«BRE­XIT»: ¿Y SI REAL­MEN­TE SE VAN?

LA CO­MU­NI­DAD IN­TER­NA­CIO­NAL, TAM­BIÉN EL MUN­DO ECO­NÓ­MI­CO, MI­RA CON SU­MO RE­CE­LO LAS CON­SE­CUEN­CIAS DE LA PO­SI­BLE SA­LI­DA DEL REINO UNI­DO DE LA UE. AUN­QUE SUS VÍNCU­LOS NO SON ES­TRE­CHOS, LAS RE­PER­CU­SIO­NES SÍ PO­DRÍAN SER GRAN­DES. ES­PA­ÑA DES­TI­NA 26.000 MI­LLO­NES DE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ju­lio Se­quei­ros

En la cons­truc­ción eu­ro­pea siem­pre hu­bo dos pun­tos de vis­ta an­ta­gó­ni­cos so­bre lo que de­be­ría ser su di­se­ño fi­nal. Un pri­mer plan­tea­mien­to (sus­cri­to im­plí­ci­ta­men­te por el Reino Uni­do y alia­dos cir­cuns­tan­cia­les) sos­tie­ne que la Unión de­be ser pla­na, sin nin­gu­na ins­ti­tu­ción (co­mún) que li­mi­te las com­pe­ten­cias y so­be­ra­nías de los Es­ta­dos miem­bros. Co­mo mu­cho, una Cor­te de Jus­ti­cia Eu­ro­pea que re­di­ma los con­flic­tos mer­can­ti­les del co­mer­cio in­tra co­mu­ni­ta­rio, fun­da­men­tal en Eu­ro­pa. El otro ex­tre­mo (sus­cri­to im­plí­ci­ta­men­te por Fran­cia y los alia­dos de ocasión) con­ci­be la Unión Eu­ro­pea de for­ma piramidal, en la cual ten­dría­mos a los paí­ses so­cios en la ba­se (co­mo las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en Es­pa­ña) y en el vér­ti­ce ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas co­mu­nes, sur­gi­das de un Par­la­men­to Europeo (1979) que po­dría lle­gar a ele­gir un go­bierno con com­pe­ten­cias ple­nas en di­ver­sas ma­te­rias.

La his­to­ria de la Unión Eu­ro­pea os­ci­la en­tre es­tas dos po­si­cio­nes ex­tre­mas: o un área de li­bre in­ter­cam­bio co­mer­cial sin más, o los Es­ta­dos Uni­dos de Eu­ro­pa. To­dos los paí­ses que la in­te­gran se han mo­vi­do en­tre es­tas po­si­cio­nes (ca­si siem­pre en fun­ción del go­bierno de turno) creán­do­se alian­zas y ge­ne­ran­do ma­yo­rías que, al fi­nal, aca­ban con­ver­gien­do en una Eu­ro­pa a va­rias ve­lo­ci­da­des co­mo la me­jor for­ma de ha­cer compatibles in­tere­ses na­cio­na­les muy di­ver­sos y vi­sio­nes es­tra­té­gi­cas so­bre Eu­ro­pa muy dis­pa­res. Los ejem­plos son nu­me­ro­sos y so­bre te­mas re­le­van­tes, des­de el es­pa­cio Schen­gen a la mis­ma crea­ción de la mo­ne­da úni­ca: unos Es­ta­dos miem­bros es­tán y los otros no.

La po­si­ción del Reino Uni­do en esta dispu­ta nun­ca ha de­ja­do lu­gar a du­das. Fue­ron siem­pre los ada­li­des de una Eu­ro­pa pla­na, opo­nién­do­se (y man­te­nién­do­se al mar­gen) a cual­quier tra­ta­do que li­mi­ta­ra las so­be­ra­nías y las com­pe­ten­cias de los par­la­men­tos na­cio­na­les. Los alia­dos lo eran pa­ra la ocasión, pe­ro el Reino Uni­do siem­pre es­tu­vo en esa ba­ta­lla.

