DÉ­FI­CIT ES­PA­ÑOL «VER­SUS» SU­PE­RÁ­VIT ALE­MÁN

Bru­se­las se en­sa­ña con los paí­ses de­fi­ci­ta­rios del eu­ro mien­tras los ex­per­tos po­nen el fo­co en el su­pe­rá­vit ger­mano La si­tua­ción ger­ma­na per­ju­di­ca al sur

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro

Sal­tan las alar­mas. Mien­tras la UE mor­ti­fi­ca a Es­pa­ña por in­cum­pli­mien­to del dé­fi­cit pú­bli­co, EE.UU. ad­vier­te a Ale­ma­nia so­bre los des­equi­li­brios que ge­ne­ra su abul­ta­do su­pe­rá­vit.

Es­pa­ña se en­cuen­tra a un pa­so de es­tre­nar las san­cio­nes por in­cum­plir el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit. En los úl­ti­mos cua­tro años de le­gis­la­tu­ra, el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy fue in­ca­paz de si­tuar el in­di­ca­dor por de­ba­jo del um­bral que mar­ca el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad (3 %), a pe­sar de los nu­me­ro­sos re­cor­tes y ajus­tes pre­su­pues­ta­rios aco­me­ti­dos. El fu­tu­ro Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol se en­fren­ta­rá a una mul­ta de hasta el 0,2 % del PIB, lo que equi­va­le a 2.000 mi­llo­nes de eu­ros y la con­ge­la­ción de los Fondos de Cohe­sión cuan­do to­me el re­le­vo.

Pa­ra mu­chos hom­bres de ne­gro de Bru­se­las y Ber­lín, el co­rrec­ti­vo se­ría ejem­plar, un cas­ti­go pa­ra pre­ve­nir a otros Go­bier­nos del sur de­fi­ci­ta­rios y «pe­re­zo­sos». El men­sa­je es cla­ro. Hay una senda y hay que cum­plir­la, no im­por­ta a qué cos­te. Esa men­ta­li­dad de hie­rro es la que lle­vó al mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán, Wolf­gang Schäu­ble, a cri­ti­car la de­ci­sión del lí­der de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, de apla­zar la mul­ta hasta des­pués de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 26 de ju­nio. «No es­ta­mos con­ten­tos con esa de­ci­sión», se que­jó. El pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, Je­roen Dijs­sel­bloem, tam­bién la­men­tó esta se­ma­na el «do­ble ra­se­ro» de Bru­se­las con gran­des y pe­que­ñas po­ten­cias de la eu­ro­zo­na, ol­vi­dan­do que su país, Ho­lan­da, se be­ne­fi­cia de esa mis­ma ar­bi­tra­rie­dad. Si no fue­se así, ha­ce tiem­po que se po­dría ha­ber san­cio­na­do a su Go­bierno por ne­gar­se a co­rre­gir des­equi­li­brios ex­ce­si­vos en el ba­lan­ce por cuen­ta co­rrien­te des­de el año 2012. Lo mis­mo ocu­rre con Ale­ma­nia. ¿Qué les sal­va de la ho­gue­ra? Un acuer­do po­lí­ti­co, que no ju­rí­di­co, sus­cri­to en el 2011 por el que los mi­nis­tros de Eco­no­mía de la UE de­ci­die­ron no cas­ti­gar a un país que re­cha­za co­rre­gir su su­pe­rá­vit ex­ce­si­vo.

EN LA LIS­TA NE­GRA

Mien­tras Bru­se­las y los hal­co­nes del eu­ro mor­ti­fi­can y se en­sa­ñan con los paí­ses anémi­cos del sur de Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos apun­ta en otra di­rec­ción: Ber­lín.

El De­par­ta­men­to del Te­so­ro no es­tá preo­cu­pa­do por si Es­pa­ña re­cor­ta o no me­dio pun­to de dé­fi­cit en un año o dos. El or­ga­nis­mo ha­ce saltar to­das las alar­mas en un do­cu­men­to del mes de abril en el que in­for­ma al Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano de que las po­lí­ti­cas fis­ca­les de Ale­ma­nia son «un las­tre pa­ra el cre­ci­mien­to» glo­bal y de la eu­ro­zo­na en su con­jun­to.

