¿RE­DU­CIR EL GAS­TO PA­RA CON­TE­NER EL DÉ­FI­CIT?

El Go­bierno en fun­cio­nes ha re­vi­sa­do sus ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pa­ra es­te año y ha ac­tua­li­za­do su Pro­gra­ma de Es­ta­bi­li­dad pa­ra 2016-2019. En el pri­mer ca­so ha pac­ta­do con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas un dé­fi­cit má­xi­mo del -0,7 % del PIB re­ser­ván­do­se el Es­ta­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da AL­BINO PRA­DA es doc­tor en Eco­no­mía

Las con­se­cuen­cias de la con­ten­ción del gas­to en dos de los pi­la­res del es­ta­do del bie­nes­tar (edu­ca­ción y sa­ni­dad) pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co es ana­li­za­do por el eco­no­mis­ta Al­bino Pra­da.

El per­ma­nen­te in­cum­pli­mien­to de nues­tros ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co co­exis­te con una no me­nos per­ma­nen­te re­duc­ción en dos de los ga­tos pú­bli­cos em­ble­má­ti­cos de nues­tro es­ta­do de bie­nes­tar: los sa­ni­ta­rios y los edu­ca­ti­vos. No es ca­sua­li­dad que en el re­par­to de las po­si­bi­li­da­des de en­deu­da­mien­to de nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas el Es­ta­do se ven­ga ad­ju­di­can­do dos ter­ce­ras par­tes del mis­mo con el re­sul­ta­do de que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas (que ges­tio­nan, co­mo es bien sa­bi­do, la sa­ni­dad y la edu­ca­ción) se vean obli­ga­das a re­cor­tar sus pre­su­pues­tos sa­ni­ta­rios y edu­ca­ti­vos.

Pre­sen­ta­mos en un pri­mer grá­fi­co pa­ra el ca­so de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios la evo­lu­ción del gas­to pú­bli­co en los mis­mos en re­la­ción al PIB es­pa­ñol (pe­río­do 2010-2014) en com­pa­ñía de idén­ti­co in­di­ca­dor pa­ra la me­dia de la ac­tual Unión Eu­ro­pea.

La re­duc­ción de gas­tos sa­ni­ta­rios que se han vis­to obli­ga­das a rea­li­zar nues­tras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas se re­fle­ja con to­da cla­ri­dad en una caí­da del es­fuer­zo rea­li­za­do en un -0,5 % del PIB. Una caí­da que na­da tie­ne que ver con unas me­no­res de­man­das sa­ni­ta­rias sino con pu­ras y du­ras res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias. Su­ce­de eso en pre­sen­cia de un di­fe­ren­cial con la me­dia de la UE cre­cien­te. Pues si en el 2010 nues­tro es­fuer­zo era de sie­te dé­ci­mas de PIB me­nor en el 2014 la bre­cha se ha am­plia­do a on­ce dé­ci­mas.

¿Tie­ne pre­vis­to el Go­bierno re­du­cir di­cho di­fe­ren­cial en el ho­ri­zon­te del 2019? En ab­so­lu­to. Se­gún el úl­ti­mo Pro­gra­ma de Es­ta­bi­li­dad en­via­do a Bru­se­las, en di­cho año el gas­to pú­bli­co sa­ni­ta­rio en re­la­ción al PIB se si­tua­rá en un 5,7 % con lo que el di­fe­ren­cial se ha­brá dis­pa­ra­do a quin­ce dé­ci­mas de PIB. Es­ta­re­mos ha­cien­do un es­fuer­zo un 20 % me­nor al de la me­dia eu­ro­pea en re­la­ción a nues­tra ri­que­za.

En un se­gun­do grá­fi­co ha­ce­mos lo mis­mo pa­ra el ca­so de los gas­tos pú­bli­cos edu­ca­ti­vos. En es­te ca­so la re­duc­ción a la que se han vis­to obli­ga­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ha si­do me­nor (cua­tro dé­ci­mas), pe­ro lo que no se ha re­du­ci­do es nues­tro me­nor es­fuer­zo en re­la­ción a la me­dia eu­ro­pea. Era in­fe­rior en ocho dé­ci­mas en el 2010 y si­gue sien­do in­fe­rior en esas ocho dé­ci­mas en el 2014. Un di­fe­ren­cial que quie­re de­cir que en Es­pa­ña, en re­la­ción a nues­tra ri­que­za, es­ta­mos sos­te­nien­do nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo con un 20 % me­nos de re­cur­sos.

¿Tie­ne pre­vis­to el Go­bierno re­du­cir di­cho di­fe­ren­cial y rea­li­zar un ma­yor es­fuer­zo? En ab­so­lu­to. En el ci­ta­do Pro­gra­ma de Es­ta­bi­li­dad, la edu­ca­ción aca­ba­ría re­ci­bien­do en el 2019 un 3,7 % de re­cur­sos pú­bli­cos en re­la­ción a nues­tro PIB. Un ob­je­ti­vo que su­po­ne re­nun­ciar a re­du­cir nues­tro di­fe­ren­cial con la UE.

