LOS CAM­BIOS QUE TRAE EL IM­PUES­TO DE SO­CIE­DA­DES PA­RA LAS EM­PRE­SAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Juan Carlos Ra­mos Sán­chez

La lle­ga­da del mes de ju­lio, y una vez aca­ba­da la cam­pa­ña de ren­ta, da co­mien­zo un mes du­ro pa­ra las eco­no­mías de las em­pre­sas, so­bre to­do la de las py­mes, ya que ade­más de afron­tar el abono de las pa­gas ex­tras de los em­plea­dos y de te­ner que li­qui­dar los im­pues­tos co­rres­pon­dien­tes al se­gun­do tri­mes­tre del año, lle­ga el mo­men­to de pre­sen­tar el im­pues­to de so­cie­da­des. Es­te año, ade­más, afron­ta­mos bas­tan­tes cam­bios, de­ri­va­dos de la en­tra­da en vi­gor de la Ley 27/2014, con­se­cuen­cia de la fa­mo­sa re­for­ma fis­cal. His­tó­ri­ca­men­te, nos en­con­tra­mos con un im­pues­to que ha su­fri­do di­ver­sas trans­for­ma­cio­nes du­ran­te los úl­ti­mos años, con­vir­tién­do­se en un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra el Go­bierno de turno, en su afán de que la re­cau­da­ción aso­cia­da a es­te tri­bu­to no se des­plo­me de­bi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca. De he­cho, mu­chas em­pre­sas han su­fri­do im­por­tan­tes mer­mas en sus cuen­tas de re­sul­ta­dos co­mo con­se­cuen­cia de la re­ce­sión, lo que im­pli­ca la con­si­guien­te re­duc­ción en el be­ne­fi­cio a de­cla­rar y en el im­pues­to a pa­gar. Es­ta si­tua­ción pue­de las­trar la re­cau­da­ción en los pró­xi­mos ejer­ci­cios, ya que aun­que me­jo­ren las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, las so­cie­da­des com­pen­sa­rán las pér­di­das en las que han in­cu­rri­do es­tos años con los fu­tu­ros be­ne­fi­cios. Pa­ra los pro­fa­nos en la ma­te­ria, men­cio­nar bre­ve­men­te, que el im­pues­to de so­cie­da­des se­ría el equi­va­len­te a la de­cla­ra­ción de la ren­ta de las em­pre­sas y anual­men­te gra­va los be­ne­fi­cios de las so­cie­da­des que re­si­den en te­rri­to­rio es­pa­ñol. El pla­zo pa­ra pre­sen­tar el im­pues­to, pa­ra las em­pre­sas cu­yo pe­río­do im­po­si­ti­vo coin­ci­de con el año na­tu­ral, aca­ba el pró­xi­mo 25 de ju­lio. Bre­ve­men­te, es­tos son los prin­ci­pa­les cam­bios a te­ner en cuen­ta en el nue­vo gra­va­men que de­be­mos co­no­cer: —En cuan­to al apar­ta­do de en­ti­da­des obli­ga­das a la pre­sen­ta­ción del im­pues­to, a par­tir del 2016 las so­cie­da­des ci­vi­les con ob­je­to mer­can­til pa­san a ser su­je­tos pa­si­vos del im­pues­to. Con la le­gis­la­ción an­te­rior, los miem­bros de di­chas so­cie­da­des tri­bu­ta­ban a tra­vés del im­pues­to de las per­so­nas fí­si­cas por los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos en fun­ción de su por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción. Es­ta mo­di­fi­ca­ción ha pro­vo­ca­do de he­cho a lo lar­go de es­te año la di­so­lu­ción de so­cie­da­des de es­te ti­po y la trans­for­ma­ción de otras mu­chas en so­cie­da­des li­mi­ta­das, am­pa­ra­das en be­ne­fi­cios fis­ca­les pa­ra ello. Es­tán obli­ga­das a la pre­sen­ta­ción del im­pues­to las en­ti­da­des sin áni­mo de lu­cro (pen­se­mos en fun­da­cio­nes o aso­cia­cio­nes de to­do ti­po que no per­si­guen la ob­ten­ción de un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co) siem­pre que su­peren al­guno de los si­guien­tes lí­mi­tes: —In­gre­sos to­ta­les ma­yo­res de 50.000 eu­ros. —Ob­ten­ción de ren­tas no exen­tas su­pe­rio­res a 2.000 eu­ros. —To­das las ren­tas no exen­tas de­ben es­tar so­me­ti­das a re­ten­ción. —Se crean dos nue­vos ti­pos de re­ser­vas, la de ca­pi­ta­li­za­ción y la de ni­ve­la­ción. La re­ser­va de ca­pi­ta­li­za­ción con­sis­te en la no tri­bu­ta­ción de aque­lla par­te del be­ne­fi­cio que se des­ti­ne a la crea­ción de una re­ser­va in­dis­po­ni­ble crea­da al efec­to. De es­ta for­ma, siem­pre res­pe­tan­do los re­qui­si­tos le- ga­les, po­dre­mos re­du­cir la ba­se im­po­ni­ble en el 10 % del in­cre­men­to de los fon­dos pro­pios de la em­pre­sa. La re­ser­va de ni­ve­la­ción, com­pa­ti­ble