CÓ­MO SOS­TE­NER EL MO­DE­LO DE PEN­SIO­NES

CON­SEN­SO PO­LÍ­TI­CO, A TRA­VÉS DEL , Y EL MAN­TE­NI­MIEN­TO DEL SIS­TE­MA DE FI­NAN­CIA­CIÓN A PAR­TIR DE LAS GA­RAN­TI­ZA­RÍAN EL FU­TU­RO DE LAS PRES­TA­CIO­NES. EL CA­TE­DRÁ­TI­CO JAI­ME CA­BE­ZA ANA­LI­ZA CÓ­MO SOSTENERLAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Jai­me Ca­be­za Pe­rei­ro

Hay que ce­le­brar que el de­ba­te po­lí­ti­co so­bre pen­sio­nes de las úl­ti­mas se­ma­nas se cen­tre en la ver­tien­te del in­gre­so y no en la del gas­to. Ha si­do la úni­ca con­se­cuen­cia po­si­ti­va de que, tras la úl­ti­ma aper­tu­ra de la hu­cha, se es­té va­cian­do el fon­do de re­ser­va de la Se­gu­ri­dad So­cial. Es un de­ba­te ne­ce­sa­rio, por­que plan­tea el pro­ble­ma en sus jus­tos tér­mi­nos: cuán­to de­be­mos invertir en pres­ta­cio­nes pú­bli­cas, no qué ca­li­dad pue­den al­can­zar a la vis­ta de unos lí­mi­tes pre­su­pues­ta­rios no del to­do cla­ros, pe­ro que se to­man por in­va­ria­bles.

Por su­pues­to que es­te asun­to tan tras­cen­den­te de­be ser de­ba­ti­do y acor­da­do en el seno de la co­mi­sión de los Pac­tos de Toledo. Hay que exi­gir­les a al­gu­nos que vuel­van al mar­co del con­sen­so y aban­do­nen el uni­la­te­ra­lis­mo con el que han le­gis­la­do úl­ti­ma­men­te, por cier­to con cri­te­rios har­to dis­cu­ti­bles des­de cual­quier pun­to de vis­ta. Re­sul­ta fun­da­men­tal, con la ex­pe­rien­cia de ya más de vein­te años, ren­dir gra­ti­tud a un mo­de­lo que pro­du­jo cier­ta es­ta­bi­li­dad en el sis­te­ma, so­lo ro­ta cuan­do al­guien de­ci­dió uti­li­zar la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria pa­ra ob­viar el acuer­do, e in­clu­so el de­ba­te, en los ám­bi­tos es­ta­ble­ci­dos pa­ra ellos. Es tam­bién cla­ve que las me­di­das con­sen­sua­das en la co­mi­sión par­la­men­ta­ria se so­me­tan al diá­lo­go so­cial tri­par­ti­to, pa­ra que las re­for­mas re­sul­ten asi­mis­mo de la con­cer­ta­ción so­cial. Así se ha he­cho, tra­di­cio­nal­men­te.

Di­cho lo cual, hay que re­co­no­cer que el pro­ce­so de se­pa­ra­ción de las fuen­tes de fi­nan­cia­ción, con te­ner to­da­vía un cor­to re­co­rri­do, es­tá ca­si ago­ta­do. Tal vez ha­ya que dis­cu­tir la ubi­ca­ción de al­gu­nas pres­ta­cio­nes mo­der­nas —en par­ti­cu­lar, cier­tos pe­río­dos asi­mi­la­dos a co­ti­za­ción— en el ni­vel con­tri­bu­ti­vo o asis­ten­cial. Y, por lo tan­to, si fi­nan­ciar­las con co­ti­za­cio­nes o con apor­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­rias. Hay, des­de lue­go, cier­to es­pa­cio en las pen­sio­nes de muer­te y su­per­vi­ven­cia. Pe­ro no que­da mu­cho más mar­gen pa­ra el de­ba­te. El axio­ma de que las pres­ta­cio­nes con­tri­bu­ti­vas de­ben pa­gar­se en to­do ca­so con co­ti­za­cio­nes so­cia­les, alum­bra­do en 1995, tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad pró­xi­ma.

