LAS FAC­TU­RAS ELEC­TRÓ­NI­CAS NO PUE­DEN RE­EM­PLA­ZAR AL PA­PEL

La Agen­cia Es­pa­ño­la de Con­su­mo de­cla­ra ilí­ci­ta y abu­si­va la en­tre­ga por de­fec­to de re­ci­bos en for­ma­to elec­tró­ni­co Cer­ca de la mi­tad de los usua­rios las re­ci­ben de es­ta for­ma sin pe­dir­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sara Ca­bre­ro

Las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res se han plan­ta­do y han de­ci­di­do ha­blar cla­ro. Re­ci­bir las fac­tu­ras — ya sean de luz, gas agua, elec­tri­ci­dad o de los ser­vi­cios ofre­ci­dos por las te­le­cos— en for­ma­to pa­pel es un de­re­cho del usua­rio. Y en es­ta ba­ta­lla han en­con­tra­do un alia­do. La Agen­cia Es­pa­ño­la de Con­su­mo, Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción (Ae­co­san) se ha pro­nun­cia­do. De­cla­ra ilí­ci­ta y abu­si­va la emi­sión y en­tre­ga por de­fec­to de fac­tu­ras en for­ma­to elec­tró­ni­co, una prác­ti­ca que ca­da vez se re­pi­te más en­tre al­gu­nas em­pre­sas su­mi­nis­tra­do­ras. Pe­ro tam­bién ha lla­ma­do la aten­ción so­bre otro pro­ce­di­mien­to que lle­van a ca­bo al­gu­nas com­pa­ñías pa­ra evi­tar en­viar los re­ci­bos so­lo a tra­vés de la red. Y es que al­gu­nas aso­cia­cio­nes han aler­ta­do de la exis­ten­cia de cláu­su­las pre­dis­pues­tas en al­gu­nos con­tra­tos de ad­he­sión que pre­su­po­nen la acep­ta­ción de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca sin que el pro­pio con­su­mi­dor sea en mu­chos ca­sos cons­cien­te de lo que es­tá acep­tan­do.

«El 43 % de los con­su­mi­do­res que re­ci­ben fac­tu­ras elec­tró­ni­cas im­pues­tas no lo pi­die­ron, no han da­do su con­sen­ti­mien­to pa­ra que sea así», ex­pli­ca Gus­ta­vo Sa­ma­yoa, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Usua­rios y Con­su­mi­do­res In­de­pen­dien­tes (Fu­ci) y uno de los por­ta­vo­ces de la ini­cia­ti­va «Yo de­ci­do có­mo re­ci­bo», que na­ce de la unión de cua­tro aso­cia­cio­nes (Ce­cu, Unae, Fu­ci y As­ge­co) pa­ra de­fen­der el de­re­cho del con­su­mi­dor a ele­gir el for­ma­to de sus fac­tu­ras.

Sa­ma­yoa y el res­to de miem­bros que con­for­man es­ta pla­ta­for­ma tam­bién re­cuer­dan que «es im­por­tan­te re­cor­dar que nun­ca se po­drá co­brar por el en­vío de fac­tu­ras en pa­pel», otro de los es­ce­na­rios con los que se han en­con­tra­do. «No se pue­de co­brar al con­su­mi­dor por al­go que es un de­re­cho, eso es­tá prohi­bi­do», sen­ten­cian.

De es­ta for­ma, so­lo se con­si­de­ra­rá lí­ci­to el en­vío de fac­tu­ras a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co en ca­so de que la com­pa­ñía en­car­ga­da del su­mi­nis­tro re­co­ja la acep­ta­ción ex­pre­sa por par­te del clien­te y siem­pre que es­ta ad­mi­sión sea in­de­pen­dien­te del con­tra­to de ser­vi­cios fir­ma­do. A to­do es­to

ha­brá que su­mar un pun­to más, ya que es­ta acep­ta­ción del con­su­mi­dor, de­be ir pre­ce­di­da de in­for­ma­ción su­fi­cien­te por par­te del em­pre­sa­rio al con­su­mi­dor so­bre una po­si­ble y fu­tu­ra re­vo­ca­ción: «Tan­to la re­vo­ca­ción del con­sen­ti­mien­to co­mo la re­cep­ción en pa­pel de­ben ser siem­pre gra­tui­tas».

EX­CLU­SIÓN SO­CIAL

Es­te pro­ble­ma se con­vier­te en una im­por- tan­te con­tra­rie­dad pa­ra un sec­tor de la so­cie­dad, lo que se co­no­ce co­mo co­lec­ti­vos en ries­go de ex­clu­sión di­gi­tal. Y es que se­gún unos da­tos pu­bli­ca­dos re­cien­te­men­te por Eu­ros­tat, ca­si cua­tro mi­llo­nes de ho­ga­res es­pa­ño­les to­da­vía no dis­po­nen de co­ne­xión a In­ter­net, mien­tras que un 18 % de la po­bla­ción nun­ca se ha co­nec­ta­do a la red. A to­dos es­tos da­tos, Sa­ma­yoa aña­de otro más: «Uno de ca­da cua­tro es­pa­ño­les no uti­li­za la red de for­ma ha­bi­tual».

An­te es­te pa­no­ra­ma, las aso­cia­cio­nes se han pro­pues­to ha­cer cum­plir la ley —en con­cre­to la re­for­ma de la Ley Ge­ne­ral pa­ra la De­fen­sa de los Con­su­mi­do­res y Usua­rios— y co­men­zar a con­cien­ciar a las dos par­tes, ciu­da­da­nos y em­pre­sas, pa­ra que el pro­ble­ma de las fac­tu­ras de­je de ser un con­flic­to. «Las com­pa­ñías tie­nen la obli­ga­ción de cum­plir con la ley y, en ca­so de que no lo ha­gan, co­rren el ries­go de ser san­cio­na­das».

En­ton­ces, ¿qué de­be ha­cer el con­su­mi­dor que quie­ra re­ci­bir en pa­pel sus fac­tu­ras? Sa­ma­yoa lo re­su­me: «Aquel que es­té re­ci­bien­do los do­cu­men­tos so­lo en for­ma­to di­gi­tal y quie­ra que le lle­guen por co­rreo tra­di­cio­nal de­ben di­ri­gir­se a la em­pre­sa y ex­pli­car­les lo que quie­ren. Se­gún la res­pues­ta que le de la su­mi­nis­tra­do­ra, ha­brá que dar o no el se­gun­do pa­so». Es de­cir, si la com­pa­ñía se nie­ga a en­viar­la en pa­pel, ha­brá que acu­dir a la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca pa­ra pre­sen­tar la re­cla­ma­ción.

La ca­ren­cia de pa­pel pue­de pro­vo­car una ex­clu­sión so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.