Gran Bre­ta­ña se aso­ma a un re­ajus­te tu­rís­ti­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Par­tien­do de la ba­se de que no hay na­da es­cri­to so­bre las con­se­cuen­cias del bre­xit por­que es la pri­me­ra vez en la his­to­ria que su­ce­de al­go así, hasta aho­ra las es­pe­cu­la­cio­nes se han cen­tra­do en as­pec­tos ma­yo­res: al ni­vel po­lí­ti­co (in­terno y ex­terno) y al ni­vel ma­cro­eco­nó­mi­co se re­fie­ren la ma­yo­ría de los mi­les de ar­tícu­los e in­for­ma­cio­nes. El tu­ris­mo ha que­da­do re­le­ga­do a un se­gun­do plano y su­fri­rá las con­se­cuen­cias de las me­di­das que se adop­ten (ve­lo­ci­dad de sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea, cambio in­ter­ban­ca­rio de la li­bra, etc.).

El pe­rió­di­co The In­de­pen­dent llamaba la aten­ción el pa­sa­do 5 de ju­nio so­bre el he­cho de que el tu­ris­mo re­pre­sen­ta en el Reino Uni­do el 9 % del PIB y que da tra­ba­jo a tres mi­llo­nes de per­so­nas, «de ma­ne­ra que los efec­tos de un bre­xit en el sec­tor in- terno son mu­cho más im­por­tan­tes que el me­ro es­tar de va­ca­cio­nes».

Ade­más, y se­gún De­loit­te, el 63 % de los vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les pro­ce­de hasta el mo­men­to de la Unión Eu­ro­pea. «En tér­mi­nos de gas­to anual, los mer­ca­dos más im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros son «los cua­tro grandes (Ale­ma­nia, Fran­cia, Es­pa­ña e Italia), Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia, Ir­lan­da y Ho­lan­da», se­gún da­tos de esa con­sul­to­ra. El que pa­ra los par­ti­da­rios del bre­xit es el pun­to fuer­te con­sis­te en que la gran ma­yor par­te de los via­je­ros son los pro­pios bri­tá­ni­cos en su pro­pio país, par­tien­do aque­llos de la ba­se —erró­nea a to­das lu­ces— de que una sa­li­da de la UE per­mi­ti­rá man­te­ner o in­clu­so au­men­tar el ni­vel de vi­da y de gas­to in­terno.

The In­de­pen­dent ha­cía no­tar que una sa­li­da del club de Bru­se­las iba a afec­tar tan­to a la ma­ne­ra en có­mo los bri­tá­ni­cos de­ci­den sus va­ca­cio­nes co­mo en el nú­me­ro (pre­vi­si­ble­men­te en des­cen­so) de vi­si­tan­tes fo­rá­neos.

The Guar­dian, por su par­te, no ocul­ta­ba su preo­cu­pa­ción al día si­guien­te de la vo­ta­ción, y ba­jo el tí­tu­lo «¿Se­rán mis va­ca­cio­nes de ve­rano más ca­ras?», pu­bli­có un reportaje que co­men­za­ba con la caí­da de la li­bra com­pa­rán­do­la con la si­tua­ción opues­ta de do­ce me­ses antes. Es de­cir, «una familia que el año pa­sa­do se fue de va­ca­cio­nes con 500 li­bras hoy tie­ne que dis­po­ner de al­re­de­dor de 65 li­bras más». O sea, un en­ca­re­ci­mien­to del 13 %, aun­que, co­mo es ló­gi­co, pa­ra un es­pa­ñol ir aho­ra a Gran Bre­ta­ña le re­sul­ta más ba­ra­to.

Ma­la noticia pa­ra Ga­li­cia y ma­la noticia pa­ra Es­pa­ña, por lo tan­to. In­clu­so grandes del sec­tor co­mo Tho­mas Cook li­mi­tó drás­ti­ca­men­te la can­ti­dad de eu­ros que cam­bia a sus clien­tes en vis­ta del pá­ni­co que se desató por per­so­nas que ya te­nían con­cer­ta­das sus va­ca­cio­nes.

Y a ello hay que aña­dir que las com­pa­ñías Ibe­ria y Vue­ling tie­nen una de­pen­den­cia di­rec­ta de Bri­tish Air­ways, otro ca­pí­tu­lo abier­to: una subida de las ta­sas aé­reas en Lon­dres o New­castle, por ejem­plo, re­per­cu­ti­rá en la es­truc­tu­ra de cos­tes y en las ta­ri­fas. Sin des­car­tar que el sec­tor es­pa­ñol den­tro de la em­pre­sa —que sin du­da des­de el día 23 se sien­te más in­có­mo­do— pre­pa­re al­gún ti­po de mo­vi­mien­to de blin­da­je.

|EFE

Tu­rís­tas bri­tá­ni­cos dis­fru­tan de sus va­ca­cio­nes en la cos­ta me­di­te­rrá­nea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.