PRÓ­XI­MO DES­TINO: GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

LA CO­MU­NI­DAD AS­PI­RA A CON­VER­TIR­SE EN UN EN­CLA­VE TU­RÍS­TI­CO CON PRO­DUC­TOS ES­PE­CÍ­FI­COS Y DI­FE­REN­CIA­DOS QUE LE DISTINGAN DEL RES­TO. LA TEM­PO­RA­DA QUE CO­MIEN­ZA, LO HA­CE CON UN GRAN

OP­TI­MIS­MO PA­RA TO­DO EL SEC­TOR

La co­mu­ni­dad, con más de un mi­llón de via­je­ros in­ter­na­cio­na­les, ba­te ré­cords ca­da tri­mes­te de asis­ten­cia, gas­to y hos­pe­da­je El sec­tor se mues­tra op­ti­mis­ta nte el gran mo­men­to del año. Es­tos son sus re­tos

Inun­da­dos de ci­fras po­si­ti­vas y con la hos­te­le­ría a la ex­pec­ta­ti­va, co­mo ya vie­ne sien­do ha­bi­tual por es­tas fe­chas. Así po­dría de­fi­nir­se con po­cas pa­la­bras el pa­no­ra­ma aho­ra mis­mo en lo que al tu­ris­mo ga­lle­go se re­fie­re. Por­que los nú­me­ros, en efec­to, son ne­gros, no ro­jos, y los ré­cords se si­guen ba­tien­do mes a mes, y ello cons­ti­tu­ye una bue­na no­ti­cia. Y los hos­te­le­ros, gre­mio pre­ca­vi­do don­de los ha­ya, mi­ran al cie­lo ro­gan­do al Após­tol San­tia­go que no vuel­va la llu­via, mien­tras por el ra­bi­llo del ojo no le pier­den la vis­ta a los in­mi­nen­tes re­sul­ta­dos elec­to­ra­les.

Pe­ro im­pe­ra el op­ti­mis­mo, re­fle­ja­do en las pa­la­bras de Carlos Tar­dá­gui­la, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em­pre­sa­rios de Hos­te­le­ría y Res­tau­ra­ción de San­tia­go y di­rec­tor del ho­tel San Lo­ren­zo: «Creo que se pre­sen­ta un buen ve­rano de re­ser­vas, ya se es­tá no­tan­do mu­cho».

En la Xun­ta ele­van el lis­tón. Na­va Cas­tro, la di­rec­to­ra de Tu­ris­mo, ase­gu­ra que «en can­to aos ob­xec­ti­vos es­tra­té­xi­cos sec­to­riais plas­ma­dos no Plan In­te­gral de Tu­ris­mo pa­ra es­te año xa fo­ron su­pe­ra­dos an­tes de re­ma­tar o 2014», y cuan­do se le pi­de que con­cre­te, se cen­tra en que «Ga­li­cia su­per­ou o mi­llón de via­xei­ros in­ter­na­cio­nais, o gas­to to­tal dos tu­ris­tas in­ter­na­cio­nais foi de máis de 855 mi­llóns de eu­ros e a no­sa co­mu­ni­da­de aca­dou os ca­tro mi­llóns de tu­ris­tas».

Más eté­rea se mues­tra al ha­blar de los re­tos pa­ra es­te ve­rano, que en­glo­ba en ca­pí­tu­los muy ge­né­ri­cos co­mo «po­si­cio­nar a Ga­li­cia co­mo mar­ca e co­mo des­tino di­fe­ren­cial a ni­vel in­terno, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal» o «con­ver­te­la nun mo­de­lo eu­ro­peo de tu­ris­mo sos­ti­ble». Y al in­ten­tar cen­trar­se en es­te ve­rano que aca­ba de co­men­zar, se re­mi­te al pró­xi­mo 31 de di­ciem­bre: «Che­gar á cifra de 1.250.000 via­xei­ros in­ter­na­cio­nais, aca­dar un gas­to de tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal de 1.050 mi­llóns de eu­ros e su­pe­rar os cin­co mi­llóns de via­xei­ros». Eso sí, ni una pa­la­bra de au­to­crí­ti­ca al ser pre­gun­ta­da so­bre cuá­les con­si­de­ra los pun­tos dé­bi­les del tu­ris­mo ga­lle­go an­te el es­tío.