En re­su­men: ni pa­ra sa­ni­dad ni pa­ra edu­ca­ción el Go­bierno se plan­tea el ob­je­ti­vo de re­du­cir nues­tra bre­cha con Eu­ro­pa.

¿Exis­te al­gu­na par­ti­da im­por­tan­te de gas­to pú­bli­co en la que ha­ya su­ce­di­do jus­to lo con­tra­rio? Es de­cir, que ha­ya cre­ci­do el es­fuer­zo rea­li­za­do en re­la­ción a nues­tro PIB y lo ha­ya he­cho has­ta si­tuar­se in­clu­so por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea.

Sin du­da, es el ca­so de los in­tere­ses pa­ga­dos por nues­tra cre­cien­te deu­da pú­bli­ca. Una deu­da pú­bli­ca que na­da tie­ne que ver con unos me­no­res gas­tos edu­ca­ti­vos y sa­ni­ta­rios. Y que sí tie­ne que ver con los in­gen­tes gas­tos en des­em­pleo de­ri­va­dos de la cri­sis, en sa­nea­mien­to de nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro o con la caí­da y go­te­ras en los in­gre­sos fis­ca­les.

Pues mien­tras en el 2010 se si­tua­ban ocho dé­ci­mas por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea, en el año 2015 ya lo ha­cen en ocho dé­ci­mas por en­ci­ma. Lo que su­po­ne que so­por­ta­mos un gas­to en in­tere­ses de un 35 % por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea.

Los ajus­tes rea­li­za­dos en sa­ni­dad (cin­co dé­ci­mas) y edu­ca­ción (cua­tro dé­ci­mas) se los ha co­mi­do la cre­cien­te car­ga de in­tere­ses pa­ga­dos a nues­tros acree­do­res (do­ce dé­ci­mas) sin que aque­llos re­cor­tes ha­yan ser­vi­do pa­ra evi­tar un dé­fi­cit pú­bli­co cró­ni­co.

Si los in­gre­sos pú­bli­cos no mejoraron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en di­cho pe­río­do po­dría de­cir­se que los re­cor­tes de nues­tro es­ta­do de bie­nes­tar han si­do ab­sor­bi­dos por nues­tros acree­do­res. La úni­ca for­ma de evi­tar­los ha­bría si­do in­cre­men­tar de for­ma ex­tra­or­di­na­ria en, al me­nos, do­ce dé­ci­mas nues­tros in­gre­sos pú­bli­cos. O en más si hay que en­fren­tar im­por­tan­tes gas­tos en des­em­pleo. ¿Ha su­ce­di­do así?

En un cuar­to y úl­ti­mo grá­fi­co pre­sen­ta­mos el es­fuer­zo to­tal en in­gre­sos pú­bli­cos en­tre el 2010 y el 2015 pa­ra Es­pa­ña y la me­dia de la UE. A la vis­ta es­tá que si en el 2010 te­nía­mos un dé­fi­cit pú­bli­co del -9,4 %, con los dos pun­tos de me­jo­ra avan­za­dos has­ta el 2015 es im­po­si­ble lle­gar al -3 % de dé­fi­cit (ob­je­ti­vo que nos mar­ca la UE) y pa­gar si­mul­tá­nea­men­te los in­tere­ses de la deu­da y los gas­tos de des­em­pleo sin rea­li­zar re­cor­tes en sa­ni­dad y edu­ca­ción. Por eso aca­ba­mos el 2015 en el -5,1 % de dé­fi­cit a pe­sar de los re­cor­tes rea­li­za­dos.

Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas se ven obli­ga­das a re­cor­tar sus pre­su­pues­tos sa­ni­ta­rios y edu­ca­ti­vos

Los ajus­tes rea­li­za­dos se los ha co­mi­do la cre­cien­te car­ga de in­tere­ses pa­ga­dos a los acree­do­res

Ha­bría que in­cre­men­tar al me­nos en do­ce dé­ci­mas los in­gre­sos pú­bli­cos pa­ra evi­tar re­cor­tes

Pe­ro tam­bién en es­te úl­ti­mo grá­fi­co se ha­ce pa­ten­te nues­tra gran asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra no tras­va­sar re­cur­sos sa­ni­ta­rios y edu­ca­ti­vos al pa­go de la deu­da: re­du­cir el di­fe­ren­cial de ca­si un 7 % del PIB me­nos que te­ne­mos en nues­tros in­gre­sos pú­bli­cos en re­la­ción a la me­dia eu­ro­pea. So­lo así po­dre­mos cum­plir con el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit, con nues­tros com­pro­mi­sos deu­do­res y no re­cor­tar más el es­ta­do de bie­nes­tar.

¿Qué di­ce al res­pec­to el Pro­gra­ma de Es­ta­bi­li­dad de nues­tro Go­bierno? Que en el 2019 nues­tros in­gre­sos pú­bli­cos se si­tua­rán en un 38,5 % del PIB. So­bran los co­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.