¿POR QUÉ LA BRE­CHA DE LA DE­SIGUAL­DAD SI­GUE EN AU­MEN­TO?

La pro­lon­ga­da cri­sis eco­nó­mi­ca ha pro­vo­ca­do un no­ta­ble in­cre­men­to de la de­sigual­dad y re­duc­ción de las cla­ses me­dias. Tam­bién ha pues­to de ma­ni­fies­to el cru­cial pa­pel igua­li­ta­rio del gas­to e in­gre­sos pú­bli­cos. So­bre to­do ello se cen­tra un re­cien­te in­for­me

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da AL­BINO PRA­DA es doc­tor en Eco­no­mía

El pro­fe­sor Al­bino Pra­da ana­li­za al­gu­nas cla­ves del au­men­to de la de­sigual­dad y la re­duc­ción de las cla­ses me­dia. Lo ha­ce a par­tir de un in­for­me que aler­ta que la bre­cha si­gue abrién­do­se.

El im­pac­to de la cri­sis so­bre la so­cie­dad es­pa­ño­la se po­ne de ma­ni­fies­to con cla­ri­dad ya en el pri­mer grá­fi­co que pre­sen­ta­mos, ela­bo­ra­do a par­tir de los da­tos de ren­ta pri­ma­ria pre­sen­ta­dos en el in­for­me de la Fun­da­ción BBVA en eu­ros cons­tan­tes del año 2011. Ren­ta pri­ma­ria me­dia es­ti­ma­da pa­ra el con­jun­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la ge­ne­ra­da por el con­jun­to de las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les y em­pre­sa­ria­les del país.

Di­cha ren­ta ten­dría una cla­ra ten­den­cia as­cen­den­te has­ta la irrup­ción de la cri­sis, pro­pen­sión que se ha­bría in­te­rrum­pi­do en el 2008 pa­ra su­frir un de­cli­ve que la si­túa en el 2013 cin­co pun­tos por de­ba­jo del ni­vel ini­cial. Ha­bría­mos re­tro­ce­di­do al­re­de­dor de quin­ce años en el tiem­po. So­bra de­cir que ese re­tro­ce­so ha­bría afec­ta­do a una par­te de la po­bla­ción más que a otra, asun­to del que nos ocu­pa­re­mos de in­me­dia­to.

Sin em­bar­go, ya de en­tra­da, es muy im­por­tan­te com­pro­bar co­mo la ren­ta dis­po­ni­ble, aun si­guien­do la mis­ma ten­den­cia, ano­ta un ras­go di­fe­ren­cial cru­cial: en el año 2013 se si­túa por en­ci­ma de su ni­vel ini­cial. En tér­mi­nos de ren­ta dis­po­ni­ble los es­pa­ño­les no se­rían me­nos ri­cos en el 2013 que en el 2000 (aun­que sí lo son res­pec­to al 2008).

¿A qué se de­be di­cho com­por­ta­mien­to di­fe­ren­cial? al pa­pel re­dis­tri­bu­ti­vo del Es­ta­do. Por­que la ren­ta dis­po­ni­ble aña­de a la ren­ta pri­ma­ria las trans­fe­ren­cias pú­bli­cas en efec­ti­vo (pa­ra pen­sio­nes y des­em­pleo en­tre otras), tam­bién la va­lo­ra­ción de los ser­vi­cios re­ci­bi­dos en es­pe­cie y de­du­ce los pa­gos rea­li­za­dos en im­pues­tos y co­ti­za­cio­nes so­cia­les.

De ma­ne­ra que ob­ser­va­mos con cla­ri­dad que la evo­lu­ción me­dia de la ren­ta se ve me­jo­ra­da por la in­ter­ven­ción del Es­ta­do, ¿su­ce­de eso mis­mo en ma­yor me­di­da pa­ra los me­nos ri­cos den­tro del con­jun­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la?

El in­for­me del BBVA con­fir­ma que du­ran­te los años de la cri­sis la po­bla­ción me­nos ri­ca del país se ha dis­tan­cia­do aún más de la que tie­ne ma­yor ni­vel de ren­ta. Ha au­men­ta­do la de­sigual­dad. Pa­ra cuan­ti­fi­car­lo en el in­for­me se uti­li­za el ín­di­ce de Gi­ni, que to­ma el va­lor ce­ro cuan­do la de­sigual­dad es mí­ni­ma y el va­lor cien cuan­do es má­xi­ma.

