EL CON­SU­MO CO­MO CLA­VE DEL CRE­CI­MIEN­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

El con­su­mo in­terno co­mo mo­tor ne­ce­sa­rio de la re­cu­pe­ra­ción. El pro­fe­sor de Eco­no­mía Ve­nan­cio Sal­ci­nes ana­li­za las cla­ves pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­pa­ñol.

Más cre­ci­mien­to, no hay du­das. Es el vien­to que to­do lo mue­ve. Y si al­go es­tá im­pul­san­do nues­tra re­cu­pe­ra­ción eso es el con­su­mo de los ho­ga­res. Las nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes al mer­ca­do de tra­ba­jo, cer­ca de un mi­llón dos­cien­tos mil, el con­ti­nuo des­en­deu­da­mien­to, las ba­ja­das del precio del pe­tró­leo y el au­men­to de la ri­que­za fi­nan­cie­ra ne­ta han con­ver­ti­do a nues­tros ho­ga­res en el mo­tor ne­ce­sa­rio pa­ra la re­cu­pe­ra­ción. Qui­zás no suficiente. Pe­ro siem­pre ne­ce­sa­rio. A fi­na­les del 2015, las fa­mi­lias, des­pués de des­con­tar sus car­gas fi­nan­cie­ras, te­nían en­tre efec­ti­vo, de­pó­si­tos, ac­cio­nes, se­gu­ros y fondos de pen­sio­nes y par­ti­ci­pa­cio­nes en fondos de in­ver­sión el 113,8 % del PIB, es de­cir, 1,23 mi­llo­nes de eu­ros o un 4,8 % más que en el 2014. Ima­gí­ne­se que un cin­co por cien­to de ese di­ne­ro sal­ta­se al rue­do del con­su­mo. Ima­gí­ne­se que se vol­vie­ran tan op­ti­mis­tas o tan confiados, que de­ci­die­sen con­su­mir lo que gas­tan ha­bi­tual­men­te y adi­cio­nal­men­te otros se­sen­ta mil mi­llo­nes de eu­ros ¿Qué pa­sa­ría? Dé­je­lo, tan­to di­ne­ro de gol­pe nos ha­ría da­ño. So­la­men­te con que in­cre­men­tá­ra­mos ca­da año nues­tro gas­to en un tres por cien­to ten­dría­mos, en el 2020, al país to­tal­men­te er­gui­do. ¿Mu­cho tiem­po? No tan­to si em­pe­za­mos mañana.

En­ton­ces, si te­ne­mos las co­sas tan cla­ras, ¿por qué no nos cen­tra­mos? Pa­ra ello to­ca te­ner al­gu­nas co­sas cla­ras. La pri­me­ra es que el Im­pues­to so­bre la Ren­ta de las Per­so­nas Fí­si­cas es la im­po­si­ción di­rec­ta a la que se so­me­te la cla­se tra­ba­ja­do­ra es­pa­ño­la. Los ri­cos ges­tio­nan su pa­tri­mo­nio por otras vías, en­tre otras, so­cie­da­des pa­tri­mo­nia­les. Es po­si­ble que se pue­da ba­jar en el 2017, o que no, a mi jui­cio, que no; pe­ro nun­ca ha de ser la vía fá­cil pa­ra in­cre­men­tar la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria del Es­ta­do y en nin­gún ca­so, el ins­tru­men­to fá­cil con el que con­te­ner el dé­fi­cit pú­bli­co. La se­gun­da cues­tión es que ha­blar de fa­mi­lias su­po­ne ha­blar de ren­ta fa­mi­liar dis­po­ni­ble y cuan­do uti­li­zo el tér­mino dis­po­ni­ble no pien­so en la ren­ta des­pués de im­pues­tos; es­toy te­nien­do en men­te nues­tros in­gre­sos des­con­ta­das las car­gas fis­ca­les y el gas­to en los de­no­mi­na­dos bie­nes inelás­ti­cos. Es de­cir, en esos bie­nes que ad­qui­ri­mos siem­pre, si o si y que so­lo des­pués de ha­ber asu­mi­do su cos­te nos plan­tea­mos in­ver­tir en bie­nes du­ra­de­ros co­mo un so­fá, un te­le­vi­sor o un au­to­mó­vil, o en com­prar­nos una bo­te­lla de un vino acep­ta­ble en lu­gar del pe­león que nos tra­ga­mos a dia­rio ¿Y cuá­les son esos bie­nes que nos lle­van la vi­da? Esen­cial­men­te cua­tro: ali­men­ta­ción, edu­ca­ción, sa­ni­dad y trans­por­te. Ac­tue­mos so­bre ellos y ac­tua­re­mos so­bre la ren­ta de las fa­mi­lias, in­cre­men­te­mos la ca­li­dad de la edu­ca­ción y la sa­ni­dad pú­bli­ca e in­cre­men­ta­re­mos la ren­ta de los ho­ga­res y su con­fian­za en el fu­tu­ro, aba­ra­te­mos la ces­ta de la com­pra y po­ten­cia­re­mos el co­mer­cio, cree­mos re­des efi­cien­tes de trans­por­te pú­bli­co y ha­re­mos ciu­da­da­nos más ri­cos y ciu­da­des más saludables ¿Y có­mo al­can­zar esas me­tas? En pri­mer lu­gar, con atre­vi­mien­to; en se­gun­do tér­mino, plan­tean­do re­for­mas en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y sa­ni­ta­rio que pon­gan al es­tu­dian­te o al pa­cien­te co­mo eje del sis­te­ma en lu­gar de sal­va­guar­dar la ro­bus­tez del cuer­po que go­bier­na la es­truc­tu­ra. ¿Fi­nan­cia­ción? Los sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud y edu­ca­ción han per­di­do, du­ran­te esta cri­sis, 17.000 mi­llo­nes de eu­ros, por tan­to, pa­re­ce ló­gi­co que el fu­tu­ro ven­ga acom­pa­ña­do de un im­por­te no muy le­jano a esta can­ti­dad. ¿Dónde ob­te­ner­lo? De una re­for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va que al­te­re drás­ti­ca­men­te nues­tro marco te­rri­to­rial y el pa­pel de la bu­ro­cra­cia en nues­tra eco­no­mía, de una nue­va im­po­si­ción in­di­rec­ta, más cen­tra­da, por ejem­plo, en hi­dro­car­bu­ros y/o im­pues­tos me­dioam­bien­ta­les y de los in­gre­sos re­sul­tan­tes por el cre­ci­mien­to de las nue­vas ba­ses im­po­ni­bles, hi­jas del bie­nes­tar que ha de lle­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.