ALE­MA­NIA TIEM­BLA AN­TE LA CRI­SIS DE LA BAN­CA ITA­LIA­NA

La gran ban­ca ale­ma­na se pa­ra­pe­ta de­trás de la ita­lia­na pa­ra sol­ven­tar sus pro­ble­mas en la som­bra La cri­sis pro­fun­da de la ban­ca del país trans­al­pino ame­na­za con des­nu­dar y arras­trar a la ger­ma­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro

Ale­ma­nia es­con­de los pro­ble­mas de su sec­tor fi­nan­cie­ro de­trás de la crí­ti­ca si­tua­ción de la ban­ca ita­lia­na. Pi­de a Eu­ro­pa que mo­vi­li­ce 150.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Un fon­do de 150.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra res­ca­tar a la ban­ca eu­ro­pea. A la ita­lia­na. En otras pa­la­bras, pa­ra que no cai­ga la ale­ma­na. De eso tra­ta la pro­pues­ta que lan­zó es­ta se­ma­na el eco­no­mis­ta je­fe del ma­yor ban­co de in­ver­sión del Vie­jo Con­ti­nen­te (Deuts­che Bank), Da­vid Fol­kerts-Lan­dau. Al gi­gan­te ger­mano le tiem­blan las pier­nas y se ha pa­ra­pe­ta­do tras la pro­fun­da cri­sis ban­ca­ria ita­lia­na pa­ra tra­tar de arre­glar sus pro­ble­mas por la puer­ta de atrás. Pa­ra ello pro­po­nen acu­dir en au­xi­lio del sis­te­ma fi­nan­cie­ro ita­liano que es­pe­ra co­mo agua de ma­yo un acuer­do en­tre Ro­ma y Bru­se­las so­bre su res­ca­te. ¿Qué in­te­rés es­con­de es­ta preo­cu­pa­ción re­pen­ti­na?

EFEC­TO DO­MI­NÓ

El Deuts­che Bank, bu­que in­sig­nia del po­de­río fi­nan­cie­ro alemán, es una bom­ba de re­lo­je­ría. Aguan­tó la cri­sis fi­nan­cie­ra de la eu­ro­zo­na en el 2010 con ayu­da pú­bli­ca in­yec­ta­da por el Go­bierno alemán. Los mer­ca­dos se ce­ba­ron en sus ve­ci­nos me­ri­dio­na­les mien­tras el co­lo­so ger­mano ga­na­ba tiem­po pa­ra tra­tar de po­ner en or­den sus cuen­tas ale­ja­do de mi­ra­das in­dis­cre­tas. Has­ta aho­ra. Su vo­lu­men de ne­go­cio y ni­vel de apa­lan­ca­mien­to (1:40) son tan gran­des que su co­lap­so su­po­ne un «ries­go sis­té­mi­co» pa­ra la zo­na eu­ro. Si su­cum­be, arras­tra­ría con­si­go al sis­te­ma ban­ca­rio de otros paí­ses y pro­vo­ca­ría un efec­to do­mi­nó fi­nan­cie­ro de pro­por­cio­nes ma­yo­res que el de Leh­man Brot­hers en el 2008. Las ci­fras son pa­vo­ro­sas. La ex­po­si­ción del ban­co a de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros as­cien­de a los 57,5 bi­llo­nes de eu­ros (el PIB de los paí­ses de la eu­ro­zo­na so­lo al­can­za los 11,8 bi­llo­nes de eu­ros). ¿Hay ra­zo­nes pa­ra preo­cu­par­se? Sí. Una de ellas pro­vie­ne de su gran ex­po­si­ción a la ban­ca ita­lia­na que ha caí­do un 60 % en bol­sa des­de el ini­cio del 2016 y cu­yos cré­di­tos du­do­sos as­cien­den al 18 % del to­tal. Si fi­nal­men­te el res­ca­te ita­liano se ci­ñe a la nue­va di­rec­ti­va eu­ro­pea de re­so­lu­ción ban­ca­ria, los in­ver­so­res y ac­cio­nis­tas se­rían los pri­me­ros en asu­mir pér­di­das. Pa­ra el Deuts­che Bank, las qui­tas pri­va­das en Ita­lia pue­den mi­nar sus pro­pios ba­lan­ces en un mo­men­to muy de­li­ca­do.