Di­cho ín­di­ce ha­bría cre­ci­do en­tre el 2003 y el 2013 de un va­lor de 32,7 a otro de 37,4. Quie­re es­to de­cir que la po­bla­ción me­nos ri­ca ha vis­to re­tro­ce­der en ma­yor me­di­da su ren­ta que la po­bla­ción de ma­yor ni­vel de ren­ta. Ello se ha de­bi­do, so­bre to­do, al de­te­rio­ro de­ri­va­do del des­em­pleo y de la pre­ca­rie­dad del mer­ca­do laen bo­ral du­ran­te es­tos años (so­bre to­do pa­ra los que no tie­nen un con­tra­to fi­jo).

Pe­ro el in­for­me tam­bién ex­pli­ci­ta con qué in­ten­si­dad los dis­tin­tos com­po­nen­tes de la in­ter­ven­ción del Es­ta­do (pen­sio­nes, des­em­pleo, edu­ca­ción, sa­ni­dad, im­pues­tos) con­tri­bu­yen a neu­tra­li­zar ese au­men­to de la de­sigual­dad.

Lo ha­ce cuan­ti­fi­can­do cual es su im­pac­to por­cen­tual en la re­duc­ción del ci­ta­do ín­di­ce de Gi­ni. O di­cho de otra for­ma: con qué in­ten­si­dad re­du­cen, ca­da uno de di­chos com­po­nen­tes, las cre­cien­tes de­sigual­da­des en ren­tas pri­ma­rias o de mer­ca­do que ha po­ten­cia­do la cri­sis. Tal im­pac­to se ex­pre­sa co­mo el por­cen­ta­je de re­duc­ción del ín­di­ce de Gi­ni.

En un se­gun­do grá­fi­co re­co­ge­mos los por­cen­ta­jes de re­duc­ción de la de­sigual­dad pa­ra el año 2013. Por­cen­ta­jes que han de en­ten­der­se co­mo la po­ten­cia re­dis­tri­bu­ti­va de ca­da uno de los ins­tru­men­tos con los que cuen­ta el Es­ta­do pa­ra re­du­cir las cre­cien­tes de­sigual­da­des so­cia­les.

Lo pri­me­ro que se ob­ser­va es el pa­pel cru­cial que desem­pe­ña en es­ta cues­tión nues­tro sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes de ju­bi­la­ción. Tan­to tér­mi­nos per cá­pi­ta co­mo por ho­gar es­tas trans­fe­ren­cias son fun­da­men­ta­les pa­ra pa­liar el de­te­rio­ro que su­fren las ren­tas pri­ma­rias de la po­bla­ción. Sis­te­ma de pen­sio­nes que tie­ne una po­ten­cia re­dis­tri­bu­ti­va que tri­pli­ca en in­ten­si­dad la de cual­quier otro vec­tor de nues­tro es­ta­do de bie­nes­tar.

Si a ellas aña­di­mos las trans­fe­ren­cias que son pres­ta­cio­nes por des­em­pleo (que han cre­ci­do de la mano del con­tin­gen­te de ciu­da­da­nos des­em­plea­dos) y otras pres­ta­cio­nes (in­va­li­dez, etc.) el con­jun­to de es­tas tras­fe­ren­cias pú­bli­cas su­po­nen una re­duc­ción de la de­sigual­dad (Gi­ni) de ca­si die­ci­ocho pun­tos por­cen­tua­les. Una po­ten­cia re­dis­tri­bu­ti­va que ha ido cre­cien­do inin­te­rrum­pi­da­men­te a lo lar­go de la cri­sis pues­to que en el 2004 era de ape­nas tre­ce pun­tos por­cen­tua­les (co­mo se ob­ser­va en el ter­cer grá­fi­co que in­ser­ta­mos).

Po­ten­cia re­dis­tri­bu­ti­va que des­can­sa en el he­cho de que mien­tras pa­ra los ho­ga­res me­nos ri­cos es­tas pres­ta­cio­nes y trans­fe­ren­cias al­can­zan una me­dia del 40 % de sus ren­tas, pa­ra los más ri­cos ape­nas al­can­zan el 20 % de las mis­mas.

