UE: SO­CIOS Y RI­VA­LES POR EL CON­TROL TRI­BU­TA­RIO

REINO UNI­DO NO SO­LO HA DI­CHO «NO» A EU­RO­PA SINO QUE LE HA­RÁ COM­PE­TEN­CIA CON LA RE­BA­JA DEL IM­PUES­TO DE SO­CIE­DA­DES. EN REALI­DAD, TO­DOS LOS SO­CIOS RI­VA­LI­ZAN EN­TRE SÍ PA­RA ATRAER A GRAN­DES EM­PRE­SAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

So­cios y ad­ver­sa­rios pa­ra ha­cer­se con gran­des em­pre­sas y mul­ti­na­cio­na­les que tri­bu­ten en ar­cas pro­pias

De en­tre to­das las se­ña­les de alar­ma que se en­cen­die­ron tras el «no» de los bri­tá­ni­cos a per­ma­ne­cer en la Unión Eu­ro­pea, so­lo hay una que ha for­za­do la in­ter­ven­ción del Go­bierno del pre­mier Da­vid Ca­me­ron, es­con­di­do tras una cor­ti­na de hu­mo des­de el triun­fo del bre­xit. Su gran te­mor la­te al mis­mo rit­mo que la eco­no­mía del Reino Uni­do, y es­ta se tam­ba­lea an­te la pers­pec­ti­va de que las com­pa­ñías den el pis­to­le­ta­zo de salida al éxo­do em­pre­sa­rial ma­si­vo ha­cia pa­ra­jes fis­cal­men­te más ama­bles, con­for­ta­bles y atrac­ti­vos. Al­gu­nos de ellos em­pla­za­dos en te­rri­to­rios tan in­hós­pi­tos co­mo la ver­de Ir­lan­da.

Pa­ra con­te­ner las de­ser­cio­nes en ca­de­na y re­for­zar las ba­se de su eco­no­mía «muy com­pe­ti­ti­va», el mi­nis­tro de Fi­nan­zas bri­tá­ni­co, Geor­ge Os­bor­ne, anun­ció es­ta se­ma­na su in­ten­ción de re­ba­jar el im­pues­to de so­cie­da­des del 20 % ac­tual al 15 % y ha­cer­lo de for­ma in­me­dia­ta, cuan­do el ca­len­da­rio fi­ja­ba un re­cor­te de tres pun­tos pa­ra el año 2020.

La no­ti­cia no tar­dó en lle­gar a la otra ori­lla del Ca­nal de la Man­cha. El Go­bierno ga­lo la­men­tó la inopor­tu­na me­di­da. El mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán, Wolf­gang Schäu­ble, ad­vir­tió de que no se­gui­rán el jue­go a Londres: «No te­ne­mos la in­ten­ción de ini­ciar una ca­rre­ra por ver quién los tie­ne más ba­jos (los ti­pos de im­po­si­ción)». Pe­ro lo cier­to es que Eu­ro­pa lle­va dé­ca­das in­mer­sa en una gue­rra fis­cal so­te­rra­da por ver quién atrae a más em­pre­sas a su te­rri­to­rio ofre­cien­do man­ga an­cha a la ho­ra de tri­bu­tar por los be­ne­fi­cios. El bre­xit pue­de agra­var las es­ca­be­chi­nas en­tre paí­ses miem­bros que com­pi­ten con su­cu­len­tas re­ba­jas fis­ca­les pa­ra atraer el ca­pi­tal. ¿Quién va ga­nan­do la par­ti­da? ¿En qué te­rri­to­rio se sien­ten las com­pa­ñías más có­mo­das?