Con to­do, la fi­nan­cia­ción a tra­vés de las co­ti­za­cio­nes tie­ne que se­guir sien­do la par­te esen­cial del mo­de­lo. Y eso plan­tea al­gu­nos re­tos fun­da­men­ta­les. Por ejem­plo, el de la cuan­tía de los sa­la­rios. La de­va­lua­ción sa­la­rial a la que he­mos asis­ti­do a par­tir del 2011 es in­jus­ta e in­sos­te­ni­ble por mu­chos mo­ti­vos, pe­ro tam­bién por­que di­fi­cul­ta el man­te­ni­mien­to de nues­tro mo­de­lo de re­par­to. Pa­ra su­fra­gar las pen­sio­nes de los be­ne­fi­cia­rios ac­tua­les, que go­zan de es­pe­ran­zas de vi­da más lar­gas y de cuan­tías cal­cu­la­das con ba­ses me­jo­res de las que se de­ri­va­rían de los sa­la­rios de hoy en día, hay que re­vi­sar rá­pi­do la es­pi­ral de de­va­lua­ción re­tri­bu­ti­va.

En es­te sen­ti­do, go­bier­nos tan po­co sos­pe­cho­sos de so­cia­lis­tas co­mo los de An­ge­la Mer­kel o Da­vid Ca­me­ron han in­tro­du­ci­do e in­cre­men­ta­do la cuan­tía de los sa­la­rios mí­ni­mos, en unos pa­rá­me­tros muy su­pe­rio­res a nues­tros ma­gros 655,20 eu­ros. Hay que su­bir­los rá­pi­do y mar­car­se un ob­je­ti­vo de me­jo­ra de un 15 % a cua­tro años vis­ta. Pues son de­ma­sia­dos los tra­ba­ja­do­res que co­bran es­te um­bral de SMI, o el por­cen­ta­je co­rres­pon­dien­te a tiem­po par­cial. Es ne­ce­sa­rio tam­bién re­fle­xio­nar sin ideas pre­con­ce­bi­das so­bre los efec­tos que ha te­ni­do la re­for­ma del 2012 so­bre la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va en la ba­ja­da de los sa­la­rios y adop­tar las me­di­das co­rrec­to­ras que sean ne­ce­sa­rias.

Otro te­ma de re­cu­rren­te dis­cu­sión se re­fie­re a las ba­ses má­xi­mas de co­ti­za­ción. Es pa­ra­dó­ji­co com­pro­bar có­mo las úl­ti­mas re­for­mas han re­la­ti­vi­za­do el con­cep­to de pen­sión má­xi­ma, pe­ro no el de ba­se má­xi­ma. De­be re­co­no­cer­se que di­cha re­la­ti­vi­za­ción era ne­ce­sa­ria pa­ra in­cen­ti­var el man­te­ni­mien­to en la vi­da ac­ti­va de quie­nes ya cum­plían to­dos los re­qui­si­tos pa­ra la pen­sión. Pe­ro ello no de­be os­cu­re­cer que tam­bién de­be re­pen­sar­se si es ra­zo­na­ble que los sa­la­rios más al­tos ten­gan li­mi­ta­da su apor­ta­ción al sis­te­ma has­ta un to­pe má­xi­mo a par­tir del cual sus re­tri­bu­cio­nes que­dan li­bres de co­ti­za­ción. El ar­gu­men­to es­gri­mi­do pa­ra jus­ti­fi­car es­ta re­gla, re­la­ti­vo a la ne­ce­si­dad de evi­tar que los re­cur­sos sal­gan del sis­te­ma pa­ra en­gro­sar la pro­tec­ción so­cial pri­va­da es muy dis­cu­ti­ble. Un prin­ci­pio de es­tric­ta pro­por­ción en la so­li­da­ri­dad al sis­te­ma in­vi­ta­ría a eli­mi­nar di­cha ba­se má­xi­ma pa­ra apli­car, sin más, los por­cen­ta­jes apro­ba­dos pre­su­pues­ta­ria­men­te.

Ca­pí­tu­lo apar­te re­quie­re el ré­gi­men de au­tó­no­mos. Al­gún día de­be lle­gar el mo­men­to de que las per­so­nas que tra­ba­jen por cuen­ta pro­pia co­ti­cen por in­gre­sos reales y no por ba­ses ta­ri­fa­das, pro­pias de mo­de­los pre­té­ri­tos. Los pro­ble­mas de ges­tión y con­trol de es­te ob­je­ti­vo, per­ma­nen­te­men­te es­gri­mi­dos, de­ben su­pe­rar­se co­mo sea. Y de­be de­jar de ha­cer­se de­ma­go­gia fá­cil en torno a que la co­ti­za­ción es un im­pues­to al tra­ba­jo au­tó­no­mo. Hay mo­de­los y sis­te­mas es­pe­cia­les que po­drían te­ner­se en cuen­ta en es­te trán­si­to y que fa­ci­li­ta­rían in­clu­so el co­mien­zo de las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les. Pe­ro es­to re­quie­re vo­lun­tad po­lí­ti­ca, es­ca­sa a día de hoy.

