La de­sidia de las ar­te­rias del tu­ris­mo ru­ral

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Ha­ce ya cua­tro años es­te pe­rió­di­co pu­bli­có un re­por­ta­je so­bre la si­tua­ción de las ru­tas cor­tas de sen­de­ris­mo ofi­cia­les en Ga­li­cia, los PR-G. Con­ver­tir un ca­mino en un PR-G de­pen­de de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Mon­ta­ñis­mo, que ca­re­ce de res­pon­sa­bi­li­dad en su man­te­ni­mien­to pos­te­rior.

La fal­ta de lo que se lla­mó «oferta com­ple­men­ta­ria» den­tro del mun­do del tu­ris­mo ru­ral ani­mó a los mu­ni­ci­pios a di­se­ñar esas ru­tas, por lo ge­ne­ral —aun­que no ex­clu­si­va­men­te— con el di­ne­ro de Eu­ro­pa. En al­gu­nos ca­sos fue al­gún otro en­te el pro­mo­tor, co­mo la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra, la cual du­ran­te el man­da­to de Ra­fael Lou­zán mos­tró un enor­me in­te­rés tan­to por los re­cur­sos his­tó­ri­cos y ar­tís­ti­cos co­mo en cier­ta me­di­da por las ru­tas. Su­yas son las cua­tro del Sal­nés, al­gu­na de las cua­les —la da Pe­dra e da Au­ga, por ejem­plo— pa­sa por es­tar en­tre las tres o cua­tro me­jo­res de Ga­li­cia. Huel­ga de­cir que el cam­bio en la Dipu­tación sig­ni­fi­có bo­rrón y cuen­ta nue­va. El com­ple­jo de Adán, tan que­ri­do por la po­lí­ti­ca his­pa­na, afec­ta tam­bién al tu­ris­mo.

El caso es que aquel re­por­ta­je se apo­ya­ba en que la pá­gi­na web de di­cha fe­de­ra­ción (www.fg­mon­ta­nis­mo.es) re­co­men­da­ba que no se re­co­rrie­sen mu­chos PR-G por fal­ta de man­te­ni­mien­to. O en otras pa­la­bras, no se po­día ca­mi­nar por­que ca­si to­dos los ayun­ta­mien­tos no ha­bían mos­tra­do vo­lun­tad de de­jar las vías ex­pe­di­tas.

Pues bien, la web si­gue di­cien­do lo mis­mo: na­die ha arre­gla­do los sen­de­ros tu­rís­ti­cos que ya se en­con­tra­ban in­tran­si­ta­bles ha­ce cua­tro años, y eso da una idea de que el in­te­rés de mu­chos al­cal­des a la ho­ra de po­ten­ciar el tu­ris­mo se ba­sa­ba en la pe­lí­cu­la Co­ge el di­ne­ro y co­rre, sin que es­to quie­ra de­cir que el di­ne­ro eu­ro­peo tu­vie­ra otro uso que pa­ra aquel que ha­bía si­do en­tre­ga­do: pe­ro se abría el sen­de­ro, se se­ña­li­za­ba y se ol­vi­da­ba. Fin.

Tu­vo que ir aho­ra la Xun­ta al res­ca­te. Cier­to es que con len­ti­tud a la ho­ra de re­sol­ver (al­go que to­da­vía no se ha he­cho), pe­ro es du­do­so que fue­ra su res­pon­sa­bi­li­dad sa­car en un DOG una con­vo­ca­to­ria pa­ra se­ña­li­za­ción y ac­ce­si­bi­li­dad a re­cur­sos tu­rís­ti­cos, in­clui­dos, cla­ro, los PR-G. Co­mo can­di­da­tos a esas ayu­das fi­gu­ran unos 170 con­ce­llos, y es de es­pe­rar que por lo me­nos es­tén to­dos los que ten­gan ru­tas de sen­de­ris­mo en esas con­di­cio­nes tan de­plo­ra­bles que ha­cen que la Fe­de­ra­ción de Mon­ta­ñis­mo aún ten­ga que po­ner ne­gro so­bre blan­co «Non re­co­men­da­ble. Pro­ble­mas de man­te­men­to».

En otro or­den de co­sas, el con­cur­so De Ta­pas por Ga­li­cia que se fa­lló el pa­sa­do lu­nes cons­ti­tu­yó to­do un éxi­to (véa­se la úl­ti­ma pá­gi­na del pe­rió­di­co del miér­co­les). Pe­ro no so­lo de or­ga­ni­za­ción, sino de pro­yec­ción. El con­cur­so va úni­ca­men­te por la se­gun­da con­vo­ca­to­ria y ya re­vi­ta­li­zó y es­tá em­pe­zan­do a ge­ne­rar una nue­va ima­gen de al­go tan gas­ta­do co­mo una ta­pa, que has­ta aho­ra po­dría con­si­de­rar­se una es­pe­cie en ex­tin­ción. Esa nue­va vi­da pue­de aca­bar con­vir­tién­do­se en un nue­vo re­fe­ren­te de la gas­tro­no­mía ga­lle­ga. Pa­ra­béns.

| DA­VID ME­LLA

Mu­chos sen­de­ros tu­rís­ti­cos se en­cuen­tran po­co tran­si­ta­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.