LA UE, UN PA­RAÍ­SO

A pe­sar de la re­tó­ri­ca de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, ba­sa­da en la fé­rrea de­fen­sa de la «jus­ti­cia so­cial y equi­dad», lo cier­to es que las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que el caso del Reino Uni­do no es úni­co y que las gran­des mul­ti­na­cio­na­les es­co­gen a me­nu­do paí­ses de la UE pa­ra elu­dir sus res­pon­sa­bi­li­da­des con las ha­cien­das na­cio­na­les de los paí­ses más es­tric­tos y re­ba­jar las car­gas tri­bu­ta­rias so­bre los be­ne­fi­cios ge­ne­ra­dos en esos te­rri­to­rios. Se­gún da­tos de la con­sul­to­ra KPMG, los cam­peo­nes de la com­pe­ten­cia des­leal son Bul­ga­ria (10 %,), Chi­pre (12,5 %) e Ir­lan­da (12,5 %). El mi­nis­tro de Fi­nan­zas ir­lan­dés, Mi­chael Noo­nan, ad­vir­tió en múl­ti­ples oca­sio­nes a sus com­pa­ñe­ros que «esa ta­sa nun­ca ha es­ta­do ni es­ta­rá en dis­cu­sión».

Du­blín jue­ga ade­más con un es­que­ma fis­cal muy agre­si­vo, el «do­ble ir­lan­dés», que per­mi­te a las em­pre­sas sal­var ca­si to­dos sus be­ne­fi­cios sin te­ner que pa­sar por ca­ja. So­lo tie­nen que crear dos em­pre­sas, una en Ir­lan­da y otra en un pa­raí­so fis­cal. Es­ta úl­ti­ma se en­car­ga de ad­qui­rir los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual a la em­pre­sa ma­triz ubi­ca­da en cual­quier país de Eu­ro­pa y la ir­lan­de­sa de di­ri­gir las ope­ra­cio­nes de ven­ta lo que la con­vier­te en pres­ta­do­ra de ser­vi­cios. To­dos los in­gre­sos aca­ban en sus ma­nos aun­que en reali­dad se ha­yan ge­ne­ra­do en Es­pa­ña o Fran­cia.

Pe­ro te­ner un im­pues­to de so­cie­da­des ba­jo co­mo el que pro­po­ne el Reino Uni­do no sig­ni­fi­ca que se va­ya a re­cau­dar más que otros paí­ses ve­ci­nos con el im­pues­to más al­to. Pa­ra eso es­tá la in­ge­nie­ría fis­cal, una tác­ti­ca en la que al­gu­nas ha­cien­das, co­mo la ho­lan­de­sa y la lu­xem­bur­gue­sa, son ex­per­tas. Paí­ses Ba­jos man­tie­ne el im­pues­to a las cor­po­ra­cio­nes en el 25 %, pe­ro la ma­gia fis­cal, tam­bién de­no­mi­na­da «sand­wich ho­lan­dés», ofre­ce to­da una se­rie de bo­ni­fi­ca­cio­nes a las em­pre­sas, re­du­cien­do la car­ga has­ta ni­ve­les ri­dícu­los de en­tre el 1 y el 3 %. Lo mis­mo ocu­rre con el Gran Du­ca­do. El país del que fue pri­mer mi­nis­tro el ac­tual pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, tie­ne un im­pues­to de so­cie­da­des más al­to (29,22 %) que el de ve­ci­nos co­mo Es­pa­ña (25 %), sin em­bar­go las em­pre­sas pre­fie­ren acu­dir a sus bra­zos. ¿Por qué? La ra­zón la des­ve­ló el Con­sor­cio In­ter­na­cio­nal de Pe­rio­dis­tas de In­ves­ti­ga­ción en no­viem­bre del 2014: Lle­va una dé­ca­da ofre­cien­do tri­bu­ta­ción a la car­ta a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les co­mo Ama­zon, Ap­ple, Ikea o Vo­da­fo­ne, lo que se co­no­ce co­mo tax ru­lings. Hay otra fór­mu­la pa­ra lla­mar a es­te ti­po de es­tra­te­gia: Dum­ping fis­cal. Una prác­ti­ca de des­leal­tad po­lí­ti­ca que per­ju­di­ca al res­to de eu­ro­peos. To­do lo que Lu­xem­bur­go aho­rra a las mul­ti­na­cio­na­les se tra­du­ce en re­cor­tes en otros so­cios a los que se les pri­va de la re­cau­da­ción le­gí­ti­ma de tri­bu­tos.

