CON­SE­CUEN­CIAS DE LA CON­TA­MI­NA­CIÓN ALI­MEN­TA­RIA

Una aler­ta ali­men­ta­ria cau­sa­da por una bac­te­ria pro­vo­ca la re­ti­ra­da de más de 7.000 bo­tes de alu­bias del mer­ca­do La em­pre­sa ya ha em­pla­za­do a de­vol­ver los pro­duc­tos sos­pe­cho­sos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra Ca­bre­ro

El in­gre­so de dos bom­be­ros, que per­ma­ne­cen en es­ta­do gra­ve, por una com­pli­ca­da in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria ha he­cho sal­tar to­das las alar­mas. Se­gún las in­da­ga­cio­nes, los afec­ta­dos ha­brían in­ge­ri­do ali­men­tos con­ta­mi­na­dos por la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, una pe­li­gro­sa sus­tan­cia que pro­vo­ca una en­fer­me­dad co­no­ci­da co­mo bo­tu­lis­mo. La aler­ta sa­ni­ta­ria ha pro­vo­ca­do que se re­ti­ren del mer­ca­do más de 7.000 bo­tes sos­pe­cho­sos de la em­pre­sa Her­ma­nos Cue­vas, y se es­ti­ma que hay otros 489 to­da­vía en ma­nos de los con­su­mi­do­res.

QUÉ ES?

El bo­tu­lis­mo es una en­fer­me­dad gra­ve pro­vo­ca­da por una po­ten­te neu­ro­to­xi­na des­pren­di­da por la bac­te­ria Clos­tri­dium bo­ti­li­num, un gér­men que pue­de en­con­trar­se so­bre to­do en el sue­lo —de ahí que apa­re­cie­ra en con­ser­vas de ju­días—, pe­ro que tam­bién se en­cuen­tra en el in­tes­tino de las per­so­nas y de los ani­ma­les.

CÓ­MO SE PRO­DU­CE?

El bo­tu­lis­mo apa­re­ce des­pués de in­ge­rir ali­men­tos con­ta­mi­na­dos por la bac­te­ria Clos­tri­dium bo­ti­li­num, cu­yo metabolismo ge­ne­ra la pe­li­gro­sa to­xi­na. La reali­dad es que es­tos ca­sos sue­len es­tar vin­cu­la­dos a con­ser­vas he­chas en ca­sa, que tie­nen unos con­tro­les mu­cho me­nos ex­haus­ti­vos que las fa­bri­ca­das a gran es­ca­la.

El mi­cro­or­ga­nis­mo que cau­sa el pro­ble­ma es an­ae­ro­bio —se mul­ti­pli­ca sin oxí­geno—, por lo que la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad no es cau­sa­da por con­ser­vas abier­tas o por su co­ci­na­do. Es más, en mu­chas oca­sio­nes es com­pli­ca­do de­tec­tar el mal es­ta­do del pro­duc­to con­ta­mi­na­do. Y es que, sal­vo al­gu­nos ca­sos en los que se pue­de per­ci­bir un abom­ba­mien­to en los pro­pios en­va­ses o la­tas, en los ali­men­tos que van en el in­te­rior no apa­re­cen otras al­te­ra­cio­nes co­mo mal olor, co­lor o ex­tra­ño sa­bor.

EN QUÉ PRO­DUC­TOS SE EN­CUEN­TRA?

Se ha de­tec­ta­do en con­ser­vas ve­ge­ta­les con ba­jo gra­do de aci­dez co­mo las ju­días ver­des, es­pi­na­cas o se­tas. Pe­ro las con­ser­vas no son el úni­co fo­co de con­ta­mi­na­ción. Pro­duc­tos co­mo las car­nes cu­ra­das o fer­men­ta­das, los pes­ca­dos ahu­ma­dos tam­bién pue­den cau­sar bo­tu­lis­mo.

QUÉ PU­DO FA­LLAR?

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ex­pli­ca que el cre­ci­mien­to de es­ta bac­te­ria y la for­ma­ción de to­xi­nas tie­ne lu­gar en pro­duc­tos con ba­jo con­te­ni­do de oxí­geno. Ge­ne­ral­men­te, el pro­ble­ma se pro­du­ce en con­ser­vas de ali­men­tos he­chas sin las de­bi­das pre­cau­cio­nes y en pro­duc­tos inapro­pia­da­men­te pro­ce­sa­dos, en­la­ta­dos o em­bo­te­lla­dos. Un error que sue­le apa­re­cer en las ela­bo­ra­cio­nes ca­se­ras.

Los con­tro­les ex­haus­ti­vos que man­tie­nen las gran­des pro­duc­to­ras sue­len de­tec­tar de for­ma rápida la exis­ten­cia de es­te ti­po de to­xi­nas. De he­cho, el lo­te que pu­do pro­vo­car la in­to­xi­ca­ción a los dos bom­be­ros ha­bía si­do ais­la­do en la em­pre­sa Her­ma­nos Cue­vas. Se­gún ex­pli­can los res­pon­sa­bles de es­ta em­pre­sa rio­ja­na, un error hu­mano pu­do in­tro­du­cir en el ca­nal de ven­ta, de for­ma ac­ci­den­tal, una par­ti­da de bo­tes de cris­tal de alu­bias, que ha­bían si­do apar­ta­das del res­to. Uno de los por­ta­vo­ces re­co­no­ció que la pro­pia em­pre­sa de­tec­tó en el mes de ma­yo una ano­ma­lía de ca­li­dad en una par­ti­da an­tes de sa­lir al mer­ca­do y pro­ce­dió a pre­cin­tar­la y apar­tar­la del ca­nal de dis­tri­bu­ción.

CÓ­MO EVI­TAR LA

TO­XI­NA?

Los ex­per­tos re­co­mien­dan evi­tar el con­su­mo de con­ser­vas ca­se­ras que no se ca­lien­tan al mo­men­to de con­su­mir­las, co­mo por ejem­plo las ver­du­ras que se en­la­tan en acei­te. Y es que ca­len­tan­do di­rec­ta­men­te los ali­men­tos du­ran­te 10 mi­nu­tos y a tem­pe­ra­tu­ras ma­yo­res de 80 ºC, se des­tru­ye la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca per­mi­tien­do que el ali­men­to sea con­su­mi­do de for­ma se­gu­ra.

La em­pre­sa pro­duc­to­ra de la par­ti­da con­ta­mi­na­da, Her­ma­nos Cue­vas S.A., ha em­pla­za­do a de­vol­ver en el lu­gar com­pra­do al­gu­nos pro­duc­tos pa­ra evi­tar ries­gos. Son los si­guien­tes. Bon­preu (Mon­ge­tes cui­tes), Con­dis (Alu­bias Mon­ge­tes Beans), El Cul­ti­va­dor/Al­di (Alu­bias co­ci­das ex­tra), IFA Eli­ges (Alu­bias blan­cas co­ci­das ex­tra) e Hi­per Dino (Alu­bias blan­cas co­ci­das ex­tra).

QUÉ SÍN­TO­MAS TIE­NE?

Los sín­to­mas sue­len apa­re­cer en­tre las 18 y las 36 ho­ras pos­te­rio­res al con­su­mo. El afec­ta­do co­mien­za sin­tien­do una fa­ti­ga in­ten­sa, de­bi­li­dad y vér­ti­go. Po­co a po­co van apa­re­cien­do ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo vi­sión bo­rro­sa, se­que­dad de bo­ca y di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar y tra­gar.

MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.