LA PRE­CA­RIE­DAD LA­BO­RAL SE EX­TIEN­DE POR EU­RO­PA: EL TURNO DE FRAN­CIA

POR­TU­GUE­SES, GRIE­GOS, ES­PA­ÑO­LES, ITA­LIA­NOS, FINLANDES... EU­RO­PA HA EM­PREN­DI­DO UN CA­MINO SIN RE­TORNO HA­CIA LA FLE­XI­BI­LI­DAD DE LAS CON­DI­CIO­NES DE TRA­BA­JO, CON DRÁS­TI­CAS ME­DI­DAS QUE AHO­RA LOS TRA­BA­JA­DO­RES FRAN­CE­SES SE NIE­GAN A ACEP­TAR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

Cin­co años des­pués, Fran­cia des­pier­ta. Las vo­ces de sus ve­ci­nos es­pa­ño­les pro­tes­tan­do por las dra­co­nia­nas con­di­cio­nes la­bo­ra­les im­pues­tas en la re­for­ma del 2012 ya se apa­ga­ron. Na­die las es­cu­chó en­ton­ces. Lo mis­mo les pa­só a los por­tu­gue­ses, a los grie­gos y más re­cien­te­men­te a los ita­lia­nos e in­clu­so a los fin­lan­de­ses. Aho­ra atro­nan los gri­tos de los in­dig­na­dos des­de la Pla­za de la Re­pú­bli­ca de Pa­rís. La ma­rea de la «fle­xi­bi­li­dad» la­bo­ral ha al­can­za­do al gi­gan­te ga­lo, atra­pa­do en un ca­lle­jón sin sa­li­da. Bru­se­las y Ber­lín no quie­ren más aplazamientos. No im­por­ta que ar­dan las ca­lles de Fran­cia o que la so­cial­de­mo­cra­cia ago­ni­ce tras los mu­ros del Elí­seo, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se.

LA RE­FOR­MA, ¿LA MÁS DU­RA?

La re­for­ma la­bo­ral em­pren­di­da por el Go­bierno de Fra­nçois Ho­llan­de y pa­tro­ci­na­da por sus pa­res ale­ma­nes, si­gue las mis­mas lí­neas que las re­for­mas em­pren­di­das por los paí­ses me­ri­dio­na­les de la UE, pe­ro Fran­cia par­te de un col­chón de pro­tec­ción so­cial y po­der ne­go­cia­dor sin­di­cal mu­cho más fé­rreo. La Ley El Khom­ri, en ho­nor a la mi­nis­tra de Em­pleo, «es­tá ins­pi­ra­da en las que fun­cio­nan en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Sui­za o Es­pa­ña», ase­gu­ró el pri­mer mi­nis­tro, Ma­nuel Valls. El pro­ble­ma pa­ra los fran­ce­ses es que lle­van años apla­zan­do los cam­bios por la pro­fun­da im­po­pu­la­ri­dad que con­lle­va re­ti­rar de­re­chos so­cia­les ad­qui­ri­dos a lo lar­go de una ex­ten­sa tra­di­ción de lu­cha so­cial. «So­mos un país al que le gus­ta la re­vo­lu­ción, la con­fron­ta­ción, el con­flic­to», ad­mi­tió Valls. Pa­ra los sin­di­ca­tos, es «una vuel­ta al si­glo XIX».

¿EN QUÉ CON­SIS­TE?

La re­for­ma po­ne la puntilla a la em­ble­má­ti­ca se­ma­na de 35 ho­ras la­bo­ra­bles, la más ba­ja de la UE se­gún Eu­ros­tat. Pa­sa­rá a la his­to­ria. Aun­que no se eli­mi­na de for­ma ex­pre­sa, se in­cor­po­ran mul­ti­tud de ex­cep­cio­nes a las que las em­pre­sas se pue­den ad­he­rir pa­ra am­pliar las jor­na­das de tra­ba­jo has­ta las 12 ho­ras dia­rias, co­mo la en­tra­da en nue­vos mer­ca­dos o la re­es­truc­tu­ra­ción de la com­pa­ñía. En el te­rreno de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, los tra­ba­ja­do­res ga­los per­de­rán po­der ne­go­cia­dor. Se se­gui­rá la mis­ma sen­da que Es­pa­ña. El con­ve­nio de em­pre­sa se im­pon­drá al sec­to­rial, que per­mi­tía man­te­ner lí­neas ro­jas pa­ra evi­tar la com­pe­ten­cia sal­va­je a ba­se de re­du­cir cos­tes sa­la­ria­les. Las con­di­cio­nes de los con­tra­tos se po­drán re­for­mar, no así los sa­la­rios sin con­sen­ti­mien­to del tra­ba­ja­dor. En cuan­to a las in­dem­ni­za­cio­nes por des­pi­do, el pro­yec­to del Ley ori­gi­nal re­du­cía de 27 a 15 me­ses el to­pe pa­ra los tra­ba­ja­do­res con más de 20 años de an­ti­güe­dad y de cua­tro a tres me­ses pa­ra los de me­nos de dos años. Las pro­tes­tas obli­ga­ron al Go­bierno so­cia­lis­ta a am­pliar el aba­ni­co de lí­mi­tes y se­rán los jue­ces quie­nes exa­mi­nen los ca­sos. Don­de no ha ha­bi­do pie­dad ha si­do en la re­gu­la­ción de los Ex­pe­dien­tes de Re­gu­la­ción de Em­pleo (ERE). Pa­ra dar más fle­xi­bi­li­dad a las em­pre­sas, cual­quier com­pa­ñía po­drá po­ner en mar­cha des­pi­dos co­lec­ti­vos si en­ca­de­nan 4 tri­mes­tres en ne­ga­ti­vo. De la pre­ca­rie­dad no se li­bran ni las ho­ras ex­tras. Se re­du­ci­rá el im­por­te adi­cio­nal del 25 al 10% de una ho­ra co­mún.

