RA­ZO­NES QUE ANUN­CIAN LA LLE­GA­DA DE UN NUE­VO CI­CLO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES

La re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, ta­sas po­si­ti­vas del IPC y nue­vas po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias pue­den cam­biar el ci­clo eco­nó­mi­co en Es­pa­ña. Lo ex­pli­ca el pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes.

Sie­te años in­ten­tan­do so­bre­vi­vir a es­ta cri­sis eco­nó­mi­ca, no es que nos ha­ya mar­ca­do. Nos ha trau­ma­ti­za­do. Por ello, ne­ce­si­ta­mos ver el sol a cua­ren­ta gra­dos pa­ra po­der afir­mar que real­men­te ha­ce ca­lor. Y, aun­que es cier­to que no es­ta­mos ba­jo nin­gún día de ve­rano eco­nó­mi­co, hay al­gu­nos da­tos que pa­san es­con­di­dos y a los que de­be­mos pres­tar­les más aten­ción.

El pri­me­ro, la re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Vein­ti­cua­tro me­ses se­gui­dos vien­do cre­cer el nú­me­ro de hipotecas que se fir­man ca­da mes de­be­rían ha­cer­nos en­ten­der que la de­fla­ción de la vi­vien­da ya es pa­sa­do. Más pron­to que tar­de, veremos có­mo se ago­tan al­gu­nas ti­po­lo­gías de vi­vien­das, las de tér­mino me­dio o va­lo­res en­tre cien y cien­to se­sen­ta mil eu­ros. En ese mo­men­to, la au­sen­cia de ofer­ta ge­ne­ra­rá al­gu­nas ten­sio­nes de pre­cios y es­tas, a su vez, des­per­ta­rán la de­man­da es­pe­cu­la­ti­va. So­la­men­te en abril ya he­mos fir­ma­do más de trein­ta y tres mil, diez mil más que en el mis­mo mes del 2014; y el 2016 pre­vi­si­ble­men­te ter­mi­ne con cin­cuen­ta mil más que en el 2015.

Son nue­vos tiem­pos, y si tie­ne más du­das per­mí­ta­me que le re­cuer­de que lle­va­mos cua­tro me­ses con­se­cu­ti­vos vien­do cre­cer la in­fla­ción men­sual. Los pre­cios de ju­nio fren­te a ma­yo han cre­ci­do un ce­ro con cin­co, de tal mo­do que ya no es des­car­ta­ble que al ter­mi­nar el año nos en­con­tre­mos con una ta­sa anual po­si­ti­va. Lo cier­to es que la eu­ro­zo­na ha re­en­con­tra­do la in­fla­ción en el mes de ma­yo, un me­ro 0,1 % en ta­sa in­ter­anual, no es mu­cho en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos, cier­to, pe­ro, a ni­vel cua­li­ta­ti­vo, tie­ne una fuer­za in­cues­tio­na­ble; re­fuer­za la idea de que es­ta­mos en cambio de ci­clo. La in­fla­ción sub­ya­cen­te de la eu­ro­zo­na, es de­cir la que no in­cor­po­ra la ener­gía y los pro­duc­tos de tem­po­ra­da, ya es­tá en un 0,9 %. Y es­te da­to tie­ne es­pe­cial im­por­tan­cia, por­que el BCE em­pe­za­rá a es­tu­diar cam­bios en su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria cuan­do vea al IPC de la eu­ro­zo­na en el en­torno del 1 %, y ha­rá cam­bios, sí o sí, cuan­do lo vea acer­car­se al 1,5 %. Y es­to, co­mo le es­toy aquí mos­tran­do, pue­de ocu­rrir más pron­to que tar­de ¿Y? Se pre­gun­ta­rá, pues, en­tre otras co­sas, sig­ni­fi­ca que ha­bre­mos pues­to pun­to fi­nal a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del di­ne­ro gra­tis. Las bol­sas em­pe­za­ran a ca­len­tar­se ani­ma­das por una hi­po­té­ti­ca subida del mar­gen de in­te­rés de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, la ri­que­za fi­nan­cie­ra no mo­ne­ta­ria de las fa­mi­lias em­pe­za­rá a cre­cer ge­ne­ran­do un ma­yor op­ti­mis­mo eco­nó­mi­co. Es de­cir, a la vuel­ta de la es­qui­na te­ne­mos un so­plo de ai­re po­si­ti­vo que pron­to lle­ga­rá a nues­tras ca­ras, ai­re que de­be­ría ex­plo­tar el nue­vo Go­bierno. Si Ra­joy ac­túa co­mo creo que va a ac­tuar in­ten­ta­rá ca­len­tar al má­xi­mo la eco­no­mía con el ob­je­ti­vo de crear al me­nos un mi­llón y me­dio de pues­tos de tra­ba­jo antes de ter­mi­nar el 2019. Se­rían su tar­je­ta de vi­si­ta pa­ra un ter­cer man­da­to.

Lle­ga­dos a ese pun­to, el país so­lo es­ta­ría a un mi­llón de co­ti­zan­tes pa­ra si­tuar­se en los pa­rá­me­tros del 2007. Y la cues­tión es que real­men­te lo pue­de ha­cer. El país ya no vi­ve ba­jo el hie­lo del 2011 o el 2012; aho­ra so­lo to­ca sol­tar rien­das pa­ra que el ca­pi­tal pri­va­do flu­ya. Por ello, lo na­tu­ral es que se hi­cie­ran dos re­for­mas, una de ca­rác­ter ad­mi­nis­tra­ti­vo que cam­bia­se nues­tro ma­pa te­rri­to­rial y eli­mi­na­se drás­ti­ca­men­te la bu­ro­cra­cia y, la otra, una fis­cal que re­du­je­se la pre­sión so­bre el tra­ba­jo pa­ra cen­trar­la, por un la­do, en la im­po­si­ción di­rec­ta de las grandes em­pre­sas y, por otro, en la in­di­rec­ta. Re­cau­da­mos por IRPF en el 2015, 72.000 mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras que por IVA e im­pues­tos es­pe­cia­les 7.000 mi­llo­nes más, es de­cir, 79.000 mi­llo­nes de eu­ros. Por tan­to, ante la pre­gun­ta de si la in­di­rec­ta es ca­paz de so­por­tar el pro­ta­go­nis­mo que hoy tie­ne la di­rec­ta, creo que la res­pues­ta es evi­den­te, sí, y el ha­cer­lo no se­ría más que unir­nos a la es­tra­te­gia que si­guie­ron mu­chos de nues­tros ve­ci­nos del nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.