Con la mano en la car­te­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Carlos Martínez

Hay una fra­se he­cha que se re­pi­te pa­ra ex­pli­car el sen­ti­do de una par­te del vo­to en Es­pa­ña: se vo­ta «con la mano en la car­te­ra», es de­cir, pen­san­do en los efec­tos eco­nó­mi­cos del vo­to más que en pro­gra­mas o en afi­ni­da­des ideo­ló­gi­cas.

El re­sul­ta­do del re­fe­ren­do bri­tá­ni­co mues­tra que mu­chos elec­to­res no vo­tan con la mano en la car­te­ra, sino con la mano en el co­ra­zón. Si al­go ha de­fi­ni­do la cam­pa­ña del bre­xit ha si­do la apor­ta­ción de un enor­me cau­dal de da­tos so­bre los per­jui­cios eco­nó­mi­cos de la sa­li­da por la par­te de los de­fen­so­res de la per­ma­nen­cia y un tor­be­llino de dis­cur­sos so­bre la pér­di­da de iden­ti­dad, la re­duc­ción de la so­be­ra­nía y la in­va­sión de in­mi­gran­tes por la par­te de los par­ti­da­rios de la sa­li­da. En el ca­pí­tu­lo de las cuen­tas, es­tos úl­ti­mos so­lo han pre­sen­ta­do al­gu­nas, sim­ples y dis­cu­ti­bles: la apor­ta­ción bri­tá­ni­ca al pre­su­pues­to eu­ro­peo (de unos 14.300 mi­llo­nes de eu­ros en el 2014, úl­ti­mo año con las cuen­tas ce­rra­das) es muy su­pe­rior a las trans­fe­ren­cias que el país re­ci­be de Bru­se­las (ca­si 7.000 mi­llo­nes el mis­mo año), sin te­ner en cuen­ta las ven­ta­jas que ob­tie­ne del mer­ca­do abier­to. Gran Bre­ta­ña re­cu­pe­ra­ría sus aguas te­rri­to­ria­les y vol­ve­ría a ser una po­ten­cia pes­que­ra (sin re­fe­rir­se a los de­re­chos his­tó­ri­cos). Los in­mi­gran­tes res­tan pues­tos de tra­ba­jo a los na­cio­na­les (sin exa­mi­nar el ti­po de tra­ba­jo que eje­cu­tan los in­mi­gran­tes). La eli­mi­na­ción de las re­gu­la­cio­nes eu­ro­peas per­mi­ti­rá una ma­yor pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos (sin avan­zar la olea­da de des­re­gu­la­cio­nes que, co­mo han ob­ser­va­do los la­bo­ris­tas, se­gui­rá a la pre­vi­si­ble lle­ga­da al po­der de los con­ser­va­do­res fa­vo­ra­bles al bre­xit).

Es­tu­dios de ins­ti­tu­tos eco­nó­mi­cos in­de­pen­dien­tes au­gu­ran pa­ra los pró­xi­mos años sa­la­rios reales más ba­jos, una de­va­lua­ción de la li­bra con su efec­to de en­ca­re­ci­mien­to de bie­nes y ser­vi­cios (Gran Bre­ta­ña es un país ne­ta­men­te im­por­ta­dor), me­nor gas­to pú­bli­co e im­pues­tos más al­tos. Pe­ro, co­mo di­jo Blai­se Pas­cal, hay ra­zo­nes del co­ra­zón que la ra­zón no en­tien­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.