Y en el tras­fon­do es­tá el asun­to de la fi­nan­cia­ción me­dian­te im­pues­tos. Hay va­rias pro­pues­tas al res­pec­to y, des­de lue­go, es una cues­tión que de­be re­sol­ver­se ob­je­ti­va y téc­ni­ca­men­te. Que las pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas re­que­ri­rán, en par­te, el so­por­te im­po­si­ti­vo cuan­do los baby­boo­mers em­pe­ce­mos a ju­bi­lar­nos pa­re­ce ob­vio. Con qué mo­da­li­da­des tri­bu­ta­rias de­be abor­dar­se es­ta fi­nan­cia­ción se es­ca­pa a mi co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal. Por su­pues­to, es­te su­ple­men­to fi­nan­cie­ro de­be es­ta­ble­cer­se sin que se quie­bre el ca­rác­ter con­tri­bu­ti­vo del sis­te­ma. O que­brán­do­lo cuan­to me­nos me­jor.

To­do lo cual con­du­ce a la pre­gun­ta fun­da­men­tal, re­la­ti­va a cuán­to de­be gas­tar­se en pen­sio­nes. Es­pa­ña ha gas­ta­do en el 2014 el 10,5 % del PIB en pen­sio­nes. Me­nos, en tér­mi­nos por­cen­tua­les, que Fran­cia, pe­ro más que Ale­ma­nia. Y me­nos que Ita­lia, Gre­cia y Por­tu­gal, to­das ellas por en­ci­ma del 13 %. Es­ta apa­ren­te pa­ra­do­ja de que los paí­ses más ri­cos de­di­can por­cen­ta­jes me­no­res se re­suel­ve si se tie­ne en cuen­ta que Ale­ma­nia o Fran­cia, en­tre otros, han desa­rro­lla­do im­por­tan­tes sis­te­mas pro­fe­sio­na­les de pro­tec­ción so­cial con gran­des es­tí­mu­los es­ta­ta­les que ga­ran­ti­zan un re­ti­ro muy digno. Es­pa­ña no, des­de lue­go.

En­tre­tan­to, la OCDE ad­vier­te del pe­li­gro de em­po­bre­ci­mien­to de nues­tros ma­yo­res. Pe­li­gro que re­quie­re de la ma­yor aten­ción pa­ra evi­tar­lo. En es­te sen­ti­do, la pro­pues­ta que quie­ro for­mu­lar con­sis­te en que se es­ta­blez­ca una ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal de gas­to en pen­sio­nes. Se­ría im­por­tan­te que se fi­ja­se un por­cen­ta­je mí­ni­mo so­bre el PIB de un 12,5 %, me­dian­te una aden­da en el art. 134 de la Cons­ti­tu­ción. Ob­via­men­te, es­ta re­gla re­que­ri­ría de pre­vi­sio­nes tran­si­to­rias, pe­ro de­be­ría es­tar en vi­gor lo an­tes po­si­ble —pro­ba­ble­men­te ha­cia el 2020— co­mo ga­ran­tía de co­ber­tu­ra pú­bli­ca. Se­ría un men­sa­je, al má­xi­mo ni­vel, de que la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma no va a abor­dar­se con re­for­mas pa­ra­mé­tri­cas que va­yan con­vir­tien­do las pen­sio­nes en una cuan­tía zó­ca­lo que se co­rres­pon­de con el um­bral mí­ni­mo de sub­sis­ten­cia.

Apli­car nue­vos im­pues­tos re­que­ri­rá de su apli­ca­ción ob­je­ti­va y téc­ni­ca Los au­tón­mos de­be­rían co­ti­zar por in­gre­sos reales y no por ba­ses ta­ri­fa­das

JUAN. S. G

| J. M. CA­SAL

Las pen­sio­nes ac­tua­les es­tán cal­cu­la­das a par­tir de ba­ses su­pe­rio­res a los sa­la­rios de hoy, de ahí que ha­ya que re­vi­sar la es­pi­ral de de­va­lua­ción re­tri­bu­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.