¿SON EFEC­TI­VAS LAS CRE­MAS Y LOS PRO­TEC­TO­RES SO­LA­RES?

Las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res alertan de la po­ca efec­ti­vi­dad que tie­nen las cre­mas an­ti­ce­lu­lí­ti­cas, que vi­ven su gran tem­po­ra­da en los me­ses pre­vios a la lle­ga­da de las va­ca­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra Ca­bre­ro

Los fac­to­res de pro­te­ción so­lar de­ben ade­cuar­se al ti­po de piel y a las zo­nas del cuer­po

El sec­tor de la cos­mé­ti­ca se ha con­ver­ti­do en uno de los más ju­go­sos en los úl­ti­mos años. Vi­go­ri­za­do por pro­duc­tos co­mo las cre­mas y los ar­tícu­los pa­ra el cui­da­do del ca­be­llo, es­ta in­dus­tria ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años que per­mi­te ha­cer un es­bo­zo de lo que se­rán las ci­fras de fu­tu­ro. Se­gún la con­sul­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Allied Mar­ket Re­search, el mun­do de la be­lle­za cre­ce­rá a un rit­mo del 3,7 % anual en los pró­xi­mos cua­tro años, lo que se tra­du­ce en unas ci­fras real­men­te sor­pren­den­tes. Los cálcu­los de los ex­per­tos apun­tan a que las ven­tas de es­te sec­tor as­cen­de­rán a los 265.681 mi­llo­nes de eu­ros en el año 2020.

Y en es­te es­ce­na­rio, las cre­mas son las rei­nas. So­bre to­do en la épo­ca es­ti­val que lle­ga. A las puer­tas del ve­rano, las po­ma­das son un ju­go­so re­cla­mo pu­bli­ci­ta­rio; no en vano, a me­di­da que nos va­mos aden­tran­do en los días de ca­lor, se con­vier­ten en un in­dis­pen­sa­ble en mu­chas ces­tas de la com­pra.

Se­gún la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía, un 98 % de mu­je­res adul­tas y un 10 % de los hom­bres pa­de­cen piel de na­ran­ja. Por lo que no sor­pren­de que pre­ci­sa­men­te las an­ti­ce­lu­lí­ti­cas sean unas de las más bus­ca­das es­tos días en los li­nea­les de cos­mé­ti­ca. Y co­mo prue­ba, un par de ci­fras. Es­te ti­po de ar­tícu­los aca­pa­ran un gran por­cen­ta­je en el mon­to de los más de 1.651 mi­llo­nes de eu­ros que ge­ne­ra anual­men­te la in­dus­tria del cui­da­do de la piel. Con la pro­me­sa de me­jo­rar —in­clu­so de for­ma in­me­dia­ta— la tan te­mi­da piel de na­ran­ja, es­tas cre­mas no son pre­ci­sa­men­te ba­ra­tas, ya que pue­den lle­gar a cos­tar 20 eu­ros.

A es­tos pro­duc­tos les ha sa­li­do un enemi­go. La Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) ha de­cla­ra­do la gue­rra a un ar­tícu­lo cu­yos re­sul­ta­dos re­su­me con dos ca­li­fi­ca­ti­vos: muy li­mi­ta­dos y tem­po­ra­les.

Tras ana­li­zar al­gu­nos de es­tos cos­mé­ti­cos, los ex­per­tos de la OCU ase­gu­ran que tan so­lo ac­túan en la su­per­fi­cie li­mi­tán­do­se a sua­vi­zar, em­be­lle­cer o per­fu­mar la piel. «Ca­da una tie­ne una com­po­si­ción di­fe­ren­te, pe­ro bá­si­ca­men­te re­cu­rren a prin­ci­pios ac­ti­vos pen­sa­dos pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción y com­ba­tir el ede­ma, y a sus­tan­cias con ac­ción so­bre los adi­po­ci­tos (o cé­lu­las gra­sas)», re­su­men en la or­ga­ni­za­ción.

Las pa­la­bras de la OCU en­con­tra­ron pron­ta res­pues­ta. Des­de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Per­fu­me­ría y Cos­mé­ti­ca (Stan­pa) qui­sie­ron dar un ti­rón de orejas a la aso­cia­ción ase­gu­ran­do que to­dos los fa­bri­can­tes de cos­mé­ti­cos es­tán obli­ga­dos a rea­li­zar pro­fun­dos aná­li­sis clí­ni­cos pa­ra de­mos­trar la efec­ti­vi­dad de los ar­tícu­los que sa­can al mer­ca­do.

EL NE­GO­CIO DEL SOL

Y con la lle­ga­da del buen tiem­po, las cre­mas que vi­ven su pe­cu­liar au­ge son pre­ci­sa­men­te las so­la­res. Pro­duc­to bá­si­co pa­ra los que en los pró­xi­mos me­ses se va­yan a ex­po­ner a los ra­yos del sol, las lo­cio­nes des­ti­na­das a pro­te­ger­se de los UVA de­ben ser es­co­gi­das con cier­ta aten­ción. En es­te ca­so, las dis­cre­pan­cias en­tre ex­per­tos y sec­tor son ca­si nu­las. El uso y abu­so de es­te un­to es re­co­men­da­do des­de las di­fe­ren­tes par­tes.

Sin em­bar­go, te­ner una buena cre­ma so­lar en el bo­ti­quín no tie­ne por­que ser si­nó­ni­mo de des­em­bol­sar una gran can­ti­dad por ella. Una vez más, la OCU ase­gu­ra que las me­jo­res cre­mas tam­bién pue­den es­tar en­tre las más ba­ra­tas. Por ca­tor­ce eu­ros, ma­yo­res y pe­que­ños pue­den es­tar bien pro­te­gi­dos. Los fac­to­res que más au­pan la ca­li­dad de es­tos pro­duc­tos son los que atien­den a la re­sis­ten­cia al agua, la fo­to­es­ta­bi­li­dad, las pro­pie­da­des cos­mé­ti­cas, así co­mo el fac­tor de pro­tec­ción so­lar real.

No to­do es cre­ma cuan­do se tra­ta de pro­te­ger­se del as­tro rey. La aso­cia­ción Fa­cua re­cuer­da que la cla­ve es­tá en usar un pro­tec­tor ade­cua­do a ca­da ti­po de piel, además de que no to­das las zo­nas ne­ce­si­tan el mis­mo fac­tor de pro­tec­ción. Y van un pa­so más allá. Los ex­per­tos de la or­ga­ni­za­ción ase­gu­ran que no to­dos los pro­tec­to­res pre­vie­nen de los ra­yos UVB, cau­san­tes de las que­ma­du­ras so­la­res, y ra­yos UVA, prin­ci­pa­les cul­pa­bles del en­ve­je­ci­mien­to de la piel: «Se de­ben usar cre­mas que pro­te­jan de am­bos ti­pos de ra­dia­ción con un fac­tor mí­ni­mo de trein­ta, y además au­men­tar­lo en las zo­nas del cuer­po más de­li­ca­das, co­mo son ca­ra, hom­bros, cue­llo, cal­vas, es­co­te, orejas, ma­nos y em­pei­nes».

Los úl­ti­mos es­tu­dios de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­mues­tran que to­da pro­tec­ción es po­ca cuan­do se tra­ta del sol. Y es que en Es­pa­ña se han tri­pli­ca­do las en­fer­me­da­des cu­tá­neas en los úl­ti­mos cua­tro años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.