LLE­GAN LOS «BOTS», LOS ASIS­TEN­TES QUE IMI­TAN A LAS PER­SO­NAS EN LA RED

Tres mi­llo­nes de usua­rios de Twit­ter no son hu­ma­nos. Son ro­bots, ha­bi­tua­les tam­bién en ser­vi­cios de men­sa­je­ría, pro­gra­ma­dos pa­ra ha­cer ta­reas au­to­má­ti­cas. Han ve­ni­do pa­ra que­dar­se

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Es­tos asis­ten­tes pue­den man­te­ner con­ver­sa­cio­nes, acla­rar du­das o pres­tar al­gún ti­po de ser­vi­cio

El 1 % de los usua­rios de Twit­ter son ro­bots. Pa­re­ce un por­cen­ta­je mí­ni­mo, pe­ro su­po­ne que de los 310 mi­llo­nes de afi­lia­dos a la red del pá­ja­ro azul, más de tres mi­llo­nes son má­qui­nas. Se lla­man bots. Han si­do con­ce­bi­dos pa­ra rea­li­zar ta­reas au­to­má­ti­cas e imi­tar los com­por­ta­mien­tos de las per­so­nas. Pre­sen­tes tam­bién en la web, don­de ge­ne­ran más de la mi­tad del trá­fi­co, es­tas má­qui­nas es­tán cam­bian­do po­co a po­co la ma­ne­ra en la que in­ter­ac­tua­mos con la tec­no­lo­gía, a años luz ya de co­mo lo ha­cía­mos ha­ce so­lo un par de años.

Al prin­ci­pio se na­ve­ga­ba por la Red sal­tan­do de una ven­ta­na a otra, a la ca­za de lo útil y lo in­tere­san­te. Te­clear en la ba­rra de na­ve­ga­ción y en la ca­ja de bús­que­das era el pan de ca­da día. No ha­bía ata­jos. Cuan­do los te­lé­fo­nos se me­ta­mor­fo­sea­ron en ma­ne­ja­bles or­de­na­do­res de bol­si­llo y apa­re­cie­ron las ta­ble­tas, el na­ve­ga­dor de­jó de ser pri­me­ra op­ción. Se hi­zo a un la­do y de­jó pa­so a las apli­ca­cio­nes, que aba­rro­ta­ron la me­mo­ria de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les pa­ra ha­cer­le al usua­rio la vi­da más fá­cil. Que uno que­ría char­lar con ami­gos: pul­gar a la

app del ser­vi­cio de men­sa­je­ría. ¿Con­sul­tar el tiem­po? A la de la in­for­ma­ción me­teo­ro­ló­gi­ca. Re­pa­sar mo­vi­mien­tos en su cuen­ta co­rrien­te: a la del ban­co. Y así hasta el in­fi­ni­to, ca­mino de la sim­pli­fi­ca­ción. El si­guien­te pa­so per­si­gue re­du­cir (to­da­vía más) es­fuer­zos. Evi­tar ro­deos por op­cio­nes y me­nús. Sin­te­ti­zar­lo to­do en pro­gra­mas in­for­má­ti­cos ca­pa­ces de ha­cer prác­ti­ca­men­te de to­do, sin ne­ce­si­dad de ins­ta­lar na­da ni apren­der los par­ti­cu­la­res fun­cio­na­mien­tos de ca­da uno de ellos.

Hay to­do ti­po de bots. Y los que ven­drán. En una fa­se to­da­vía em­brio­na­ria de la que se­rá su era, es­tos in­te­li­gen­tí­si­mos asis­ten­tes pue­den des­de sos­te­ner con­ver­sa­cio­nes con in­ter­nau­tas

(chats bots)

pa­ra acla­rar sus du­das o pres­tar al­gún ti­po de ser­vi­cio —co­mo por ejem­plo, ges­tio­nar un bi­lle­te de avión o ano­tar un pe­di­do de co­mi­da rá­pi­da— hasta po­ner­se a la co­la de ven­ta de en­tra­das en In­ter­net co­mo si fue­sen un in­di­vi­duo más —de ahí lo de que los tic­kets se aca­ben siem­pre a los dos mi­nu­tos—, ha­cer­se pa­sar por ju­ga­do­res en vi­deo­jue­gos en lí­nea o tui­tear. Son, en de­fi­ni­ti­va, he­rra­mien­tas pro­gra­ma­das pa­ra eje­cu­tar de ma­ne­ra au­tó­no­ma de­ter­mi­na­das ins­truc­cio­nes. De mo­men­to, dos son los es­ce­na­rios que no de­ben per­der­se de vis­ta: los ser­vi­cios de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea y las re­des so­cia­les. Su cla­ve: la con­ver­sa­ción. En los pri­me­ros fun­cio­nan co­mo pe­que­ñas apli­ca­cio­nes den­tro del pro­gra­ma que per­mi­ten ha­cer múl­ti­ples ta­reas sin ne­ce­si­dad de sa­lir de él. Te­le­gram es el más apli­ca­do. Des­de ha­ce un año, el chat cuen­ta con usua­rios que son en reali­dad pro­gra­mas in­for­má­ti­cos. A tra­vés de ellos, es po­si­ble, por ejem­plo, con­fi­gu­rar men­sa­jes au­to­ma­ti­za­dos pa­ra re­ci­bir las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas a de­ter­mi­na­das horas del días. O los estrenos de Net­flix, con una fi­cha re­su­men e in­clu­so la ca­li­fi­ca­ción de IMDb. O no­ti­cias de me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

En el caso de las re­des, el gran pro­ble­ma es que al­gu­nos bots se pa­re­cen pe­li­gro­sa­men­te a usua­rios reales. Mi­cro­soft ex­pe­ri­men­tó el pa­sa­do mar­zo con uno de ellos, es­pe­cial­men­te desa­rro­lla­do, que tras man­te­ner va­rias con­ver­sa­cio­nes con otros usua­rios de la pla­ta­for­ma, aca­bó imi­tan­do sus com­por­ta­mien­tos y lan­zan­do men­sa­jes ofen­si­vos y ra­cis­tas. Sí, los hay real­men­te prác­ti­cos y cu­rio­sos —co­mo el ca­paz de crear a ve­lo­ci­dad de ra­yo una lis­ta de Spo­tify con so­lo tui­tear el nom­bre de un ar­tis­ta o el que te in­for­ma de los pre­cios de la ga­so­li­na—, pe­ro en un mo­men­to en el que cual­quie­ra sa­ca los col­mi­llos por un po­co de in­fluen­cia es el mal uso de es­tas he­rra­mien­tas el que se lle­va toda la aten­ción.

Pro­li­fe­ran cuen­tas au­to­má­ti­cas que en lu­gar de ha­cer de Twit­ter un lu­gar me­jor con­tri­bu­yen a ge­ne­rar una reali­dad que no exis­te: cien­tos de usua­rios fal­sos tui­tean en ma­sa no­ti­cias de por­ta­les so­lo pa­ra me­jo­rar el po­si­cio­na­mien­to

web del me­dio del que se ha­cen eco; per­fi­les ama­ña­dos co­men­tan so­bre el bre­xit, las elec­cio­nes o par­ti­dos po­lí­ti­cos, co­la­bo­ran­do a ge­ne­rar una ima­gen dis­tor­sio­na­da de de­ter­mi­na­dos te­mas, muy le­jos de la reali­dad. Y lue­go, al apa­gar el te­lé­fono, el cu­bo de agua fría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.