A mu­cha dis­tan­cia de es­tas trans­fe­ren­cias mo­ne­ta­rias se en­cuen­tran los ser­vi­cios pú­bli­cos en es­pe­cie —sa­ni­dad y edu­ca­ción pú­bli­cas— que en con­jun­to re­du­cen en más de sie­te pun­tos por­cen­tua­les la de­sigual­dad so­cial.

En el ca­so de la sa­ni­dad, su in­ci­den­cia pa­ra los sec­to­res me­nos ri­cos de la po­bla­ción (en re­la­ción a su ren­ta) cua­dri­pli­ca por­cen­tual­men­te la que tie­ne pa­ra los sec­to­res más ri­cos. Ello da una idea de su po­ten­cia re­dis­tri­bu­ti­va pues, co­mo aca­ba­mos de ver, pa­ra el ca­so de las pen­sio­nes ha­blá­ba­mos de que la du­pli­ca­ba. Di­cha po­ten­cia re­dis­tri­bu­ti­va se con­cen­tra so­bre to­do en el gas­to hos­pi­ta­la­rio; aun­que de­ba ano­tar­se que en­tre el 2003 y el 2013 ha­bría al­can­za­do un má­xi­mo en el año 2009 pa­ra lue­go re­tro­ce­der a ni­ve­les del año 2004 de­bi­do a los re­cor­tes en el gas­to pú­bli­co aso­cia­do a la sa­ni­dad.

So­bre los efec­tos re­dis­tri­bu­ti­vos de­ri­va­dos de los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos ca­be de­cir que su in­ten­si­dad agre­ga­da es muy se­me­jan­te a la sa­ni­ta­ria, aun­que en es­te ca­so no se ha­bría pro­du­ci­do un de­cli­ve tan pro­nun­cia­do en los úl­ti­mos años. Efec­to re­dis­tri­bu­ti­vo con­cen­tra­do so­bre to­do en las fa­ses obli­ga­to­rias de nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo, ni­ve­les que quin­tu­pli­can los efec­tos re­dis­tri­bu­ti­vos aso­cia­dos a la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria.

Se­ña­lar, por úl­ti­mo, que los efec­tos re­dis­tri­bu­ti­vos aso­cia­dos a los im­pues­tos di­rec­tos (ren­ta de las per­so­nas fí­si­cas, so­cie­da­des, etc.) es muy re­du­ci­do en Es­pa­ña. La es­ti­ma­ción del in­for­me de la Fun­da­ción BBVA los si­túa en la mi­tad de los de­ri­va­dos de la sa­ni­dad o la edu­ca­ción (1,7 pun­tos fren­te a 3,6). Y las es­ti­ma­cio­nes de ti­pos me­dios im­plí­ci­tos —de la im­po­si­ción di­rec­ta— que se de­ri­van de di­cho in­for­me son más que preo­cu­pan­tes: del 9 % pa­ra los más po­bres y ape­nas del 15 % pa­ra los más ri­cos. Ade­más se ob­ser­va que a lo lar­go de los úl­ti­mos años di­cha es­ca­sa ca­pa­ci­dad ha­bría ido dis­mi­nu­yen­do.

Ello es es­pe­cial­men­te gra­ve pues­to que de la fis­ca­li­dad in­di­rec­ta (por ejem­plo IVA) no ca­be es­pe­rar nin­gún efec­to re­dis­tri­bu­ti­vo. El in­for­me con­clu­ye eva­luan­do «la es­ca­sa ca­pa­ci­dad re­dis­tri­bu­ti­va de nues­tro sis­te­ma fis­cal en com­pa­ra­ción con el de otros paí­ses de nues­tro en­torno». Al­go que no se pue­de de­cir, afor­tu­na­da­men­te, de nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes, sa­ni­ta­rio o edu­ca­ti­vo. Se­rían las lu­ces y las sombras de nues­tro es­ta­do de bie­nes­tar en cuan­to a lo­grar la re­duc­ción de la cre­cien­te de­sigual­dad so­cial en Es­pa­ña.

La ren­ta pri­ma­ria es­pa­ño­la ha re­tro­ce­di­do quin­ce años du­ran­te el pe­río­do más crí­ti­co de la cri­sis La po­bla­ción me­nos ri­ca del país se ha dis­tan­cia­do to­da­vía más de la que tie­ne ma­yor ni­vel de ren­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.