CÓ­MO SE­RA LA UNIÓN EU­RO­PEA DE LOS VEIN­TI­SIE­TE

La sa­li­da del Reino Uni­do, la se­gun­da po­ten­cia y el pri­mer mer­ca­do fi­nan­cie­ro, de­ja­rá un agu­je­ro pre­su­pues­ta­rio su­pe­rior a los 8.600 mi­llo­nes de eu­ros que se re­par­ti­rán en­tre el res­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro Co­rres­pon­sal en Bru­se­las

Tras el im­pac­to del bre­xit, to­ca ana­li­zar có­mo se re­ajus­ta­rá la po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria de los Vein­ti­sie­te cuan­do el Reino Uni­do aban­do­ne, si lo ha­ce, la Unión Eu­ro­pea.

«Out is out» (fuera es fuera), re­pi­ten una y otra vez los lí­de­res eu­ro­peos. Reino Uni­do de­ci­dió el pa­sa­do 23J aban­do­nar el club eu­ro­peo tras 43 años de per­ma­nen­cia. Lon­dres di­ce adiós a la UE, a sus 27 so­cios y un mer­ca­do co­mún que hi­zo las de­li­cias de su eco­no­mía. A su es­pal­da deja un Con­ti­nen­te frag­men­ta­do y anémi­co.

LO QUE EL REINO UNI­DO LLE­GÓ A SER

Na­da me­nos que la se­gun­da po­ten­cia y pri­mer mer­ca­do fi­nan­cie­ro de la UE. Un país de 63 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que fue mar­can­do el pulso de la aper­tu­ra y li­be­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca del eu­ro­club. El cre­ci­mien­to de su PIB du­ran­te la cri­sis aguan­tó me­jor que el de sus ve­ci­nos con­ti­nen­ta­les. Lon­dres no ha es­ta­do su­je­ta al yu­go «aus­te­ro» de Bru­se­las, pe­ro hoy su cre­ci­mien­to to­da­vía ren­quea en el 2,3 % y des­ace­le­ra­rá hasta el 1,8 % a fi­na­les de año arras­tra­do por el frío que des­pren­den los mo­to­res de la eu­ro­zo­na. Man­tie­ne un dé­fi­cit pú­bli­co al­to (-4,4 %) y una deu­da que al­can­za­rá su má­xi­mo es­te año (89,7 %). Su sal­do co­mer­cial es de­sigual. El gran mer­ca­der in­su­lar de la UE acu­mu­la un dé­fi­cit del 6,9 %, prin­ci­pal­men­te con Ale­ma­nia, su prin­ci­pal pro­vee­dor (15 % de las im­por­ta­cio­nes), Paí­ses Ba­jos (7,5 %) y Fran­cia (6,1 %). ¿A dón­de ex­por­ta Reino Uni­do? Ca­si el 50 % del to­tal a la UE, con Ale­ma­nia (10 %) y Fran­cia (5,8 %) a la ca­be­za. Con el bre­xit, la UE pier­de al se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial de ser­vi­cios co­mer­cia­les.

ALE­MA­NIA

No es po­si­ble ima­gi­nar el fu­tu­ro de la UE sin el co­ra­zón que bom­bea y en­gra­sa la ma­qui­na­ria: Ale­ma­nia. Pa­ra bien y pa­ra mal, Ber­lín tie­ne las rien­das de la eco­no­mía eu­ro­pea. Su pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) al­can­za los 3.025.900 bi­llo­nes de eu­ros. Si­gue sien­do la prin­ci­pal po­ten­cia del eu­ro, pe­ro su­fre un es­tan­ca­mien­to del cre­ci­mien­to des­de el ini­cio de la cri­sis fi­nan­cie­ra. El PIB no aca­ba de le­van­tar el vue­lo y se ha des­in­fla­do hasta el 1,6 % pa­ra es­te año y el 2017. Po­co ayu­da la po­lí­ti­ca de con­ten­ción pre­su­pues­ta­ria del Go­bierno de An­ge­la Mer­kel, que si bien ha me­ti­do en cin­tu­ra el dé­fi­cit (las cuen­tas pú­bli­cas tie­nen un su­pe­rá­vit del 0,7 %), la fal­ta de in­ver­sión es­ta­tal es­tá da­ñan­do la re­cu­pe­ra­ción de sus ve­ci­nos y mi­nan­do el po­ten­cial de su pro­pia eco­no­mía, es­co­ra­da úni­ca­men­te ha­cia el mer­ca­do ex­te­rior (86 % de su PIB). La ba­lan­za co­mer­cial ger­ma­na acu­mu­la un su­pe­rá­vit mons­truo­so del 8,8 % y en­ca­de­na cin­co años se­gui­dos por en­ci­ma del 6 % del te­cho re­co­men­da­do por Bru­se­las. ¿A dón­de van a pa­rar sus bie­nes y ser­vi­cios? El 60 % a la UE. Fran­cia (8,9 %), Reino Uni­do (7 %) y Paí­ses Ba­jos (6,4 %). ¿A quién com­pra? El 66 % de las im­por­ta­cio­nes pro­ce­den del mer­ca­do in­te­rior eu­ro­peo don­de Paí­ses Ba­jos (9,6 %), Fran­cia (7,3 %) e Italia (5,3 %) son sus prin­ci­pa­les so­cios. Un apa­gón ger­mano arras­tra­ría con­si­go a to­dos es­tos paí­ses.