El re­fe­ren­do so­bre la per­ma­nen­cia o sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea no es una bue­na no­ti­cia. So­lo lo se­ría en el ca­so de un con­tun­den­te dos ter­cios de los vo­tos a fa­vor de la per­te­nen­cia, tal y co­mo su­ce­dió en 1975 en una con­sul­ta si­mi­lar. El re­sul­ta­do —sal­vo sor­pre­sas de úl­ti­ma ho­ra, que pue­de ha­ber­las— se­rá muy ajus­ta­do en vo­tos y, ca­be den­tro de lo po­si­ble, con el triun­fo de los par­ti­da­rios de aban­do­nar la Unión.

En el ca­so de que el Reino Uni­do se fue­se de la UE, se abri­rá un pe­río­do de incertidumbre que pue­de du­rar al­gu­nos años. En lo in­me­dia­to, el BCE tie­ne ya pre­pa­ra­da to­da su ar­ti­lle­ría pa­ra ali­men­tar un mer­ca­do que pue­de ver­se sa­cu­di­do por tur­bu­len­cias ab­so­lu­ta­men­te des­co­no­ci­das y pe­li­gro­sas. Es pro­ba­ble que se tra­te de ne­go­ciar una se­gun­da con­sul­ta en la cual, qui­zás, el re­sul­ta­do sea dis­tin­to. No se­ría la pri­me­ra vez que Bru­se­las ha­ce al­go así. Ade­más, no es­tá cla­ro si ese país pue­de pa­sar a for­mar par­te del Es­pa­cio Eco­nó­mi­co Europeo, en don­de es­tán paí­ses que no for­man par­te de la Unión, pe­ro go­zan de las ven­ta­jas del mer­ca­do úni­co, al es­ti­lo de Sui­za o No­rue­ga. Es muy pro­ba­ble que el Reino Uni­do pa­se a ser un país ter­ce­ro, que ten­ga que em­pe­zar a ne­go­ciar des­de ce­ro sus re­la­cio­nes con la Unión Eu­ro­pea, y con el res­to del mun­do, país a país. En la prác­ti­ca, es­to sig­ni­fi­ca ne­go­ciar des­de ce­ro más de 1.600 tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, lo que de­be­ría lle­var su tiem­po.

EL IM­PAC­TO PA­RA ES­PA­ÑA

La eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá muy vin­cu­la­da a la del Reino Uni­do, co­mo no po­dría ser de otra ma­ne­ra. A ma­yo­res, la eco­no­mía bri­tá­ni­ca es la se­gun­da por ta­ma­ño de la Unión y al­ber­ga a 65 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res con ren­tas al­tas, o muy al­tas, den­tro del con­tex­to del mer­ca­do mun­dial. Es­pa­ña es­tá des­ti­nan­do a ese mer­ca­do —son pre­vi­sio­nes pa­ra el 2016— más de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros en mer­can­cías y 6.000 mi­llo­nes más en ser­vi­cios, es­to es, so­bre un 7,5 % de sus ex­por­ta­cio­nes to­ta­les en el pri­mer ca­so y un 9,7 %. Es de­cir, so­bre un 2,5 % del PIB es­pa­ñol pa­ra el año en cur­so. Son ci­fras im­por­tan­tes. Por el la­do de las im­por­ta­cio­nes las ci­fras son al­go me­no­res: 14.000 mi­llo­nes en mer­can­cías y 5.000 en ser­vi­cios. Una par­ti­cu­la­ri­dad de es­te mer­ca­do es que Es­pa­ña man­tie­ne sal­dos po­si­ti­vos, tan­to en mer­can­cías co­mo en ser­vi­cios, al con­tra­rio de lo que nos ocu­rre con otras gran­des eco­no­mías eu­ro­peas.

La sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión va a al­te­rar es­tas ci­fras, probablemente a la ba­ja. Una par­te im­por­tan­te de es­te co­mer­cio se des­via­rá ha­cia otros Es­ta­dos miem­bros. Esta reorien­ta­ción de co­mer­cio se­rá to­da­vía más im­por­tan­te en los sec­to­res más di­ná­mi­cos e in­ter­na­cio­na­li­za­dos en los cua­les la es­truc­tu­ra mul­ti­na­cio­nal es­tá más desa­rro­lla­da, co­mo pue­de ser el ca­so del au­to­mó­vil o de las má­qui­nas he­rra­mien­ta.

Al ser el Reino Uni­do un país ex­tra co­mu­ni­ta­rio, no po­drá com­pe­tir en las con­di­cio­nes en las que lo ha­ce ac­tual­men­te. En de­fi­ni­ti­va, y ba­jo el pun­to de vis­ta co­mer­cial, una mer­ma im­por­tan­te en el bie­nes­tar eco­nó­mi­co de los bri­tá­ni­cos, tan­to en su ni­vel de ren­ta co­mo en el de em­pleo. Y so­bre sus pro­pias fi­nan­zas pú­bli­cas.

De to­das for­mas, el im­pac­to so­bre Es­pa­ña (y so­bre el res­to de los so­cios co­mu­ni­ta­rios) va a ser a más lar­go pla­zo y más cua­li­ta­ti­vo. Me gustaría sa­ber qué va a pa­sar con el Reino Uni­do en cuan­to que des­tino im­por­tan­te de la in­ver­sión in­ter­na­cio­nal. Res­pec­to de Es­pa­ña, nues­tros gran­des ban­cos y em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (por ci­tar so­lo dos ejem­plos) tie­nen fi­lia­les en el Reino Uni­do que, por cier­to, han sig­ni­fi­ca­do es­tos úl­ti­mos años un ori­gen im­por­tan­te de sus be­ne­fi­cios. El Reino Uni­do es uno de los mer­ca­dos in­mo­bi­lia­rios y fi­nan­cie­ros más im­por­tan­tes del mun­do. La City apor­ta un 8 % del PIB y un 11 % de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios del Reino Uni­do. Aho­ra bien, du­do mu­cho que una City fue­ra de la Unión pue­da com­pe­tir con Frank­furt en igual­dad de con­di­cio­nes co­mo lo ha­ce hasta aho­ra.

Qui­sie­ra aca­bar con una re­fe­ren­cia más in­me­dia­ta. La im­por­tan­cia de la eco­no­mía bri­tá­ni­ca pa­ra Ga­li­cia es bas­tan­te re­du­ci­da. Los flu­jos mu­tuos de mer­can­cías y ser­vi­cios no al­can­zan los mil mi­llo­nes de eu­ros al año por di­rec­ción y ti­po, lo cual no quie­re de­cir que el im­pac­to del bre­xit sea me­nor o in­di­fe­ren­te. El im­pac­to va a ser a lar­go pla­zo y cua­li­ta­ti­vo. Por ejem­plo, uno de los in­te­rro­gan­tes que que­da en­ci­ma de la me­sa es so­bre la vi­gen­cia de los acuer­dos de pes­ca en aguas co­mu­ni­ta­rias. Las pes­que­rías ga­lle­gas (y las del Can­tá­bri­co) tie­nen ra­zo­nes pa­ra es­tar in­tran­qui­las. De triun­far el bre­xit, es muy pro­ba­ble que ten­ga­mos que vol­ver a ne­go­ciar ca­pí­tu­los im­por­tan­tes de la Po­lí­ti­ca Pes­que­ra Co­mún, aho­ra ya con un país ex­tra co­mu­ni­ta­rio.

JUAN. S. G

| AFP | PHILIPPE HUGUEN

Es­pa­ña des­ti­na al mer­ca­do bri­tá­ni­co 20.000 mi­llo­nes de eu­ros en mer­can­cías y 6.000 en ser­vi­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.