LOS DESAHU­CIOS POLITICIAS Y RESPUETAS A UN DRA­MA

LE­JOS DE SO­LU­CIO­NAR­SE UNO DE LOS PRO­BLE­MAS MÁS DRA­MÁ­TI­COS DE LA CRI­SIS, EN GA­LI­CIA EL DES­ALO­JO DE VI­VIEN­DAS ES MÁS NU­ME­RO­SO POR IM­PA­GOS DE AL­QUI­LER. LA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN GA­LLE­GA, DE LA MANO DE BAN­COS Y AYUN­TA­MIEN­TOS, MO­VI­LI­ZA UN PLAN CON DO­CE ME­DI­DAS PA­RA GA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Se­ra­fín Lo­ren­zo

La ma­yor con­cien­cia­ción y de­man­da so­cial en torno al dra­ma de los desahu­cios ha lle­va­do a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas a si­tuar en­tre sus prio­ri­da­des la im­plan­ta­ción de me­di­das pa­ra aten­der a las fa­mi­lias afec­ta­das. El año pa­sa­do se re­gis­tra­ron en Ga­li­cia 2.432 ca­sos de lan­za­mien­tos hi­po­te­ca­rios. Aun­que es una ci­fra li­ge­ra­men­te in­fe­rior a la compu­tada en el 2014 (2.519), el vo­lu­men de lan­za­mien­tos prac­ti­ca­dos su­peró al del 2013 (2.404). Es evi­den­te que, más allá de las dia­tri­bas po­lí­ti­cas so­bre la for­ma de ges­tio­nar­lo, el pro­ble­ma exis­te y afec­ta a mi­les de fa­mi­lias.

Pe­ro en Ga­li­cia es­te dra­ma tie­ne unas ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res. Los desahu­cios guar­dan más re­la­ción con las di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer fren­te al pa­go de la ren­ta men­sual del al­qui­ler que con el abono de la hi­po­te­ca. De los 2.432 lan­za­mien­tos prac­ti­ca­dos el año pa­sa­do en las cua­tro pro­vin­cias, el 62 % (1.507) co­rres­pon­den a in­qui­li­nos que no pu­die­ron asu­mir el pa­go de la vi­vien­da que ha­bi­ta­ban, mien­tras que el 33 % (800) fue­ron por im­pa­gos del prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio. Los 125 ca­sos res­tan­tes, hasta com­ple­tar los 2.432, tie­nen mo­ti­va­cio­nes dis­tin­tas. Es­to im­pli­ca que ca­da día se eje­cu­tan en la co­mu­ni­dad una me­dia de sie­te lan­za­mien­tos de in­qui­li­nos y ca­si tres de pro­pie­ta­rios. Es­tas pro­por­cio­nes ape­nas han ex­pe­ri­men­ta­do va­ria­cio­nes a lo lar­go de los úl­ti­mos ejer­ci­cios.

En cambio, sí han ex­pe­ri­men­ta­do un des­cen­so re­le­van­te las eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias. Se­gún los da­tos del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), du­ran­te el 2015 se tra­mi­ta­ron en Ga­li­cia 1.810 desahu­cios, un 14 % me­nos que en el 2014 (2.106). Pe­ro el ajus­te es to­da­vía más sig­ni­fi­ca­ti­vo si se ale­ja la lu­pa y los úl­ti­mos re­gis­tros se com­pa­ran con los de ejer­ci­cios an­te­rio­res. Esas 1.810 eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias son la ci­fra más ba­ja des­de el 2008, cuan­do en las cua­tro pro­vin­cias se con­ta­bi­li­za­ron 1.369. Des­de en­ton­ces, y con la úni­ca ex­cep­ción del 2010 (1.942), en to­dos los ejer­ci­cios si­guien­tes se ha­bía re­ba­sa­do el lis­tón de las 2.000 eje­cu­cio­nes, con picos que al­can­za­ron los 2.528 ca­sos du­ran­te el 2012 y los 2.576 en el 2013, que es el te­cho hasta aho­ra en es­ta co­mu­ni­dad. Por tan­to, en los dos úl­ti­mos años, los desahu­cios eje­cu­ta­dos en Ga­li­cia han des­cen­di­do un 29,7 %.