Así pues, no exis­te co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre un im­pues­to de so­cie­da­des ba­jo y la fu­ga de em­pre­sas, a ex­cep­ción de los pa­raí­sos fis­ca­les co­mo las Is­las Cai­mán o la Is­la de Man, don­de el tri­bu­to es inexis­ten­te. Reino Uni­do tra­ta de amor­ti­guar el gol­pe que su­fri­rá su PIB tras el bre­xit, del en­torno del 1,5 % has­ta el 4,5 %, pe­ro no se­rá efec­ti­vo ha­bien­do otras pla­zas más be­ne­fi­cio­sas con ac­ce­so di­rec­to al mer­ca­do in­te­rior.

BRU­SE­LAS EN ALER­TA

La Co­mi­sión Eu­ro­pea si­gue de cer­ca los mo­vi­mien­tos del Go­bierno bri­tá­ni­co. «No me pa­re­ce una bue­na idea. No te­ne­mos que caer en la com­pe­ten­cia fis­cal», ase­gu­ró es­ta se­ma­na el co­mi­sa­rio de Eco­no­mía, Pie­rre Mos­co­vi­ci, ig­no­ran­do las di­fi­cul­ta­des que es­tá te­nien­do el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio pa­ra con­ven­cer a los Es­ta­dos miem­bro de que es ne­ce­sa­rio coope­rar pa­ra evi­tar que las fi­nan­zas pú­bli­cas se de­san­gren. La in­quie­tud no es me­nor. La ma­yor par­te de los paí­ses miem­bro de la UE han re­du­ci­do en los úl­ti­mos diez años el im­pues­to a los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. Ale­ma­nia lo hi­zo pa­san­do del 38,3 % al 29,7 %. Es­pa­ña hi­zo lo su­yo del 35 % al 25 %. Sue­cia lo re­cor­tó del 28 % al 22 % y el pro­pio Reino Uni­do lo fue men­guan­do des­de el 30 % al 20 %. Por no ha­blar de su pe­ñón, Gi­bral­tar, que em­pren­dió una ba­ja­da de im­pues­to me­teó­ri­ca pa­san­do del 35 % a tan so­lo el 10 %. Fran­cia, por su par­te, si­gue in­va­ria­ble, con el ti­po en el 33,3 %. Ita­lia tra­ta de ajus­tar­se a mar­chas for­za­das al rit­mo de sus so­cios y tam­bién ha pa­sa­do la ti­je­ra al im­pues­to em­pre­sa­rial pa­ra ha­cer­lo caer des­de el 37,25 % al 31,4 %. «Las nor­mas ac­tua­les de fis­ca­li­dad de las em­pre­sas ya no se adap­tan al con­tex­to mo­derno. El im­pues­to se ta­sa a ni­vel na­cio­nal, pe­ro el en­torno eco­nó­mi­co se ha con­ver­ti­do en uno más glo­ba­li­za­do», ad­mi­tió la Co­mi­sión Eu­ro­pea al pre­sen­tar su ini­cia­ti­va pa­ra con­ver­ger ha­cia una ba­se im­po­ni­ble co­mún que ga­ran­ti­ce a los so­cios que las em­pre­sas pa­ga­rán don­de les co­rres­pon­de. No se plan­tea, eso sí, ar­mo­ni­zar los ti­pos.

Sea cual sea la de­ci­sión que adop­te el Go­bierno bri­tá­ni­co, Bru­se­las tie­ne cla­ro que la ma­nio­bra no le ser­vi­rá pa­ra des­per­tar el ape­ti­to de las mul­ti­na­cio­na­les tras el bre­xit y hur­ga en la lla­ga al ase­gu­rar que «se­rá una pér­di­da de in­gre­sos con­si­de­ra­ble» pa­ra un país que acu­mu­la un «dé­fi­cit pú­bli­co con­si­de­ra­ble».

| EFE | STEP­HA­NIE LECOCQ

La coor­dia­li­dad de los lí­de­res no im­pi­de que los paí­ses miem­bros de la UE, le­jos de po­ner­se de acuer­do en ma­te­ria fis­cal, di­se­ñan sus pro­pias po­lí­ti­cas pa­ra atraer a em­pre­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.