con la re­ser­va de ca­pi­ta­li­za­ción y apli­ca­ble por las py­mes, con­sis­te en re­du­cir la ba­se im­po­ni­ble en otro 10 %, mi­no­ran­do la tri­bu­ta­ción de un pe­río­do im­po­si­ti­vo res­pec­to de las ba­ses ne­ga­ti­vas que se va­yan a ge­ne­rar en los 5 años si­guien­tes. —Se su­pri­me el lí­mi­te tem­po­ral de 18 años que exis­tía has­ta aho­ra pa­ra la com­pen­sa­ción de ba­ses im­po­ni­bles ne­ga­ti­vas de ejer­ci­cios an­te­rio­res. No obs­tan­te y pen­san­do en las gran­des em­pre­sas, se es­ta­ble­ce un lí­mi­te a la com­pen­sa­ción del 70 % de la ba­se im­po­ni­ble anual, pe­ro con un mí­ni­mo de un mi­llón de eu­ros. —Se sim­pli­fi­ca el ca­pí­tu­lo de las amor­ti­za­cio­nes, es­ta­ble­cién­do­se una ta­bla úni­ca pa­ra to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des, eli­mi­na­do de es­ta for­ma las ta­blas es­pe­cí­fi­cas que exis­tían has­ta aho­ra de­pen­dien­do de la ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa. Y pa­ra las py­mes se re­de­fi­ne el con­cep­to de «li­ber­tad de amor­ti­za­ción». Po­drán amor­ti­zar­se li­bre­men­te las in­ver­sio­nes cu­yo va­lor uni­ta­rio no su­pere los 300 eu­ros has­ta al­can­zar un lí­mi­te to­tal anual de 25.000 eu­ros. —Se es­ta­ble­cen res­tric­cio­nes a la de­du­ci­bi­li­dad de los gas­tos fi­nan­cie­ros. —Se pro­du­cen cam­bios en el ám­bi­to de las ope­ra­cio­nes vin­cu­la­das. Se exi­gi­rá una do­cu­men­ta­ción sim­pli­fi­ca­da pa­ra las en­ti­da­des que fac­tu­ren me­nos de 45 mi­llo­nes de eu­ros y se re­for­ma la de­fi­ni­ción del con­cep­to so­cio-sociedad, en­ten­dién­do­se que exis­te tal vin­cu­la­ción en­tre las par­tes cuan­do la par­ti­ci­pa­ción del so­cio sea co­mo mí­ni­mo del 25 %. —Tam­bién su­fre va­ria­cio­nes el lí­mi­te pa­ra con­si­de­rar un gas­to no de­du­ci­ble. A par­tir de aho­ra los gas­tos por aten­cio­nes con clien­tes y pro­vee­do­res, tan co­mu­nes en nues­tra fi­lo­so­fía em­pre­sa­rial, no po­drán so­bre­pa­sar el 1 % del im­por­te ne­to de la ci­fra de ne­go­cios. —Los ti­pos de gra­va­men bá­si­cos que­dan de la si­guien­te for­ma: El ti­po ge­ne­ral se­rá del 28 % pa­ra el 2015 y del 25 % pa­ra 2016. Las em­pre­sas de re­du­ci­da di­men­sión tri­bu­ta­rán al 25/28 en el 2015 y al 25 % pa­ra 2016. Las coo­pe­ra­ti­vas fis­cal­men­te pro­te­gi­das tri­bu­ta­rán al 20 % por los re­sul­ta­dos coope­ra­ti­vos. Las en­ti­da­des de nue­va crea­ción tri­bu­ta­rán al 15 % du­ran­te los dos pri­me­ros años en los que ob­ten­gan be­ne­fi­cios, me­di­da que agra­de­ce­rán los nue­vos em­pren­de­do­res, que po­drán res­pi­rar un po­co en los ini­cios de su an­da­du­ra en el mun­do em­pre­sa­rial. —Tam­bién se re­du­cen los ti­pos de re­ten­ción, el 20 % en el 2015 y el 19 % a par­tir del 2016. Co­mo ve­mos son bas­tan­tes los cam­bios en la nor­ma­ti­va que de­be­mos te­ner en cuen­ta a la ho­ra de ela­bo­rar un im­pues­to que si­gue pe­can­do de ex­ce­si­va com­ple­ji­dad en su for­mu­la­ción y que no de­ja de su­frir crí­ti­cas por par­te de las py­mes, que se sien­ten per­ju­di­ca­das con res­pec­to a las gran­des em­pre­sas, be­ne­fi­cia­das con la apli­ca­ción de bo­ni­fi­ca­cio­nes y de­duc­cio­nes, as­pec­to que tam­bién se ha res­trin­gi­do con la nue­va re­dac­ción del im­pues­to, ya que se de­ro­gan en­tre otras las de­duc­cio­nes pa­ra el fo­men­to de las TIC, por in­ver­sio­nes me­dioam­bien­ta­les, por gas­tos de for­ma­ción pro­fe­sio­nal y por rein­ver­sión de be­ne­fi­cios ex­tra­or­di­na­rios. No sa­be­mos co­mo se­rá el tra­ta­mien­to del tri­bu­to en el fu­tu­ro, pe­ro ha­brá que es­tar aten­tos a la evo­lu­ción de la co­yun­tu­ra em­pre­sa­rial y a fac­to­res que van sur­gien­do en una eco­no­mía glo­ba­li­za­da. Se­ría desea­ble una amor­ni­za­ción a ni­vel eu­ro­peo, cues­tión siem­pre de­ba­ti­da, y don­de no es de re­ci­bo que los paí­ses di­se­ñen el ti­po de gra­va­men so­bre be­ne­fi­cios con el ob­je­ti­vo de atraer a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.