Carlos Tar­dá­gui­la, sin em­bar­go, res­pon­de a la pre­gun­ta de dón­de no hi­zo Ga­li­cia los de­be­res. «Se per­mi­tió crear mu­chas nue­vas pla­zas ho­te­le­ras, y te­ne­mos so­bre­ofer­ta». Es par­ti­da­rio de «apos­tar por la con­for­ma­ción y co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos tu­rís­ti­cos di­fe­ren­cia­do­res, que sean atri­bu­tos pro­pios don­de Ga­li­cia tie­ne es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo». Y aca­ba di­cien­do que «Ga­li­cia siem­pre es­ta­ba en la men­te de los tour­pe­ra­do­res… ¡y aho­ra es­ta­mos vi­vien­do de unas ren­tas que se aca­ba­ron ya!».

Ese pa­re­ce ser uno de los de­sa­fíos in­me­dia­tos, pe­ro con In­col­sa —el or­ga­nis­mo com­pos­te­lano en­car­ga­do de la pro­mo­ción del tu­ris­mo— des­apa­re­ci­do del día a día aun­que ha­ce unas jor­na­das fue nom­bra­da ge­ren­te una ex­ce­len­te y ex­per­ta pro­fe­sio­nal, no hay que pen­sar que San­tia­go mue­va un de­do. Y aun­que eso pue­da pa­re­cer una ventana de opor­tu­ni­dad pa­ra el res­to de Ga­li­cia, es to­do lo con­tra­rio: la ciu­dad se de­fi­ne co­mo el em­ble­ma del país. Pa­ra Tar­dá­gui­la, «en Ga­li­cia te­ne­mos que pen­sar en un po­co más ade­lan­te y tra­ba­jar me­jor en la co­mer­cia­li­za­ción». A ello es de jus­ti­cia aña­dir la es­ca­sa pe­ne­tra­ción de la ofer­ta en In­ter­net, con cien­tos de es­ta­ble­ci­mien­tos con su web des­fa­sa­da, blogs que re­mi­ten a años atrás y una pre­sen­cia en Fa­ce­book fran­ca­men­te me­jo­ra­ble.

Y a to­do lo an­te­rior hay que su­mar el acier­to de la Xun­ta de con­se­guir que la Vuel­ta Ci­clis­ta a Es­pa­ña arran­que de Ga­li­cia. No por el me­ro he­cho en sí, sino por­que lo ha­rá el 20 de agos­to. O sea, cuan­do em­pie­za a ha­ber hue­cos en los ho­te­les, que de nue­vo —aun­que sea por zo­nas— se van a lle­nar.

SIEM­PRE QUE­DA­RÁ EL CA­MINO

Re­sul­ta di­fí­cil pen­sar que que­da por Ga­li­cia ade­lan­te al­gún in­cré­du­lo en lo que res­pec­ta al ti­rón del Ca­mino. Y de he­cho la ru­ta ja­co­bea se ha con­ver­ti­do en un lu­gar co­mún y en un em­ble­ma de Ga­li­cia por el mun­do ade­lan­te. E in cres­cen­do, co­mo de­mues­tran las es­ta­dís­ti­cas. En ma­yo, por ci­tar el úl­ti­mo mes, se ex­pi­die­ron 32.782 com­pos­te­las, mien­tras que en el mis­mo mes del año san­to del 2010 fue­ron 28.849, nú­me­ros que se que­dan cor­tos: en­tre el 20 % y el 50 % de los que arri­ban a San­tia­go a tra­vés de al­gu­na ru­ta ja­co­bea no acu­den a re­co­ger ese do­cu­men­to. En lo que se re­fie­re a la ciu­dad com­pos­te­la­na, al­gu­nos ho­te­les es­pe­ran que la apertura de la Por­ta San­ta en es­te Año de la Mi­se­ri­cor­dia ten­ga una cier­ta in­fluen­cia, y ya se han de­tec­ta­do gru­pos ita­lia­nos y po­la­cos que lle­ga­ron a la ciu­dad por ese mo­ti­vo.

JUAN.S.G

| XOÁN SO­LER

La ru­ta ja­co­bea se ha con­ver­ti­do en un lu­gar y en un em­ble­ma pa­ra Ga­li­cia que tie­ne en San­tia­go su má­xi­mo ex­po­nen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.