LA AC­TI­VI­DAD DEL SEC­TOR AGRA­RIO GA­LLE­GO NO DA PA­RA LAS PEN­SIO­NES

En el vo­lu­mi­no­so Pro­gra­ma de Desen­vol­ve­men­to Ru­ral 20152020, re­cien­te­men­te apro­ba­do, una de sus lí­neas básicas de ac­tua­ción es la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción ru­ral. Es por ello que sor­pren­de la au­sen­cia en es­te do­cu­men­to de una re­fle­xión so­bre las pen

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da Al­bino Pra­da es doc­tor en Eco­no­mía

La ac­tual ac­ti­vi­dad del sec­tor agra­rio ga­lle­go no es ca­paz de com­pen­sar el pa­go de las pen­sio­nes de los que fue­ron tra­ba­ja­do­res del agro. El pro­fe­sor Al­bino Pra­da ana­li­za las ci­fras, có­mo se fi­nan­cia­ban es­tas ren­tas en el 2007 y los cam­bios más sus­tan­cia­les que se han pro­du­ci­do des­de en­ton­ces.

Se­gún la úl­ti­ma in­for­ma­ción des­agre­ga­da dis­po­ni­ble en las Me­mo­rias de nues­tro Con­se­llo Ga­le­go de Re­la­cións La­bo­ráis, en Ga­li­cia con­ta­mos con al­re­de­dor de dos­cien­tos mil per­cep­to­res de pen­sio­nes del ré­gi­men agra­rio de la Se­gu­ri­dad So­cial. Los da­tos son del 2007, año en el que de­ja­ron de con­ta­bi­li­zar­se apar­te y pa­sa­ron a en­glo­bar­se en el ré­gi­men de au­tó­no­mos (que en aquel año eran unos se­ten­ta y seis mil).

Pa­ra ha­cer­nos una idea de la im­por­tan­cia so­cial de es­tos pen­sio­nis­tas de la agra­ria bas­te de­cir que en di­cho año la po­bla­ción ocu­pa­da en la agri­cul­tu­ra y la pesca se si­tua­ba por de­ba­jo de las cien mil per­so­nas, de ma­ne­ra que los pen­sio­nis­tas de nues­tro ru­ral du­pli­ca­ban la po­bla­ción ocu­pa­da en el sec­tor pri­ma­rio y su­po­nían el 16 % del to­tal es­pa­ñol.

De ca­da tres per­so­nas que vi­ven de nues­tro mun­do ru­ral dos son pen­sio­nis­tas. A es­ta im­por­tan­cia so­cial y hu­ma­na de­be aña­dir­se la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca de las ren­tas per­ci­bi­das, y con­su­mi­das, por es­ta po­bla­ción.

En ese mis­mo año la cuan­tía de las pen­sio­nes anua­les per­ci­bi­das —por esos más de dos­cien­tos mil pen­sio­nis­tas— as­cen­día a 1.367 mi­llo­nes de eu­ros se­gún, in­for­ma la Me­mo­ria que es­ta­mos uti­li­zan­do. Si te­ne­mos en cuen­ta que ese mis­mo año la ren­ta agra­ria es­ti­ma­da por el IGE era de 1.427 mi­llo­nes de eu­ros es ob­vio que de lo que es­ta­mos ha­blan­do es de unas trans­fe­ren­cias de ren­ta a la po­bla­ción ru­ral que du­pli­can su ca­pa­ci­dad de gas­to.

Di­cho de otro mo­do: las pen­sio­nes de nues­tros agri­cul­to­res ju­bi­la­dos ca­si igua­lan los in­gre­sos de­ri­va­dos de to­das las pro­duc­cio­nes agra­rias. Si en tér­mi­nos de po­bla­ción de­pen­dien­te ha­bla­mos del do­ble de la que es­tá ocu­pa­da, en tér­mi­nos de ren­tas ha­bla­mos de una im­por­tan­cia se­me­jan­te a la de to­das las ac­ti­vi­da­des del sec­tor agra­rio.