DOS DE CA­DA CIEN

Ade­más, el im­pac­to del pro­ble­ma en es­ta co­mu­ni­dad es­tá muy le­jos de la di­men­sión que al­can­za en An­da­lu­cía, Ca­ta­lu­ña o la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, au­to­no­mías más po­bla­das que li­de­ran los re­gis­tros de desahu­cios en Es­pa­ña. En el con­jun­to del país, las eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias des­cen­die­ron en el 2015 un 13 %, un pun­to me­nos que en Ga­li­cia. Los da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) si­túan a la ga­lle­ga co­mo la no­ve­na co­mu­ni­dad en cuan­to al nú­me­ro de eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias ini­cia­das e ins­cri­tas, con 2.527 ope­ra­cio­nes en el 2015, le­jos de las ci­fras de An­da­lu­cía (28.126), Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na (17.548) y Ca­ta­lu­ña (16.548), aun­que tam­bién a dis­tan­cia de los te­rri­to­rios con me­nos desahu­cios, co­mo el País Vas­co (625 ca­sos). De esas 2.527 eje­cu­cio­nes en Ga­li­cia, me­nos de la mi­tad (1.217) son re­fe­ri­das a vi­vien­das. Los desahu­cios de ese ti­po en es­ta co­mu­ni­dad su­po­nen el 2 % de to­dos los eje­cu­ta­dos en Es­pa­ña el año pa­sa­do.

La re­duc­ción de ca­sos ex­pe­ri­men­ta­da en los úl­ti­mos años es ob­via, co­mo tam­bién lo es la bre­cha que to­da­vía exis­te res­pec­to a la si­tua­ción an­te­rior al es­ta­lli­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Las 1.810 eje­cu­cio­nes del año pa­sa­do, to­man­do de nue­vo co­mo re­fe­ren­cia el in­for­me del CGPJ, son más del do­ble que las 701 re­gis­tra­das en el 2007 y ca­si 500 más que las que se die­ron en el 2008. El pro­ble­ma es­tá ahí y la bús­que­da de so­lu­cio­nes tam­bién se ha con­ver­ti­do en uno de los asun­tos prin­ci­pa­les en la agen­da de la Xun­ta, so­bre to­do, a par­tir del gi­ro so­cial que el Eje­cu­ti­vo au­tó­no­mo dio a su ges­tión en el oto­ño pa­sa­do.

Las so­lu­cio­nes en mar­cha pa­ra evi­tar que cien­tos de afec­ta­dos se que­den en la ca­lle pa­san por in­vo­lu­crar a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y a los ayun­ta­mien­tos en la mo­vi­li­za­ción de pi­sos va­cíos, en una co­mu­ni­dad con una bol­sa de 300.000 sin ha­bi­tar. La Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca las ha plas­ma­do en do­ce me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la vi­vien­da, evi­tar los desahu­cios y pa­liar sus con­se­cuen­cias.

La más am­bi­cio­sa es la crea­ción de un cen­so de vi­vien­das va­cías, una me­di­da con la que obli­ga a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a re­gis­trar los pi­sos de su pro­pie­dad que es­tén des­ha­bi­ta­dos en los ayun­ta­mien­tos de más de 10.000 ve­ci­nos, con el pro­pó­si­to de ha­bi­li­tar me­di­das que fa­ci­li­ten que sean ocu­pa­dos por fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das. Ade­más de las en­ti­da­des de cré­di­to, que es­tán ex­pues­tas a san­cio­nes de hasta 3.000 eu­ros por in­mue­ble que no ins­cri­ban, tam­bién pue­de ano­tar su pi­so en ese cen­so pú­bli­co cual­quier pro­pie­ta­rio de for­ma vo­lun­ta­ria.

