Las ma­ra­vi­llas de La Ha­ba­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Natasha Vázquez

La ca­pi­tal cu­ba­na ha si­do re­co­no­ci­da jun­to con otras seis ciu­da­des del mun­do con una ex­tra­or­di­na­ria dis­tin­ción que otor­ga la fun­da­ción sui­za New7 Won­ders

Ya es ofi­cial lo que mu­chos in­tuían ha­ce tiem­po. La Ha­ba­na es una Ciu­dad Ma­ra­vi­lla del Mun­do. Des­de que se anun­ció su can­di­da­tu­ra, mu­chos pen­sa­ron que la ca­pi­tal cu­ba­na lo te­nía com­pli­ca­do en es­ta com­pe­ten­cia con otras gran­des ur­bes, pe­ro fi­nal­men­te se agen­ció el pre­mio, pa­ra sor­pre­sa y or­gu­llo de to­dos los que la ha­bi­tan.

La vo­ta­ción, «un ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co glo­bal» se­gún la fun­da­ción sui­za New7Won­ders, im­pul­so­ra de la ini­cia­ti­va, dio a La Ha­ba­na cien­tos de mi­llo­nes de vo­tos di­gi­ta­les de to­do el mun­do. Ade­más de la cu­ba­na, otras seis ciu­da­des com­par­ten es­ta dis­tin­ción: La Paz (Bo­li­via), Bei­rut (Lí­bano), Doha (Qa­tar), Dur­ban (Su­dá­fri­ca), Kua­la Lum­pur (Ma­la­sia) y Vi­gan (Fi­li­pi­nas).

El so­lo he­cho de in­te­grar es­ta lis­ta, ha con­se­gui­do atraer aún más las mi­ra­das e in­cen­ti­var el tu­ris­mo. Ya se tras­la­da a las ci­fras. En el 2015, la ca­pi­tal cu­ba­na aco­gió a un 1.685.381 vi­si­tan­tes, un 21 % más que un año an­tes. la pro­por­ción en es­tos pri­me­ros me­ses del 2016 ha cre­ci­do un 37 %.

Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo, la ciu­dad cuen­ta con 11.309 ha­bi­ta­cio­nes en ins­ta­la­cio­nes es­ta­ta­les, cifra su­pe­rior si se in­clu­yen los alo­ja­mien­tos pri­va­dos. Pa­ra el 2030, es­tá pre­vis­to du­pli­car su ac­tual ca­pa­ci­dad ha­bi­ta­cio­nal.

So­lo en el cen­tro his­tó­ri­co co­men­za­rán a fun­cio­nar a par­tir de es­te año 22 ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras que ter­mi­nan ac­tual­men­te de reha­bi­li­tar­se, de las cua­les 13 ten­drán ca­te­go­ría de cin­co es­tre­llas, en­tre ellas los ho­te­les Man­za­na, Cue­to, Ca­te­dral y Hos­pe­de­ría Be­lén.

En una is­la y una ciu­dad ma­ri­ne­ra co­mo La Ha­ba­na, es ló­gi­co po­ten­ciar las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas, por lo que se pro­yec­ta am­pliar y mo­der­ni­zar la Ma­ri­na He­ming­way así co­mo trans­for­mar la ba­se náutica de Ta­ra­rá en ma­ri­na y re­cu­pe­rar la Ma­ri­na Ve­ne­cia­na.

CRU­CE­ROS

El tu­ris­mo de cru­ce­ros es otra prio­ri­dad de la ciu­dad, que pre­ten­de in­ver­tir en un am­bi­cio­so plan pa­ra el desa­rro­llo de la bahía de La Ha­ba­na.

Aun­que la ca­pi­tal cu­ba­na in­ten­ta pre­pa­rar­se pa­ra una ava­lan­cha tu­rís­ti­ca que ya se in­tu­ye, es­tos pa­sos por sí so­los no se­rán su­fi­cien­tes si no se re­suel­ven ade­más las mu­chas di­fi­cul­ta­des de ines­ta­bi­li­dad de su­mi­nis­tros, ma­la ad­mi­nis­tra­ción y peor ser­vi­cio que con fre­cuen­cia su­fren los vi­si­tan­tes, y que ha­ce ba­jar los ín­di­ces de re­pe­ti­ción.

Los or­ga­ni­za­do­res de es­te ter­cer con­cur­so (al que an­te­ce­den el de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do mo­derno y de las sie­te ma­ra­vi­llas de la na­tu­ra­le­za) ase­gu­ran que Ma­ra­vi­lla es, sim­ple­men­te, lo que pien­sa la gen­te y que La Ha­ba­na fue ele­gi­da por re­pre­sen­tar «la di­ver­si­dad glo­bal de la so­cie­dad ur­ba­na».

Por su par­te, las au­to­ri­da­des cu­ba­nas, que han de­fi­ni­do a La Ha­ba­na co­mo «un con­jun­to in­su­pe­ra­ble de pa­tri­mo­nio ur­bano, his­to­ria y pa­sión de la gen­te», tie­nen an­te sí ade­más, el desafío de pre­ser­var ese en­can­to, a la vez que au­men­ten los vi­si­tan­tes. Y más allá, ha­cer­la ha­bi­ta­ble tam­bién pa­ra los su­yos.

Es cier­to que la ca­pi­tal atra­pa con sus edi­fi­cios ma­jes­tuo­sos, al­gu­nos mos­tran­do su es­plen­dor tras reha­bi­li­ta­cio­nes ad­mi­ra­bles, pe­ro tam­bién atrae, un po­co mor­bo­sa­men­te, esa Ha­ba­na de­rrui­da que a sus mo­ra­do­res no se­du­ce.

En­can­di­lan sus co­ches de más de 60 años, ro­dan­do co­mo en nin­gún lu­gar del mun­do, pe­ro que de­jan de ser tan atrac­ti­vos cuan­do de­be­mos su­frir­los y rein­ven­tar­los a dia­rio, an­te la fal­ta de otras al­ter­na­ti­vas.

En más de cin­cuen­ta años, La Ha­ba­na ape­nas ha cre­ci­do, al me­nos no de la ma­ne­ra que qui­sié­ra­mos. Se pue­den con­tar con los de­dos de las ma­nos las nue­vas edi­fi­ca­cio­nes con de­ter­mi­na­do atrac­ti­vo cons­trui­das en ese tiem­po. La mis­ma ciu­dad que tar­dó ape­nas tres años en le­van­tar el Ca­pi­to­lio, se ha de­mo­ra­do dé­ca­das en al­zar unos po­cos in­mue­bles an­ti­es­té­ti­cos en zo­nas pe­ri­fé­ri­cas de esas que no vi­si­tan los tu­ris­tas. Con­se­cuen­te­men­te, el dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal ha ido cre­cien­do en es­pi­ral, a la par que los ba­rrios mar­gi­na­les cons­trui­dos co­mo y con lo que se pue­de, y es un pro­ble­ma pa­ra el que ni los es­pe­cia­lis­tas tie­nen cla­ra la so­lu­ción.

Los tí­tu­los ho­no­ra­rios son es­tí­mu­lo y re­to, que es­tán muy bien pa­ra la vi­tri­na tu­rís­ti­ca. Pe­ro la ver­da­de­ra ma­ra­vi­lla tie­ne que ser des­de y pa­ra los ha­ba­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.