EL PA­PEL DE LOS BAN­COS CEN­TRA­LES EN LA NUE­VA CRI­SIS TRAS EL «BRE­XIT»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XOSÉ CARLOS ARIAS

Los ban­cos cen­tra­les pa­re­cen ser los úni­cos que mues­tran es­tar vi­vos en los mo­men­tos de ma­yor di­fi­cul­tad, a la vis­ta de las úl­ti­mas de­ci­sio­nes adop­ta­das por el Ban­co de In­gla­te­rra tras el bre­xit. El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Xosé Carlos Arias ana­li­za el nue­vo es­ce­na­rio que se mues­tra tras el re­fe­ren­do en el Reino Uni­do.

Trans­cu­rri­das las pri­me­ras se­ma­nas del gol­pe he­la­do que el re­fe­ren­do bri­tá­ni­co pro­pi­nó al pro­yec­to eu­ro­peo, po­cas co­sas se han acla­ra­do so­bre sus po­si­bles con­se­cuen­cias en dis­tin­tos pla­nos. El Reino Uni­do pa­re­ce ha­ber caí­do en una es­pe­cie de caos, con una bue­na par­te de las éli­tes des­con­cer­ta­das y des­mo­ra­li­za­das. No hay du­da de que el sis­te­ma de par­ti­dos del país ha su­fri­do una gran con­vul­sión, te­nien­do abier­tas aho­ra mis­mo to­dos ellos pro­fun­das cri­sis de li­de­raz­go. Por lo que res­pec­ta al cam­po en prin­ci­pio más sen­si­ble a los efec­tos del bre­xit, el de la eco­no­mía, to­do es­tá pen­dien­te de los tér­mi­nos del acuer­do de separación con la UE, pe­ro la im­pro­vi­sa­da tác­ti­ca del Go­bierno bri­tá­ni­co de ga­nar tiem­po y ale­jar el mo­men­to de la ne­go­cia­ción, más que pro­por­cio­nar ven­ta­jas de ca­ra a un fu­tu­ro acuer­do, pu­die­ra ser un nue­vo dis­pa­ro en su pro­pio pie: la con­fian­za de los ac­to­res eco­nó­mi­cos, ya muy mi­na­da, tal vez su­fra nue­vos re­tro­ce­sos an­te la pro­lon­ga­ción de un en­torno con tan­tas in­cóg­ni­tas abier­tas.

De mo­men­to, en to­do caso, la reac­ción de las prin­ci­pa­les va­ria­bles eco­nó­mi­cas del país ha si­do mo­de­ra­da: la libra ha ex­pe­ri­men­ta­do una de­pre­cia­ción sig­ni­fi­ca­ti­va, lo que po­dría agi­tar los pre­cios in­ter­nos, pe­ro las bol­sas se han man­te­ni­do bas­tan­te es­ta­bles. Sin em­bar­go, son lla­ma­ti­vos al­gu­nos mo­vi­mien­tos que se em­pie­zan a pro­du­cir en los mer­ca­dos de ca­pi­tal, so­bre to­do los re­la­cio­na­dos con la pro­pie­dad inmobiliaria, un sec­tor que vuel­ve a es­tar so­me­ti­do a se­rios ries­gos. La sus­pen­sión de va­rias ges­to­ras de fon­dos in­mo­bi­lia­rios en unas po­cas ho­ras qui­zá sea una se­ñal de ma­yo­res con­vul­sio­nes a cor­to pla­zo.

Con un Go­bierno prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­do —el mi­nis­tro del Te­so­ro, Geor­ge Os­bor­ne, so­lo ha si­do ca­paz de pro­po­ner una re­duc­ción de la im­po­si­ción de so­cie­da­des, pa­ra ha­cer fren­te a la muy pro­ba­ble des­lo­ca­li­za­ción de em­pre­sas—, es el Ban­co de In­gla­te­rra quien, una vez más, pa­re­ce es­tar al man­do con to­das las con­se­cuen­cias: ade­más de anun­ciar una ba­ja­da de los ti­pos de in­te­rés al 0 %, su de­ci­sión de re­du­cir por un tiem­po las exi­gen­cias de ca­pi­tal a los ban­cos en 6.800 mi­llo­nes de eu­ros pue­de ser un me­di­da dis­cu­ti­ble, pe­ro pro­ba­ble­men­te con­si­ga su ob­je­ti­vo de ha­cer que no se pa­re el cré­di­to ha­cia los sec­to­res fi­na­les de la eco­no­mía. Se ra­ti­fi­ca así lo que vie­ne sien­do una cons­tan­te des­de ha­ce años: los ban­cos cen­tra­les son los úni­cos or­ga­nis­mos de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que dan mues­tras de es­tar vi­vos y des­pier­tos en los mo­men­tos de ma­yor di­fi­cul­tad. Lo que no de­ja de ser una ano­ma­lía, da­da su con­di­ción de ór­ga­nos no ele­gi­dos (po­dría­mos de­cir, ade­mo­crá­ti­cos).

Si en torno a las con­se­cuen­cias in­me­dia­tas del bre­xit no pa­re­ce ha­ber acuer­do, sí lo hay, en cam­bio, en re­la­ción con sus cau­sas. La gran ma­yo­ría de los aná­li­sis post­elec­to­ra­les con­clu­yen que la apues­ta an­ti­eu­ro­pea ha pa­ga­do el pa­to de un pro­fun­do ma­les­tar cre­cien­te­men­te ins­ta­la­do en aque­lla sociedad. Un ma­les­tar que tie­ne que ver con la de­sigual­dad ram­pan­te y el blo­queo del as­cen­sor so­cial, que vie­nen de los años del that­che­ris­mo, pe­ro no han de­ja­do de ir a más des­de el co­mien­zo de la cri­sis. Lo prue­ba el que la gran con­cen­tra­ción del vo­to a fa­vor del bre­xit se ha­ya lo­ca­li­za­do en dis­tri­tos y ciu­da­des don­de ha des­apa­re­ci­do cual­quier atis­bo de mo­vi­li­dad so­cial. Un pro­ble­ma que en el Reino Uni­do qui­zá ten­ga ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias, pe­ro que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les es co­mún a otros mu­chos paí­ses. Por ello, el sig­ni­fi­ca­do más hon­do de lo que en Gran Bretaña ocu­rrió ha­ce un par de se­ma­nas se­gu­ra­men­te trae con­si­go una ma­la se­ñal: si per­sis­te el em­pe­ño de no com­pen­sar a los per­de­do­res (de la glo­ba­li­za­ción, de la in­te­gra­ción, de la cri­sis), al­go pa­re­ci­do ocu­rri­rá pron­to en otros lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.