A ma­yo­res de su im­pli­ca­ción en es­ta nue­va he­rra­mien­ta ad­mi­nis­tra­ti­va, al­gu­nos ban­cos ya se han com­pro­me­ti­do con la Xun­ta a no rea­li­zar desahu­cios. En es­te sen­ti­do, el Go­bierno ga­lle­go pro­mo­vió un acuer­do por el que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que lo sus­cri­ban asu­men el com­pro­mi­so de per­mi­tir que los clien­tes afec­ta­dos por pro­ce­sos de eje­cu­ción hi­po­te­ca­ria pue­dan per­ma­ne­cer en sus vi­vien­das en ré­gi­men de al­qui­ler so­cial, con una ren­ta má­xi­ma de 75 eu­ros al mes. Es­tos ban­cos, ade­más, ce­den vi­vien­das de­socu­pa­das de su pro­pie­dad pa­ra des­ti­nar­las a fa­mi­lias con di­fi­cul­ta­des a cambio de un al­qui­ler so­cial cu­ya ren­ta no su­pe­rará los 125 eu­ros. Las en­ti­da­des que hasta aho­ra se han ad­he­ri­do a es­te acuer­do son Aban­ca, Cai­xa Ru­ral Ga­le­ga, Ban­co Sa­ba­dell y Cai­xa Bank. Du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del año, 240 vi­vien­das que son pro­pie­dad de en­ti­da­des de cré­di­to han si­do ocu­pa­das en Ga­li­cia.

Pe­ro, ade­más de a las puer­tas de los ban­cos, la Xun­ta tam­bién es­tá lla­man­do a las de los ayun­ta­mien­tos. El pro­gra­ma de vi­vien­das va­cías pa­ra al­qui­ler so­cial, im­pul­sa­do por las dos ad­mi­nis­tra­cio­nes, bus­ca mo­vi­li­zar el ma­yor nú­me­ro de in­mue­bles pa­ra de­di­car­los a cu­brir las ne­ce­si­da­des ha­bi­ta­cio­na­les de las fa­mi­lias con me­nos re­cur­sos, a tra­vés de al­qui­le­res de pre­cio ta­sa­do que no po­drán ex­ce­der los 400 eu­ros en las prin­ci­pa­les ciu­da­des ni los 300 en los mu­ni­ci­pios pe­que­ños. La idea ini­cial es mo­vi­li­zar 600 vi­vien­das. Ya son 27 los con­ce­llos que sa­ca­rán al mer­ca­do pi­sos des­ha­bi­ta­dos con ese ob­je­ti­vo.

Las me­di­das im­pul­sa­das por la Ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga tam­bién in­clu­yen la da­ción en pa­go de las vi­vien­das pro­te­gi­das, el realo­jo de los afec­ta­dos por eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias, el apla­za­mien­to ju­di­cial de los desahu­cios, el pro­gra­ma re­con­du­ce (un ser­vi­cio pre­ven­ti­vo de apo­yo in­te­gral a las per­so­nas y fa­mi­lias en ries­go de desahu­cio), el plan pa­ra fa­ci­li­tar vi­vien­da a los más ne­ce­si­ta­dos (RehaVi­ta), las vi­vien­das de la Sa­reb al ser­vi­cio de las ne­ce­si­da­des so­cia­les, el acuer­do con el Va­le­dor do Po­bo pa­ra aten­der los pro­ble­mas en es­te ám­bi­to, el bono de al­qui­ler so­cial (hasta 200 eu­ros al mes du­ran­te un má­xi­mo de 24, con una ayu­da adi­cio­nal de 600 eu­ros pa­ra afron­tar pa­gos atra­sa­dos o gas­tos de for­ma­li­za­ción de un nue­vo con­tra­to) y el ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co gra­tui­to a los afec­ta­dos por desahu­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.