RÉ­DI­TO DE CA­PI­TAL POR RE­COM­PRA DE BO­NOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS LEGISLACION - CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS. www.caruncho-to­me-judel.es

Du­ran­te el año 2015 he ob­te­ni­do una sen­ten­cia ju­di­cial fa­vo­ra­ble por la que se de­cla­ra la nu­li­dad del con­tra­to de sus­crip­ción de bo­nos su­bor­di­na­dos can­jea­bles por ac­cio­nes de una en­ti­dad fi­nan­cie­ra. En la de­cla­ra­ción de la ren­ta del ejer­ci­cio 2013, ha­bía in­clui­do los ren­di­mien­tos de ca­pi­tal mo­bi­lia­rio de­ri­va­dos de la re­com­pra de los bo­nos su­bor­di­na­dos y la pér­di­da pa­tri­mo­nial de­ri­va­da de la ven­ta de las ac­cio­nes.¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne tal nu­li­dad en el IRPF del 2015?

La de­cla­ra­ción ju­di­cial de nu­li­dad de los re­fe­ri­dos con­tra­tos fi­nan­cie­ros —sus­crip­ción de bo­nos su­bor­di­na­dos y sub­si­guien­te con­tra­to de can­je— su­po­ne des­ha­cer to­do lo que en su día se hi­zo, to­da vez que la nu­li­dad im­pli­ca que el con­tra­to no se ha rea­li­za­do; de tal for­ma que se ope­ra una in­efi­ca­cia ra­di­cal y re­tro­ac­ti­va —quod nu­llum est nu­llum ef­fec­tum pro­du­cit—.

Por tan­to, pro­ce­de pre­sen­tar an­te la AEAT una rec­ti­fi­ca­ción de la au­to­li­qui­da­ción co­rres­pon­dien­te al ejer­ci­cio 2013, y la con­si­guien­te so­li­ci­tud de de­vo­lu­ción de in­gre­sos in­de­bi­dos a su fa­vor en re­la­ción con el im­por­te sa­tis­fe­cho co­rres­pon­dien­te a los in­tere­ses anu­la­dos.

Por otra par­te, la nu­li­dad de los con­tra­tos afec­ta­rá tam­bién a la pér­di­da pa­tri­mo­nial ge­ne­ra­da por la ven­ta de las ac­cio­nes re­ci­bi­das por el can­je de esos bo­nos, cu­ya re­gu­la­ri­za­ción, y con­si­guien­te tri­bu­ta­ción, ha­brá de efec­tuar­se me­dian­te la pre­sen­ta­ción de la opor­tu­na au­to­li­qui­da­ción com­ple­men­ta­ria.

Otro efec­to co­la­te­ral re­le­van­te de una sen­ten­cia be­ne­fi­cio­sa, en el ca­so de que el fa­vo­re­ci­do sea be­ne­fi­cia­rio de una con­de­na en cos­tas, con­sis­te en que —con­for­me al re­cien­te cri­te­rio de la AEAT—, cual­quier con­tri­bu­yen­te al que una sen­ten­cia ju­di­cial re­co­noz­ca el pa­go de las cos­tas pro­ce­sa­les, ven­drá obli­ga­do a in­cluir el im­por­te de las mis­mas en su de­cla­ra­ción de la ren­ta; sin po­der, si­quie­ra, de­du­cir los gas­tos so­por­ta­dos pa­ra abo­nar los ho­no­ra­rios de su abo­ga­do y pro­cu­ra­dor en el mis­mo pro­ce­di­mien­to ju­di­cial. En ca­so de omi­tir tal de­cla­ra­ción, el con­tri­bu­yen­te asu­me el ries­go de afron­tar el pa­go de la cuo­ta de­frau­da­da, los in­tere­ses de de­mo­ra que se de­ri­ven y la con­si­guien­te san­ción.

En de­fi­ni­ti­va, to­das aque­llas per­so­nas que ha­yan ob­te­ni­do una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble en es­ta ma­te­ria, han de es­tar es­pe­cial­men­te aten­tos y di­li­gen­tes a la ho­ra de cum­plir las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias de­ri­va­das de la nu­li­dad de un con­tra­to y de las cos­tas pro­ce­sa­les, pues, de no ser así, la AEAT po­dría to­mar «car­tas en el asun­to» y re­cla­mar tal cum­pli­mien­to, con in­tere­ses mo­ra­to­rios y san­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.