Una re­fle­xión so­bre el tra­ba­jo y la li­ber­tad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Juan Carlos Martínez

«El tra­ba­jo os ha­rá li­bres», de­cía el cí­ni­co le­ma que los na­zis ins­cri­bie­ron so­bre las puer­tas de al­gu­nos de sus cam­pos de con­cen­tra­ción. ¿Es el tra­ba­jo un im­pe­di­men­to pa­ra la li­ber­tad y la fe­li­ci­dad o una vía pa­ra al­can­zar­las?

So­bre es­tas pre­gun­tas me­di­ta Yun Sun Li­met, es­cri­to­ra na­ci­da en Co­rea (1968), pe­ro afin­ca­da en Pa­rís, dis­cí­pu­la y ami­ga del fi­ló­so­fo Jac­ques De­rri­da, apro­ve­chan­do la pau­sa for­zo­sa de una es­tan­cia en el hos­pi­tal a cau­sa de una en­fer­me­dad gra­ve, que la apar­ta del tra­ba­jo y le anun­cia un po­si­ble fin pre­ci­pi­ta­do de su exis­ten­cia.

En esos tran­ces, to­dos los se­res hu­ma­nos se dan cuen­ta del va­lor del tiem­po, que has­ta en­ton­ces pa­re­ce ili­mi­ta­do, y sur­ge la cues­tión de si es jus­to y pro­ve­cho­so con­ce­der nues­tro tiem­po a quie­nes nos lo re­cla­man, a cam­bio de un sa­la­rio, pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio.

Es­te bre­ve y her­mo­so en­sa­yo re­co­ge una trein­te­na de car­tas (pa­ra ser más exac­tos, co­rreos elec­tró­ni­cos) de la es­cri­to­ra a sus ami­gos, en las que exa­mi­na con vi­sión ín­ti­ma la evo­lu­ción que el tra­ba­jo ha su­fri­do des­de los al­bo­res de la ci­vi­li­za­ción, cuan­do las pri­me­ras so­cie­da­des es­ta­ta­les per­mi­tie­ron la apa­ri­ción de es­pe­cia­lis­tas que ya no se afa­na­ban pa­ra sub­ve­nir di­rec­ta­men­te a sus ne­ce­si­da­des, sino pa­ra sa­tis­fa­cer el con­su­mo de los po­de­ro­sos. El tra­ba­jo es una ocu­pa- ción in­dig­na, cues­tión de es­cla­vos, en la Gre­cia clá­si­ca. En la Edad Me­dia cris­tia­na, la re­li­gión re­cal­ca el sen­ti­do de con­de­na que con­tie­ne el tra­ba­jo. Los as­ce­tas exa­cer­ban ese sen­ti­mien­to, con su re­nun­cia a los bie­nes te­rre­na­les.

Se­rá el Re­na­ci­mien­to, con el au­ge del co­mer­cio y de la ini­cia­ti­va per­so­nal, el que car­gue la la­bo­rio­si­dad de va­lo­res po­si­ti­vos. La re­li­gión tam­bién cam­bia: el tiem­po es un don di­vino que no de­be­mos di­la­pi­dar. Has­ta la re­vo­lu­ción in­dus­trial y su crí­ti­ca, por Marx y En­gels, el tiem­po enaje­na­do no re­ci­be la ca­li­fi­ca­ción de tra­ba­jo alie­na­do. En esas se­gui­mos hoy, cuan­do el eu­fe­mis­mo ha trans­for­ma­do a las per­so­nas que tra­ba­jan en re­cur­sos hu­ma­nos, ma­ne­ja­bles por las cor­po­ra­cio­nes con los mis­mos cri­te­rios que cual­quier otro re­cur­so ma­te­rial.

«Nues­tros po­lí­ti­cos —con­clu­ye Li­met— , que se lle­nan la bo­ca con las pa­la­bras con­su­mo y cre­ci­mien­to, ¿han pen­sa­do que es­tos ya no son va­lo­res po­si­ti­vos? ¿Y que ha de in­ven­tar­se al­go di­fe­ren­te pa­ra dar­les sen­ti­do a nues­tras vi­das? El tra­ba­jo, des­de lue­go. Sí, pe­ro ¿cuál y pa­ra qué? [...] ¿Y quién, en su le­cho de muer­te, pro­nun­cia­rá la pa­la­bra con­su­mo?».

«So­bre el sen­ti­do de la vi­da en ge­ne­ral y del tra­ba­jo en par­ti­cu­lar» Erra­ta na­tu­rae 131 pá­gi­nas. 12 eu­ros

Yun Sun Li­met

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.