La evo­lu­ción de es­ta po­bla­ción de­pen­dien­te de las pen­sio­nes agra­rias ano­ta una ten­den­cia de­cre­cien­te pues­to que si en el año 1990 eran 271.000 per­so­nas en el año 2007 eran 228.000, con lo que ca­be es­ti­mar que en es­tos mo­men­tos se mue­van al­go por de­ba­jo de las dos­cien­tas mil per­so­nas.

A Coruña y Lu­go su­pe­ra­ban ca­da una en el 2007 las 66.000 per­so­nas, mien­tras Ou­ren­se y Pon­te­ve­dra se si­túan en torno a las 45.000. Esas ci­fras se ha­brán re­du­ci­do en los úl­ti­mos años, pe­ro en cual­quier caso ha­bla­mos de más de cin­cuen­ta mil per­cep­to­res tan­to en Coruña co­mo en Lu­go y de unos cua­ren­ta mil tan­to en Ou­ren­se co­mo en Pon­te­ve­dra.

Sin em­bar­go, el ajus­te en­tre in­gre­sos por co­ti­za­cio­nes del ré­gi­men agra­rio y de las pen­sio­nes per­ci­bi­das por el mis­mo es en ex­tre­mo de­fi­ci­ta­rio. Pa­ra el año 2007, úl­ti­mo año en el que el des­glo­se es di­rec­to, fren­te a aque­llos 1.367 mi­llo­nes de eu­ros pa­ga­dos en pen­sio­nes las cuo­tas in­gre­sa­das por los co­ti­zan­tes agra­rios en Ga­li­cia as­cen­die­ron a 93 mi­llo­nes.

El sub­sis­te­ma agra­rio de la se­gu­ri­dad so­cial en Ga­li­cia ge­ne­ra­ba un dé­fi­cit de 1.274 mi­llo­nes. Re­co­ge­mos en un pri­mer grá­fi­co és­te dé­fi­cit jun­to al del con­jun­to del sis­te­ma y la si­tua­ción del ré­gi­men ge­ne­ral de tra­ba­ja­do­res por cuen­ta aje­na.

En ese año el ré­gi­men ge­ne­ral, de los tra­ba­ja­do­res no agra­rios ga­lle­gos, con­ta­ba con un su­pe­rá­vit de al­go más de tres­cien­tos mi­llo­nes de eu­ros lo que ape­nas per­mi­tía com­pen­sar la cuar­ta par­te del dé­fi­cit del sub­sis­te­ma agra­rio. Lo que quie­re de­cir que pa­ra pa­gar las pen­sio­nes agra­rias se hi­zo ne­ce­sa­ria la con­tri­bu­ción de más de no­ve­cien­tos mi­llo­nes de eu­ros de la ca­ja úni­ca de la Se­gu­ri­dad So­cial del con­jun­to de Es­pa­ña. Sin esa con­tri­bu­ción se­ría im­po­si­ble ha­cer fren­te a nues­tras pen­sio­nes agra­rias.

En el mo­men­to de in­te­grar­se en el ré­gi­men de au­tó­no­mos tres de ca­da cua­tro pen­sio­nis­tas de tal ré­gi­men pro­ce­dían del mun­do agra­rio y el dé­fi­cit del ré­gi­men de au­tó­no­mos (y del con­jun­to del sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial ga­lle­ga) era impu­table en su to­ta­li­dad a es­tos pen­sio­nis­tas.

En un se­gun­do grá­fi­co pre­sen­ta­mos el des­glo­se de los in­gre­sos y pa­gos por pro­vin­cias de nues­tro sub­sis­te­ma agra­rio de la Se­gu­ri­dad So­cial. El dé­fi­cit es ge­ne­ra­li­za­do y muy ele­va­do pro­vo­can­do que el con­jun­to del sis­te­ma de Se­gu­ri­dad So­cial en Ga­li­cia ten­ga un dé­fi­cit de más de mil mi­llo­nes en el 2007, mien­tras que el res­to de sub­sis­te­mas prác­ti­ca­men­te es­ta­rían equi­li­bra­dos en su con­jun­to de no ser por los pen­sio­nis­tas agra­rios.

