­te tec­no­ló­gi­ca que in­te­gran Fa­ce­book, Ap­ple, Goo­gle e in­clu­so Ama­zon a dos mi­llo­nes de per­so­nas. El ace­le­rón da vér­ti­go. So­lo en enero y fe­bre­ro ga­nó 400.000 nue­vos adep­tos. Es im­po­si­ble no acor­dar­se de What­sapp, pri­me­ra apli­ca­ción en cuan­to a cre­ci­mien­to, y no in­tuir en Slack, que ac­tual­men­te os­ten­ta la pla­ta, un atis­bo de re­vo­lu­ción.

No es un chat al uso ni una pla­ta­for­ma fo­to­grá­fi­ca. Tam­po­co un gran pa­tio de ve­ci­nos vir­tual don­de hus­mear ni un re­cur­so pa­ra ata­jar a gol­pe de li­kes el ca­mino ha­cia el al­tar. No es un mer­ca­di­llo de se­gun­da mano ni un ín­di­ce de res­tau­ran­tes de mo­da. No es un ca­len­da­rio in­te­li­gen­te, ni un asis­ten­te con emo­cio­nes, ni un nue­vo atlas mo­derno. Y no, no es un jue­go. Se tra­ta de una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo. Más bien de co­mu­ni­ca­ción. Un avan­za­do sis­te­ma de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea que in­te­gra múl­ti­ples fun­cio­nes y cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es po­ner a die­ta las ban­de­jas de en­tra­da de los tra­ba­ja­do­res de una mis­ma com­pa­ñía, aho­rrán­do­les el en­vío de co­rreos in­ter­nos. Aís­lan a los em­plea­dos de con­ver­sa­cio­nes cru­cia­les y los sa­tu­ra de in­for­ma­ción que no quie­ren o no ne­ce­si­tan. Así de ro­tun­da es su fi­lo­so­fía.

Es­te What­sapp de ofi­ci­na man­tie­ne co­nec­ta­dos a día de hoy a vi­go­ro­sas plan­ti­llas co­mo las de Airbnb, HBO, Sam­sung, Har­vard, Tic­ket­mas­ter, eBay, CNN, Lin­ke­din, The Wall Street Jour­nal e in­clu­so la NASA, pe­ro tam­bién a miem­bros de star­tups to­da­vía en pa­ña­les que dan sus pri­me­ros pa­sos en el fér­til va­lle ca­li­for­niano del Si­li­cio. ¿Cuál es su se­cre­to? Los gru­pos de tra­ba­jo.

Ca­da di­vi­sión o pro­yec­to tie­ne la po­si­bi­li­dad de po­ner en mar­cha un chat pro­pio, una con­ver­sa­ción co­lec­ti­va en la que com­par­tir in­for­ma­ción y ar­chi­vos de for­ma coor­di­na­da y or­de­na­da, se­gun­da pie­dra an­gu­lar del sis­te­ma. Del caos na­ció la idea. Ste­wart But­ter­field, uno de los pa­dres de la co­mu­ni­dad fo­to­grá­fi­ca Flickr, tra­ba­ja­ba a dis­tan­cia con otras cua­tro per­so­nas en un vi­deo­jue­go cuan­do de­ci­dió po­ner un po­co de or­den en los flu­jos de in­for­ma­ción. Pa­ra ello, pu­so en mar­cha una he­rra­mien­ta bá­si­ca, con un chat si­mi­lar al IRC in­cor­po­ra­do. Sin sa­ber­lo, es­ta­ba inau­gu­ran­do un nue­vo con­cep­to de co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va. En Slack, ade­más de con­ver­sar —tam­bién hay si­tio pa­ra los men­sa­jes pri­va­dos— e in­ter­cam­biar do­cu­men­tos, los tra­ba­ja­do­res en nó­mi­na de una em­pre­sa pue­den efec­tuar bús­que­das y re­cu­rrir a otras he­rra­mien­tas co­mo Drop­box o Goo­gle Apps. Pron­to ten­drán tam­bién la opor­tu­ni­dad de co­mu­ni­car­se a tra­vés de voz y ví­deo. Y qui­zá, si los pla­nes de la fir­ma sa­len se­gún lo es­pe­ra­do, de es­ta­ble­cer con­tac­tos con ten­tácu­los ex­ter­nos, co­mo pro­vee­do­res o fi­lia­les.

No va mal en­ca­mi­na­da. Sus cuen­tas go­zan de bue­na sa­lud tras re­ci­bir va­rias in­yec­cio­nes eco­nó­mi­cas por par­te de in­ver­so­res pri­va­dos a lo lar­go de es­tos dos úl­ti­mos años que, en to­tal, su­man 486 mi­llo­nes de eu­ros. La úl­ti­ma, de 179 mi­llo­nes, lle­gó ha­ce ape­nas dos me­ses. Su va­lo­ra­ción ron­da ac­tual­men­te los 3.400 mi­llo­nes. Uno pue­de bu­cear por las fun­cio­nes bá­si­cas de Slack de for­ma gra­tui­ta, pe­ro su mo­de­lo de ne­go­cio se ba­sa en la sus­crip­ción. En su ca­tá­lo­go se des­plie­gan dis­tin­tos pla­nes en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de ca­da com­pa­ñía, que van de 5 a 10 eu­ros por ca­da em­plea­do. Ca­si un ter­cio de los usua­rios ya han sa­ca­do la che­que­ra.

Es ac­tual­men­te la apli­ca­ción con ma­yor cre­ci­mien­to des­pués del fe­nó­meno What­sapp

| MI­KE BLAKE

El pa­dre de Flickr Ste­wart But­ter­field es uno de sus fun­da­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.