LAS TA­REAS PEN­DIEN­TES DEL PRÓ­XI­MO GO­BIERNO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CARLOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía. Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Los de­be­res que es­pe­ran al nue­vo Go­bierno: in­cen­ti­var el con­su­mo, re­sol­ver el dé­fi­cit pú­bli­co y las re­for­mas eu­ro­peas. Lo ana­li­za el pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes.

El ti­tu­lo de es­te ar­tícu­lo qui­zá de­be­ría fi­gu­rar en­tre in­te­rro­gan­tes: des­pués de la in­ca­pa­ci­dad mos­tra­da en los úl­ti­mos me­ses por las fuer­zas po­lí­ti­cas es­pa­ño­las pa­ra li­diar con el com­ple­jo es­ce­na­rio mul­ti­par­ti­dis­ta, po­dría pen­sar­se que se­gui­re­mos con Go­bierno en fun­cio­nes y eter­nas ne­go­cia­cio­nes ha­cia nin­gu­na par­te. Pue­de ser, pe­ro el es­ce­na­rio de unas ter­ce­ras elec­cio­nes es tan enojo­so que ca­be pen­sar que, es­ta vez sí, se en­con­tra­rá una fór­mu­la de go­bierno.

Pues bien, ese Go­bierno, el que sea, de­be­rá po­ner­se rá­pi­da­men­te a la ta­rea. Por­que sien­do cier­to que el lim­bo po­lí­ti­co no pa­re­ce ha­ber da­ña­do de mo­men­to a la eco­no­mía, a la vuel­ta del ve­rano ya to­do po­dría ser dis­tin­to. En es­te pun­to ha­bría que dis­tin­guir en­tre las de­ci­sio­nes ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­tes y las ur­gen­tes. Las pri­me­ras se re­fie­ren a la en­tra­da en la agen­da po­lí­ti­ca, bus­can­do acuer­dos que han de ser ne­ce­sa­ria­men­te am­plios, de una se­cuen­cia de re­for­mas po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas e ins­ti­tu­cio­na­les (in­clu­yen­do la di­fí­cil cues­tión del cam­bio del mo­de­lo te­rri­to­rial). Des­de un pun­to de vis­ta es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­co, una ge­nui­na re­for­ma fis­cal, el re­torno de una po­lí­ti­ca in­dus­trial o un cam­bio en el mo­de­lo de in­no­va­ción son al­gu­nos de los ejes im­pres­cin­di­bles de un nue­vo tiem­po. Aho­ra, sin em­bar­go, me cen­tra­ré en lo que re­sul­ta im­pos­ter­ga­ble de ca­ra a los me­ses que vie­nen, que no van a ser na­da fá­ci­les.

Y ahí des­ta­can tres cues­tio­nes, que es­tán ade­más muy re­la­cio­na­das en­tre sí. La pri­me­ra es la más que pro­ba­ble ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to. A no ser que apa­rez­ca al­gu­na nue­va sor­pre­sa po­si­ti­va con la que aho­ra na­die cuen­ta, el vien­to de co­la que en los úl­ti­mos años tra­jo la com­bi­na­ción de pe­tró­leo ba­ra­to, caí­da del eu­ro y con­di­cio­nes de re­lax mo­ne­ta­rio ex­tre­mo, po­dría ce­sar. Tam­bién hay, des­de lue­go, fac­to­res in­ter­nos, pe­ro no de­bie­ra ol­vi­dar­se que una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del ac­tual rit­mo de cre­ci­mien­to se de­be al au­men­to del con­su­mo pri­va­do y al ol­vi­do de la con­so­li­da­ción fis­cal du­ran­te el úl­ti­mo año. Res­pec­to al au­ge del con­su­mo, no pa­re­ce que ten­ga mu­chas pers­pec­ti­vas de con­ti­nui­dad, so­bre to­do de­bi­do a la per­sis­ten­cia de la con­ten­ción sa­la­rial.

So­bre el asun­to del dé­fi­cit pú­bli­co, tan re­la­cio­na­do con el opor­tu­nis­mo elec­to­ral, gi­ra la se­gun­da de las cues­tio­nes acu­cian­tes. Por­que na­die ig­no­ra que, una vez pa­sa­das las elec­cio­nes, re­gre­sa­rá to­da la pre­sión de los so­cios eu­ro­peos pa­ra que Es­pa­ña cum­pla con ra­pi­dez los ob­je­ti­vos de es­ta­bi­li­dad, ya sea con mul­ta o sin ella. Y aquí es fun­da­men­tal que el nue­vo Go­bierno ha­ga lo con­tra­rio de lo que ha ve­ni­do sien­do la es­tra­te­gia de alian­zas de Ma­riano Ra­joy: apun­ta­lar el cam­po del nein del Go­bierno ale­mán an­te cual­quier po­si­ble cam­bio de las re­glas fis­ca­les. Aho­ra, en cam­bio, Es­pa­ña de­bie­ra apo­yar la po­si­ción de quie­nes son sus alia­dos na­tu­ra­les en es­ta cues­tión y en otras mu­chas —los paí­ses del sur— res­pec­to al pro­ce­so de re­ne­go­cia­ción que, ca­si con se­gu­ri­dad, no tar­da­rá en abrir­se. De ello de­pen­de­rá la in­ten­si­dad del efec­to que sur­ta el re­cor­te adi­cio­nal en el gas­to, de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros, que de­ja co­mo he­ren­cia la an­te­rior si­tua­ción po­lí­ti­ca.

Lo an­te­rior nos lle­va a la ter­ce­ra y fun­da­men­tal cues­tión: es ob­vio que tras el

bre­xit, no so­lo el club del eu­ro, sino el con­jun­to de la UE, tie­ne que afron­tar re­for­mas pro­fun­das. Se ha vis­to que, de no ha­cer­lo, pron­to sur­gi­rán nue­vas ame­na­zas de sa­li­da (ya se ha­bla de ello in­clu­so en uno de los paí­ses fun­da­do­res, Ho­lan­da). Por eso, no se­ría ra­ro que la pro­pia Co­mi­sión abrie­ra ese me­lón de for­ma in­me­dia­ta (en to­do ca­so, de­be­ría ha­cer­lo). Y an­te ello, por mu­cho que es­te asun­to ha­ya es­ta­do au­sen­te en la cam­pa­ña elec­to­ral, el nue­vo Go­bierno es­pa­ñol, el que sea, ten­drá que fi­jar rá­pi­da­men­te su po­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.