FRAN­CIA

Dos pa­la­bras de­fi­nen el es­ta­do de la eco­no­mía ga­la: «Emer­gen­cia eco­nó­mi­ca». Lo anun­ció el pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Ho­llan­de, el pa­sa­do mes de enero. La se­gun­da po­ten­cia del eu­ro y ter­ce­ra de la UE vi­ve de las ren­tas. Las ca­lles ar­den por el pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral que pro­po­ne el Go­bierno so­cia­lis­ta pa­ra sa­car al país de la anemia y el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co que arras­tra el país por la pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad en las úl­ti­mas dos dé­ca­das. El PIB ape­nas al­can­za el 1,2 %, un por­cen­ta­je in­su­fi­cien­te pa­ra re­ba­jar una ci­fra de des­em­pleo (10,4 %) que du­pli­ca la ale­ma­na. El dé­fi­cit si­gue sin bri­das en el 3,5 % y no ba­ja­rá del ob­je­ti­vo del 3 % hasta el 2018. Pa­rís pi­de cle­men­cia y más tiem­po a Bru­se­las. El pe­so de las ex­por­ta­cio­nes ga­las bajan al 60 % de su PIB. La ba­lan­za co­mer­cial fran­ce­sa acu­mu­la es­te año un nue­vo dé­fi­cit del 1,5 %. El va­lor aña­di­do de sus ex­por­ta­cio­nes es más es­tre­cho que el de su ve­cino ale­mán. A pe­sar de ello, a Fran­cia le in­tere­sa se­guir en la UE, su prin­ci­pal mer­ca­do, in­clu­so si los peo­res pro­nós­ti­cos se cum­plen y la ul­tra­de­re­cha eu­roes­cép­ti­ca li­de­ra­da por Ma­ri­ne Le Pen ga­na las pre­si­den­cia­les del 2017. ¿Por qué? La ra­zón es sen­ci­lla. La ma­yor par­te de sus ex­por­ta­cio­nes tie­nen co­mo des­tino la UE. Ale­ma­nia (16,6 %), Bélgica (7,3 %), Italia (7,2 %), Es­pa­ña (7,1 %) y Reino Uni­do (7,1 %). ¿Quien es su prin­ci­pal su­mi­nis­tra­dor? No ca­be du­da: Ale­ma­nia (17,1 %). Pa­rís sa­be que la so­lu­ción no pa­sa por em­pren­der el éxo­do, co­mo sus ve­ci­nos bri­tá­ni­cos, sino por re­for­mar y equi­li­brar la UE a un rit­mo ade­cua­do. De lo con­tra­rio, el país se­gui­rá in­mer­so en una es­pi­ral de re­cor­tes y au­men­to de la deu­da que al­can­za­rá en el 2017 su má­xi­mo del 97 % del PIB.

ITALIA

El bre­xit con­ver­ti­rá a la eco­no­mía ita­lia­na en la ter­ce­ra po­ten­cia de la UE, a pe­sar de sus de­cep­cio­nan­tes re­gis­tros. El cre­ci­mien­to no lo­gra re­mon­tar el vue­lo (0,8 %), as­fi­xia­do por una deu­da te­rro­rí­fi­ca que al­can­za­rá es­te año te­cho (132,7 % del PIB). El des­em­pleo al­can­za los dos dí­gi­tos, pe­ro a di­fe­ren­cia de la eco­no­mía ga­la, los ita­lia­nos man­tie­nen un sal­do co­mer­cial po­si­ti­vo del 2,2 %. Den­tro de la UE, sus prin­ci­pa­les clien­tes son Ale­ma­nia (12,6 %), Fran­cia (10,5 %) y Reino Uni­do (5,2 %). De nue­vo el ve­cino ger­mano en­ca­be­za la lis­ta de pro­vee­do­res (15,2 %). Los pro­ble­mas vie­nen por el flan­co fi­nan­cie­ro. El sec­tor ban­ca­rio es­tá en­la cuer­da flo­ja y el pri­mer mi­nis­tro, Mat­teo Ren­zi, ne­ce­si­ta in­yec­tar 40.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sa­near el sis­te­ma. Có­mo ha­cer­lo sin que Bru­se­las le im­pon­ga con­di­cio­nes es otra his­to­ria. El bre­xit ha su­pues­to una opor­tu­ni­dad pa­ra reivin­di­car la fle­xi­bi­li­dad del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad ante Ber­lín, don­de quie­ren en­te­rrar­la.