Es­ta­dos Uni­dos mete al país ger­mano en una lis­ta ne­gra de paí­ses que ex­pe­ri­men­tan gra­ves des­equi­li­brios en sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les con el so­cio atlán­ti­co. No bus­quen en el ín­di­ce a Gre­cia, Es­pa­ña, Ita­lia o Por­tu­gal por­que no los van a en­con­trar. El re­par­to se com­ple­ta con Chi­na, Taiwan, Ja­pón y Ko­rea.

El Te­so­ro ad­vier­te de que Ale­ma­nia no es­tá co­la­bo­ran­do en la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Se be­ne­fi­cia de la bajada de ma­te­rias pri­mas, la de­pre­cia­ción del eu­ro y la ba­ja in­ver­sión pú­bli­ca pa­ra al­can­zar su­pe­rá­vits en su ba­lan­ce por cuen­ta co­rrien­te tan gran­des que po­nen en pe­li­gro la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del res­to de po­ten­cias. Aho­rra mu­cho y gas­ta po­co for­zan­do a los paí­ses de la pe­ri­fe­ria a una de­va­lua­ción in­ter­na pa­ra se­guir com­pi­tien­do. El año pa­sa­do ba­tió su pro­pia mar­ca de su­pe­rá­vit (8,8 % del PIB), so­lo su­pe­ra­do por Taiwan en to­do el mun­do. El pro­ble­ma es que el Go­bierno de An­ge­la Mer­kel se nie­ga a aca­tar las «re­co­men­da­cio­nes» de Bru­se­las so­bre la ne­ce­si­dad de po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas de in­ver­sión. Es­ta­dos Uni­dos la­men­ta que te­nien­do un mar­gen de ma­nio­bra fis­cal tan gran­de, Ber­lín se nie­gue a im­pul­sar la de­man­da do­més­ti­ca, una me­di­da que ayu­da­ría a los paí­ses de­fi­ci­ta­rios a le­van­tar ca­be­za. La Co­mi­sión Eu­ro­pa no se can­sa de «su­ge­rir» a Ale­ma­nia que cam­bie el rum­bo y abra las puer­tas al gas­to pú­bli­co pa­ra si­tuar el su­pe­rá­vit por de­ba­jo del 6 %, pe­ro no se atre­ve a su­ge­rir san­cio­nes por no co­rre­gir sus des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos.

A quien no pa­re­ce que le va­ya a tem­blar el pul­so es a Was­hing­ton. Mien­tras Bru­se­las se en­tre­tie­ne ator­men­tan­do a Es­pa­ña y Por­tu­gal por unas dé­ci­mas del dé­fi­cit, Es­ta­dos Uni­dos es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de im­po­ner cas­ti­gos a Ale­ma­nia si in­cu­rre en más prác­ti­cas co­mer­cia­les desleales. Si ese es­ce­na­rio se cum­ple y Ber­lín se nie­ga a co­la­bo­rar pa­ra co­rre­gir los des­equi­li­brios en el pla­zo de un año, Es­ta­dos Uni­dos po­dría de­ne­gar­le el ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción de in­ver­sio­nes pri­va­das, lo pue­de ex­cluir de los con­cur­sos pú­bli­cos, exi­gir al FMI que au­men­te su vi­gi­lan­cia so­bre las cuen­tas ger­ma­nas e in­clu­so sus­pen­der su par­ti­ci­pa­ción y ne­go­cia­cio­nes en cur­so de acuer­dos co­mer­cia­les con Ale­ma­nia, co­mo el TTIP.