¿CÓ­MO LO HAN AFRON­TA­DO OTROS PAÍ­SES?

ES­PA­ÑA

No hay otro país don­de el cam­bio ha­ya si­do tan ex­tre­mo. Los sin­di­ca­tos han per­di­do el es­ca­so po­der ne­go­cia­dor que con­ser­va­ban. Des­de el 2012 pre­va­le­ce el con­ve­nio de em­pre­sa, peor que el ca­so ga­lo, ya que se per­mi­te cam­biar con­di­cio­nes y suel­dos de un con­tra­to de for­ma uni­la­te­ral siem­pre que se ha­ya con­sul­ta­do con los sin­di­ca­tos. Se aba­ra­tó el des­pi­do, que a prio­ri se con­si­de­ra pro­ce­den­te si el tra­ba­ja­dor no de­mues­tra lo con­tra­rio. En to­tal, 20 días por año tra­ba­ja­do con un to­pe de 12 men­sua­li­da­des fren­te a los 33 días si es im­pro­ce­den­te. ¿Qué ra­zo­nes pue­de es­gri­mir la com­pa­ñía pa­ra ini­ciar des­pi­dos co­lec­ti­vos? La re­for­ma de­jó cam­po abier­to a la ima­gi­na­ción de los em­pre­sa­rios. No ha­ce fal­ta que la fir­ma in­cu­rra en pér­di­das, co­mo en el ca­so fran­cés, bas­ta con que alu­da a ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, co­mo un des­cen­so de los in­gre­sos. El ca­tá­lo­go de fle­xi­bi­li­dad pa­ra las em­pre­sas no ter­mi­na ahí. Pue­den am­pliar jor­na­das de tra­ba­jo, cam­biar sa­la­rios y per­so­nal si alu­den a la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad o pro­duc­ti­vi­dad de la plan­ti­lla. Se des­in­cen­ti­va­ron tam­bién las pre­ju­bi­la­cio­nes y se dio ba­rra li­bre a los em­pre­sa­rios pa­ra ofre­cer con­tra­tos pre­ca­rios con al­tas ta­sas de tem­po­ra­li­dad y la po­si­bi­li­dad de des­pe­dir al tra­ba­ja­dor tras un año de prue­ba sin nin­gún ti­po de in­dem­ni­za­ción. Los con­tra­tos de for­ma­ción se pue­den en­ca­de­nar has­ta los 30 años, una buena for­ma de man­te­ner a los jó­ve­nes ocu­pa­dos y ali­ge­rar las es­ta­dís­ti­cas ré­cord de des­em­pleo que to­da­vía re­gis­tra Es­pa­ña (22 %). La re­ce­ta, co­ci­na­da en Ber­lín, no tu­vo en cuen­ta que la re­for­ma era un sal­to al va­cío pa­ra los es­pa­ño­les, que no cuen­tan con las mis­mas co­ber­tu­ras por des­em­pleo ni ayu­das a la re­in­ser­ción la­bo­ral que sus pa­res ger­ma­nos. A pe­sar de ello, Bru­se­las se afa­na en ven­der­la co­mo un ejem­plo exi­to­so.