ES­PA­ÑA

La quin­ta eco­no­mía de la UE de­jó atrás los años de re­ce­sión eco­nó­mi­ca y aho­ra vuelve a cre­cer. Lo ha­ce por en­ci­ma de la me­dia de la Unión, a un 3,2 %. Sin em­bar­go, la len­ta re­cu­pe­ra­ción mues­tra sín­to­mas de fa­ti­ga, víc­ti­ma co­la­te­ral de fal­ta de es­tí­mu­los fis­ca­les de los gi­gan­tes ex­por­ta­do­res y la anemia eco­nó­mi­ca de sus prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les de la UE. Es­te año el PIB se ra­len­ti­za­rá hasta el 2,6 % en un en­torno n ada fa­vo­ra­ble. Al pró­xi­mo Go­bierno es­pa­ñol le que­da por de­lan­te una du­ra sen­da de ajus­tes de hasta 8.000 mi­llo­nes de eu­ros en dos años pa­ra si­tuar el dé­fi­cit por de­ba­jo del 3 %. Es­te año se da por he­cho que no ba­ja­rá del 3,6 %. La deu­da al­can­za­rá su pi­co del 100,2 % y con esa lo­sa, re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­do po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas que apo­yen la crea­ción de em­pleo. El pa­ro se si­tua­rá en el 20 % al cie­rre del 2016. ¿Qué hay de los be­ne­fi­cios co­mer­cia­les? Es­pa­ña se apo­yó en la ex­por­ta­ción y la pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral pa­ra sa­lir de la cri­sis. La ba­lan­za co­mer­cial re­gis­tra un su­pe­rá­vit del 1,4 %, pe­ro el cre­ci­mien­to ex­por­ta­dor se ra­len­ti­za. El mer­ca­do in­te­rior eu­ro­peo es el te­rreno don­de me­jor se mue­ve Es­pa­ña. Su prin­ci­pal clien­te es Fran­cia (15,7 %), se­gui­da de Ale­ma­nia (10,4 %). Y, ¿sus pro­vee­do­res? No hay sor­pre­sas. Ale­ma­nia (12,1 % de las im­por­ta­cio­nes) y Fran­cia (11 %).

¿CÓ­MO CON­TRI­BU­YEN A LOS FON­DOS EU­RO­PEOS?

Las ven­ta­jas de te­ner un mer­ca­do co­mún eu­ro­peo con li­bre cir­cu­la­ción tam­bién tie­ne un cos­te pa­ra los prin­ci­pa­les mo­to­res ex­por­ta­do­res de la UE: 135.000 mi­llo­nes de eu­ros. Es la ci­fra que al­can­za el pre­su­pues­to anual eu­ro­peo del que se ali­men­tan el res­to de so­cios pa­ra con­ver­ger con las eco­no­mías más desa­rro­lla­das. Hay on­ce paí­ses que apor­tan más a la hu­cha eu­ro­pea de lo que re­ci­ben de ella (Lu­xem­bur­go, Italia, Finlandia, Aus­tria, Fran­cia, Bélgica, Paí­ses Ba­jos, Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Di­na­mar­ca y Sue­cia). La sa­li­da de cual­quie­ra de ellos pue­de vol­ver a tam­ba­lear unas cuen­tas de por sí es­tre­chas. El por­ta­zo del Reino Uni­do, si se pro­du­ce, de­ja­rá un agu­je­ro im­por­tan­te en las ar­cas (unos 8.642 mi­llo­nes de eu­ros ne­tos anua­les). Por el mo­men­to, Bru­se­las con­si­de­ra a los bri­tá­ni­cos ciu­da­da­nos de la UE «con to­dos sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes», así que ten­drán que arri­mar el hom­bro: «Los re­sul­ta­dos del re­fe­ren­do no han te­ni­do im­pac­to en el bo­rra­dor pre­su­pues­ta­rio del 2017«, ase­gu­ran.

Cuan­do Lon­dres cer­ti­fi­que el di­vor­cio y aban­do­ne el bar­co, el es­fuer­zo pa­ra cu­brir su va­cío pre­su­pues­ta­rio de­be­rá re­par­tir­se en­tre los 27. Pa­ra re­equi­li­brar la fac­tu­ra, Ale­ma­nia, ca­be­za de lis­ta de pa­ga­do­res ne­tos (13.825 mi­llo­nes de eu­ros), de­be­rá au­men­tar su es­fuer­zo un 8,23 % (2.503 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les). Fran­cia, que hoy pone so­bre la me­sa 8.446 mi­llo­nes, ras­ca­rá de sus bol­si­llos 1.871 mi­llo­nes de eu­ros más. Italia po­dría abo­nar 1.384 mi­llo­nes adi­cio­na­les de los 3.790 ne­tos que in­yec­ta ca­da año. Paí­ses Ba­jos, uno de los so­cios que más pre­sio­na pa­ra re­cor­tar los pre­su­pues­tos, ve­ría la fac­tu­ra au­men­ta­da de 2.675 mi­llo­nes de eu­ros a 3.210. Con el Reino Uni­do fuera de jue­go, cual­quier nue­vo di­vor­cio obli­ga­ría a re­plan­tear el ac­tual sis­te­ma de fi­nan­cia­ción de la UE.

| REUTERS | FRANCOIS LE­NOIR

Jean Clau­de Junc­ker acom­pa­ña a Da­vid Ca­me­ron en la úl­ti­ma cum­bre de la UE del pa­sa­do mar­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.