Los ale­ma­nes aho­rran mu­cho y gas­tan po­co, lo que obli­ga a los de­más a de­va­lua­cio­nes in­ter­nas

EL «MA­YOR PRO­BLE­MA», ALE­MA­NIA

Es­ta­dos Uni­dos no es el úni­co que apun­ta a Ale­ma­nia, un país que si­gue im­po­nien­do fuer­tes ba­rre­ras de en­tra­da a su mer­ca­do de ser­vi­cios y ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les al res­to de sus so­cios eu­ro­peos. Los ex­per­tos al­zan la voz con­tra las po­lí­ti­cas in­fér­ti­les del Go­bierno de Mer­kel. Es el ca­so del ana­lis­ta Ed­ward Ha­rri­son, quien con­si­de­ra que el mons­truo­so su­pe­rá­vit ale­mán es una lo­sa pa­ra la zo­na eu­ro. «Ber­lín im­pul­sa una es­pe­cie de es­que­ma europeo de ven­de­dor fi­nan­cia­dor en­tre el co­ra­zón y la pe­ri­fe­ria», ase­gu­ra. Pa­ra sos­te­ner un su­pe­rá­vit del 8,8 % en el 2015, de un 8,5 % en el 2016 y un 8,3 % en el 2017, tie­ne que ha­ber for­zo­sa­men­te paí­ses con «dé­fi­cits com­pa­ra­bles». Aho­ra que la pe­ri­fe­ria los es­tá co­rri­gien­do, Ale­ma­nia se vuel­ca en el ex­te­rior pa­ra se­guir man­te­nien­do la ma­qui­na­ria ex­por­ta­do­ra en fun­cio­na­mien­to, pe­ro na­da ha­ce por im­pul­sar la de­man­da den­tro de su país, lo que per­mi­ti­ría al res­to de sus so­cios re­cu­pe­rar­se con ma­yor fa­ci­li­dad.

El dia­rio bri­tá­ni­co Fi­nan­cial Ti­mes fue más allá y no du­dó en ca­li­fi­car a Ale­ma­nia co­mo «el ma­yor pro­ble­ma» pa­ra la re­cu­pe­ra­ción y su­gi­rió a Bru­se­las que se mos­trar­se más du­ra con Ber­lín. «¿Por qué de­be­mos es­pe­rar que se re­duz­ca el en­deu­da­mien­to cuan­do la de­man­da y el cre­ci­mien­to glo­bal es tan dé­bil en la zo­na eu­ro?», se pre­gun­tan los edi­to­res. No es pa­ra me­nos. La es­tra­te­gia ger­ma­na es­tá alar­gan­do la ago­nía de los paí­ses en­deu­da­dos y es­tá po­nien­do pa­los en las rue­das de la re­cu­pe­ra­ción. No es una apre­cia­ción sino una cons­ta­ta­ción. La Co­mi­sión Eu­ro­pea lo ad­mi­te ha­cien­do ma­la­ba­ris­mos re­tó­ri­cos en sus siem­pre re­tor­ci­das y ti­mo­ra­tas re­co­men­da­cio­nes anua­les a Ber­lín: «Ale­ma­nia ex­pe­ri­men­ta des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos. En par­ti­cu­lar un am­plio y per­sis­ten­te su­pe­rá­vit que re­fle­ja un ex­ce­so de aho­rro y te­nue in­ver­sión. La dé­bil de­man­da do­més­ti­ca obs­ta­cu­li­za el cre­ci­mien­to po­ten­cial (...) El su­pe­rá­vit, da­do su ta­ma­ño, tie­ne im­pli­ca­cio­nes ad­ver­sas pa­ra el rendimiento eco­nó­mi­co de la zo­na eu­ro». Y a pe­sar de to­do, sus ojos si­guen pues­tos en Es­pa­ña y en la previsible san­ción.

Si Ber­lín im­pul­sa­se su de­man­da do­més­ti­ca ayu­da­ría a los de­fi­ci­ta­rios a le­van­tar un po­co la ca­be­za La es­tra­te­gia teu­to­na es­tá alar­gan­do la ago­nía de los paí­ses que es­tán muy en­deu­da­dos

Los ex­per­tos de­man­dan a Ale­ma­nia que fo­men­te el con­su­mo in­terno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.