ALE­MA­NIA

El mi­la­gro ale­mán no con­sis­tió en crear más em­pleo, sino en re­par­tir­lo me­jor. Un ejer­ci­cio de crea­ti­vi­dad es­ta­dís­ti­ca que le ha per­mi­ti­do si­tuar la ci­fra de pa­ro (6 %) en­tre las más ba­jas de la UE, fren­te al 7,8 % del 2008. Las fa­mo­sas cua­tro re­for­mas Hartz del 2002, in­clui­das en la Agen­da 2010 di­se­ña­da por el ex can­ci­ller so­cial­de­mó­cra­ta Ger­hard Schrö­der, fue­ron los pi­la­res de su re­for­ma la­bo­ral en­ca­mi­na­da a re­du­cir la pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res. Un cal­do de cul­ti­vo pa­ra la irrup­ción de los mi­ni-jobs, suel­dos de me­nos de 400 eu­ros exen­tos de con­tri­bu­cio­nes so­cia­les. Más de sie­te mi­llo­nes de ale­ma­nes sub­sis­ten con es­te ti­po de con­tra­to que com­ple­men­tan con se­gun­dos tra­ba­jos o ayu­das so­cia­les. Las ci­fra de des­em­plea­dos se re­du­jo, la eco­no­mía echó a ro­dar, pe­ro la bre­cha de po­bre­za au­men­tó, se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. A di­fe­ren­cia de las re­ce­tas que ex­ten­dió a sus so­cios, Ber­lín de­ci­dió en el mes de ma­yo en­du­re­cer las con­di­cio­nes del tra­ba­jo tem­po­ral po­nien­do un te­cho de 18 me­ses a los con­tra­tos de du­ra­ción li­mi­ta­da. A par­tir del no­veno mes, el sa­la­rio de­be­rá equi­pa­rar­se al de un in­de­fi­ni­do. El Go­bierno de An­ge­la Mer­kel quie­re ale­jar­se en si­len­cio de la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral.

ITA­LIA

El Jobs Act es el her­mano ge­me­lo de la Ley El Khom­ri fran­ce­sa. Las re­for­mas la­bo­ra­les tí­mi­tas y ran­quean­tes de los Go­bier­nos an­te­rio­res se han im­pul­sa­do con el ac­tual pri­mer mi­nis­tro, Mat­teo Ren­zi. Las re­ce­tas son las mis­mas. Re­duc­ción de los cos­tes de des­pi­do (con po­si­bi­li­dad de read­mi­sión) a dos me­ses por año tra­ba­ja­do, con un mí­ni­mo de 4 y má­xi­mo de 24 men­sua­li­da­des, po­si­bi­li­dad de en­ca­de­nar con­tra­tos tem­po­ra­les du­ran­te tres años y sim­pli­fi­ca­ción de ti­pos de con­tra­to. A di­fe­ren­cia del Go­bierno su­mi­so de Ma­riano Ra­joy, Ren­zi ti­ró de le­tra pe­que­ña pa­ra no te­ner que aco­me­ter to­dos los cam­bios de una so­la ta­ca­da. A pe­sar de to­do, el con­ve­nio de em­pre­sa se ha im­pues­to por en­ci­ma de cual­quier ne­go­cia­ción, pu­dien­do de­ro­gar in­clu­so nor­ma­ti­vas le­ga­les. Un ter­cio de los ita­lia­nos ya vi­ven en ries­go de po­bre­za.

FIN­LAN­DIA

Tres años en re­ce­sión y una caí­da li­bre de la com­pe­ti­ti­vi­dad. Son las dos ex­cu­sas a las que se aga­rró el Go­bierno con­ser­va­dor fin­lan­dés pa­ra anun­ciar una re­for­ma la­bo­ral que pu­so en pie de gue­rra a los ciu­da­da­nos el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre. Las mo­vi­li­za­cio­nes, las ma­yo­res en dos dé­ca­das, no pu­die­ron per­sua­dir al Eje­cu­ti­vo pa­ra evi­tar la re­duc­ción del calendario va­ca­cio­nal del sec­tor pú­bli­co y la caí­da de la re­mu­ne­ra­ción e las ho­ras ex­tra. Un aho­rro de los cos­tes la­bo­ra­les del 5 % y re­cor­te del gas­to pú­bli­co.

GRE­CIA

Ca­da uno de los Go­bier­nos he­le­nos ha te­ni­do que li­diar con el mis­mo re­to, pe­ro so­lo al de Sy­ri­za se le ha aco­rra­la­do pa­ra po­ner to­do el pa­que­te en mar­cha. Fa­ci­li­tar el des­pi­do, ar­mo­ni­zar la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va a los mo­de­los de la UE (co­mo el es­pa­ñol), en­du­re­cer la ley de huel­ga, po­ner fin a los au­men­tos sa­la­ria­les por an­ti­güe­dad, con­ge­lar los sa­la­rios y vin­cu­lar­los a la pro­duc­ti­vi­dad. El mo­de­lo de re­for­mas grie­go, caó­ti­co e in­ter­mi­ten­te, se ha vis­to afec­ta­do por un mar­co de ajus­tes más am­plio en el flan­co fis­cal, fi­nan­cie­ro y el de las pensiones, sin pa­ran­gón en la UE.

Más de sie­te mi­llo­nes de ale­ma­nes sub­sis­ten con los co­no­ci­dos mi­ni-job, suel­dos de me­nos de 400 eu­ros

JUAN. S. G

| EFE | ETIEN­NE LAU­RENT

Nu­me­ro­sas pro­tes­tas se su­ce­den a dia­rio en Pa­rís en to­dos los sec­to­res pro­duc­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.