¿Quie­re es­to de­cir que en la ac­tua­li­dad las co­sas si­gan sien­do así? ¿Qué el ré­gi­men ge­ne­ral si­gue con equi­li­brio fi­nan­cie­ro y com­pen­san­do el dé­fi­cit agra­rio? En au­sen­cia del des­glo­se agra­rio/no agra­rio que per­mi­tían los da­tos del año 2007 pre­sen­ta­mos da­tos ho­mo­gé­neos pa­ra ese año y el más re­cien­te del 2015 en un ter­cer y úl­ti­mo grá­fi­co.

Re­cor­da­mos que la si­tua­ción de par­ti­da es que en Ga­li­cia en el año 2007 las co­ti­za­cio­nes del ré­gi­men ge­ne­ral com­pen­sa­ban en par­te el dé­fi­cit de las pen­sio­nes agra­rias, lo que ha­cía ne­ce­sa­rio el re­cur­so a fon­dos del res­to de Es­pa­ña por unos mil mi­llo­nes (la di­fe­ren­cia en es­te ter­cer grá­fi­co en­tre 5.063 mi­llo­nes de co­ti­za­cio­nes y unos pa­gos por 6.051 mi­llo­nes). En ese año, las pen­sio­nes agra­rias, y so­lo ellas, de­pen­dían de la so­li­da­ri­dad de la ca­ja úni­ca es­pa­ño­la de pen­sio­nes.

A la vis­ta del grá­fi­co, en el año 2015 el des­equi­li­brio ha pa­sa­do de aque­llos mil mi­llo­nes a más de tres mil. Por tres mo­ti­vos. En pri­mer lu­gar por el cre­ci­mien­to en mil mi­llo­nes de los pa­gos en pen­sio­nes, pe­ro, so­bre to­do, por­que fren­te a es­te cre­ci­mien­to (por en­ve­je­ci­mien­to, ma­yor es­pe­ran­za de vi­da y me­jo­ra de la pen­sión me­dia) ni el ré­gi­men ge­ne­ral ni el res­to de los re­gí­me­nes han si­do ca­pa­ces de in­gre­sar en la ca­ja de la Se­gu­ri­dad So­cial más re­cur­sos que en el año 2007. El ré­gi­men ge­ne­ral in­gre­sa hoy qui­nien­tos mi­llo­nes me­nos y el res­to de re­gí­me­nes otros qui­nien­tos mi­llo­nes me­nos. Así se ex­pli­ca que el pre­vi­si­ble in­cre­men­to de los pa­gos ge­ne­re un dé­fi­cit cre­cien­te.

Hoy, a di­fe­ren­cia del 2007, ya no es so­lo el sub­sis­te­ma agra­rio de Ga­li­cia el que de­pen­de de la cohe­sión so­cial del sis­te­ma en el con­jun­to de Es­pa­ña, sino to­das las pen­sio­nes ga­lle­gas. En más de la mi­tad de su cuan­tía. Tan­to de in­gre­sos de otras par­tes de Es­pa­ña co­mo de los ex­ce­den­tes que esos in­gre­sos ha­bían ca­pi­ta­li­za­do en el Fon­do de Re­ser­va.

Las co­sas se han agra­va­do por­que hoy te­ne­mos en Ga­li­cia 85.000 co­ti­zan­tes me­nos al ré­gi­men ge­ne­ral que en el 2007 y 136.000 co­ti­zan­tes me­nos en to­tal. Se­gún nues­tra con­ta­bi­li­dad re­gio­nal, te­ne­mos 186.000 ocu­pa­dos me­nos que en el 2007, pe­ro pro­du­ci­mos ca­si el mis­mo vo­lu­men de ri­que­za (PIB) en tér­mi­nos reales.

Pue­de que un sis­te­ma de Se­gu­ri­dad So­cial ba­sa­do en co­ti­za­cio­nes so­bre el em­pleo ten­ga pro­ble­mas cre­cien­tes de sos­te­ni­bi­li­dad, pe­ro no de­bie­ra te­ner­lo si re­pa­ra­mos en que la ri­que­za pro­du­ci­da es la mis­ma. De es­to nos ocu­pa­re­mos en un pró­xi­mo in­for­me.

De ca­da tres per­so­nas que re­si­den en nues­tro en­torno ru­ral, dos son pen­sio­nis­tas

| MAR­COS MÍGUEZ

Las pen­sio­nes agra­rias du­pli­can las ren­tas del ru­ral ga­lle­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.