LOS MIE­DOS AL PO­SI­BLE «BRE­XIT» DEL REINO UNI­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CARLOS ARIAS

De­sin­te­gra­ción, obs­tácu­los al co­mer­cio y re­tro­ce­so cí­vi­co. Tres ar­gu­men­tos que uti­li­za el ca­te­drá­ti­co Xo­sé Carlos Arias pa­ra ana­li­zar las con­se­cuen­cias del bre­xit.

Se apro­xi­ma la fe­cha del re­fe­ren­do bri­tá­ni­co y cun­de la im­pre­sión de que cual­quier co­sa pue­de ocu­rrir. Aun­que aún no ha­ya he­cho ac­to de apa­ri­ción el ner­vio­sis­mo de los mer­ca­dos de ca­pi­tal, al­gu­nos mo­vi­mien­tos en esa di­rec­ción pro­ba­ble­men­te apa­rez­can en las pró­xi­mas se­ma­nas. Por­que, cier­ta­men­te, una even­tual sa­li­da de la UE por par­te del Reino Uni­do in­tro­du­ci­ría in­cer­ti­dum­bres im­por­tan­tes so­bre el fu­tu­ro de la eco­no­mía bri­tá­ni­ca —al me­nos en el cor­to y me­dio pla­zo—, y en al­gu­na me­di­da eso se po­dría tras­la­dar al con­jun­to de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal. De he­cho, se­gún el Ban­co de In­gla­te­rra, el cre­ci­mien­to pre­vis­to pa­ra ese país, de en torno a un 2,3 % es­te año, se tro­ca­ría en re­ce­sión abier­ta en el ca­so de un sí a la se­pa­ra­ción. Y la li­bra es­ter­li­na ya lo vie­ne acu­san­do, con un re­tro­ce­so de un en torno a un 10 % en los úl­ti­mos me­ses. De ma­ne­ra que, si la po­si­bi­li­dad del

bre­xit se con­su­ma­ra, ha­bría que dar por ca­si se­gu­ro un es­ce­na­rio de ma­yor vo­la­ti­li­dad en los pró­xi­mos me­ses, al me­nos en el con­tex­to eu­ro­peo. Aun­que, al no ser Gran Bre­ta­ña miem­bro del club del eu­ro, los ries­gos fi­nan­cie­ros son me­no­res. Sin em­bar­go, hay tres mo­ti­vos más de fon­do, que tie­nen que ver con ten­den­cias a lar­go pla­zo, pa­ra preo­cu­par­se por esa po­si­bi­li­dad.

El pri­me­ro es ob­via­men­te el in­te­rro­gan­te que in­tro­du­ci­ría so­bre el fu­tu­ro del pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­pea. Es ver­dad que el Reino Uni­do no ha si­do pre­ci­sa­men­te un buen so­cio de la Unión des­de su en­tra­da en 1973. En su ac­ti­tud a lo lar­go de los años fue di­fí­cil per­ci­bir un es­pí­ri­tu eu­ro­peís­ta ge­nuino, dan­do siem­pre la im­pre­sión de que lo úni­co que a los bri­tá­ni­cos vin­cu­la­ba a la idea eu­ro­pea era el in­te­rés más es­tre­cho. Su de­fen­sa del fa­mo­so che­que bri­tá­ni­co co­mo gran prin­ci­pio ina­mo­vi­ble da cuen­ta de ello. Por otra par­te, tam­po­co las con­ce­sio­nes he­chas a Da­vid Ca­me­ron ha­ce unos me­ses por el res­to de los lí­de­res eu­ro­peos lle­van a sim­pa­ti­zar con lo que aho­ra es la po­si­ción unio­nis­ta. Sin em­bar­go, so­bre to­do en es­tos mo­men­tos de du­da ge­ne­ral, el bre­xit se­rá una pé­si­ma se­ñal pa­ra la UE, por­que al día si­guien­te mu­chos se pre­gun­ta­rían: ¿ha­brá lle­ga­do la uni­dad eu­ro­pea a un lí­mi­te a par­tir del cual lo que vie­ne es una inevi­ta­ble de­sin­te­gra­ción?

El se­gun­do mo­ti­vo de alar­ma tie­ne que ver con la po­si­bi­li­dad de que se ex­tien­da la frag­men­ta­ción y los obs­tácu­los al co­mer­cio. Con­ju­ra­da has­ta el mo­men­to la pre­dic­ción de que una era de pro­tec­cio­nis­mo ge­ne­ra­li­za­da era inevi­ta­ble tras la cri­sis, al­gu­nas im­por­tan­tes ame­na­zas nue­vas es­tán apa­re­cien­do en los úl­ti­mos me­ses, tal y co­mo he­mos des­ta­ca­do en co­lum­nas an­te­rio­res. Pues bien, el bre­xit se­ría el com­pa­ñe­ro ideal de un ais­la­cio­nis­mo a lo Trump, o de otros mo­vi­mien­tos que en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do se es­tán ges­tan­do en esa di­rec­ción.

El ter­cer mo­ti­vo es aca­so el más in­quie­tan­te. Por­que, ¿có­mo es po­si­ble que la mi­tad de un país cul­to y desa­rro­lla­do op­te por una op­ción que no so­lo re­pre­sen­ta un re­tro­ce­so cí­vi­co, sino que además va a crear pro­ble­mas eco­nó­mi­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos? No so­lo es la men­cio­na­da re­ce­sión: un bre­xit ha­ría ca­si im­po­si­ble, por ejem­plo, que la City de Lon­dres si­ga sien­do el gran cen­tro fi­nan­cie­ro de Eu­ro­pa. Y no se ol­vi­de que ese sec­tor ge­ne­ra en torno al 8 % del PIB del país. ¿Có­mo se ex­pli­ca, en­ton­ces? No por cálcu­los, des­de lue­go, sino de­bi­do a reac­cio­nes un tan­to irra­cio­na­les: el odio acu­mu­la­do a «los bu­ró­cra­tas de Bru­se­las», el te­mor a ser in­va­di­dos por olea­das de in­mi­gran­tes/re­fu­gia­dos (que ca­re­ce de sen­ti­do al no for­mar par­te del es­pa­cio Schen­gen).Ese pun­to irre­fle­xi­vo, irra­cio­nal, es lo peor de esa his­to­ria, pues con di­fe­ren­te for­ma­tos po­dría es­tar ges­tán­do­se tam­bién en otros mu­chos lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.