EL REY, DES­NU­DO

La cri­sis ita­lia­na es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de los ban­cos ale­ma­nes de sal­var los mue­bles. Bru­se­las tie­ne los ojos pues­tos en la ban­ca trans­al­pi­na. Los pro­ble­mas que atra­vie­san son muy gra­ves. No so­lo por la enor­me vo­la­ti­li­dad en el mer­ca­do, la pér­di­da de va­lor bur­sá­til y el efec­to del bre­xit, sino por la si­tua­ción de anemia que vi­ve la eco­no­mía ita­lia­na des­de el 2008, cuan­do los cré­di­tos mo­ro­sos ini­cia­ron su me­teó­ri­co as­cen­so. El ren­quean­te cre­ci­mien­to del PIB di­fi­cul­ta el tra­ba­jo pa­ra atraer ca­pi­tal y au­men­ta la deu­da. El sal­do es cla­ro. El ter­cer ban­co más gran­de del país, el Mon­te dei Pas­chi, ate­so­ra un ter­cio de prés­ta­mos du­do­sos en su ba­lan­ce, sus ac­cio­nes han caí­do un 50 % des­de el bre­xit y ca­da vez pa­ga más por los se­gu­ros de im­pa­go. El 29 de ju­lio de­be­rá so­me­ter­se a las prue­bas de es­trés de la au­to­ri­dad ban­ca­ria eu­ro­pea. To­dos dan por sus­pen­so el exa­men. Pe­ro no es el úni­co ban­co que ha que­da­do al des­nu­do. Más allá de los Al­pes, el Deuts­che Bank asis­te an­sio­so a los acon­te­ci­mien­tos. El ban­co alemán sus­pen­dió las prue­bas de es­trés de la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se en el mes de ju­nio des­pués de que el or­ga­nis­mo nor­te­ame­ri­cano de­tec­ta­se «am­plias y sus­tan­cia­les de­bi­li­da­des en sus pro­ce­sos de pla­ni­fi­ca­ción de ca­pi­tal». ¿En qué si­tua­ción se en­cuen­tra real­men­te la en­ti­dad? Su ex­po­si­ción a de­ri­va­dos tó­xi­cos o de du­do­sa ren- ta­bi­li­dad co­mo el pe­tró­leo es muy al­ta. En el 2015 acu­mu­ló pér­di­das his­tó­ri­cas de 6.890 mi­llo­nes de eu­ros a los que se su­ma­ron los 2.500 mi­llo­nes que tu­vie­ron que des­em­bol­sar en mul­tas por fal­si­fi­car cuen­tas y ma­ni­pu­lar los ti­pos de in­te­rés, en­tre otras ma­nio­bras ile­ga­les. Su va­lor bur­sá­til ha caí­do en pi­ca­do en la Bol­sa así que ex­pe­ri­men­ta gran­des pro­ble­mas pa­ra re­ca­pi­ta­li­zar­se por sí mis­mo. Ca­da vez pa­ga más pa­ra blin­dar­se fren­te a im­pa­gos, cla­ra se­ñal de que el mer­ca­do apues­ta por su caí­da. ¿Eso es to­do? No. Fol­kerts-Lan­dau acu­sa al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo de es­tar agra­van­do los pro­ble­mas del gi­gan­te alemán con su po­lí­ti­ca de ti­pos ne­ga­ti­vos. El po­co ca­pi­tal pro­pio del que dis­po­ne el ban­co en su ha­ber y el de sus in­ver­so­res se ve gra­va­do por no po­ner­se en cir­cu­la­ción. La me­di­da, de­fen­di­da por el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, es­tá en­ca­mi­na­da a mo­vi­li­zar el cré­di­to y evi­tar la es­pi­ral de­fla­cio­nis­ta. La ma­nio­bra ali­via a las eco­no­mías en­fan­ga­das del sur de la zo­na eu­ro, pe­ro no es bien vis­to al nor­te. «La prio­ri­dad es que se rom­pa es­ta es­pi­ral ne­ga­ti­va de con­fian­za en­gen­dra­da por una po­lí­ti­ca ul­tra la­xa. El BCE de­be­ría con­si­de­rar re­ver­tir su po­lí­ti­ca de ti­pos ne­ga­ti­vos tan pron­to co­mo sea po­si­ble. Se­ría un sal­va­vi­das pa­ra los aho­rra­do­res y una se­ñal po­si­ti­va pa­ra los in­ver­so­res», ex­pli­ca el eco­no­mis­ta an­tes de ad­ver­tir de que los ciu­da­da­nos ale­ma­nes «per­de­rán la pa­cien­cia» y de que la pos­tu­ra del BCE «ten­drá un cos­te po­lí­ti­co». «Es­ta­mos pre­sen­cian­do una cri­sis tras otra y no po­de­mos ver pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to en nin­gu­na par­te. Eu­ro­pa es­tá en­fer­ma y de­be co­men­zar a tra­tar sus pro­ble­mas con ex­tre­ma ur­gen­cia o por el con­tra­rio po­de­mos ver un ac­ci­den­te», aler­ta el alemán. Sus­ti­tu­yan «Eu­ro­pa es­tá en­fer­ma» por «la ban­ca ale­ma­na es­tá en­fer­ma» pa­ra en­ten­der la ofen­si­va. Ale­ma­nia apun­ta al BCE co­mo el res­pon­sa­ble de la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra su ban­ca, pe­ro no ex­pli­ca por qué la UE de­be­ría mo­vi­li­zar unos 150.000 mi­llo­nes de eu­ros cuan­do el Go­bierno ita­liano es­ti­ma que ne­ce­si­ta­rá 40.000 mi­llo­nes. ¿Es­tán los ban­cos ale­ma­nes en pro­ble­mas? El mi­nis­tro ger­mano de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, apro­ve­cha cual­quier oca­sión pa­ra echar ba­lo­nes fue­ra: «No es­toy preo­cu­pa­do», ase­gu­ra.

El BCE se en­cuen­tra en­cor­se­ta­do por una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que ha de­ja­do de ser útil en un es­pa­cio co­mún de enor­me frag­men­ta­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra en­tre el nor­te y el sur. Al­gu­nos ex­per­tos creen que los pro­ble­mas vie­nen por otro flan­co, el del cre­ci­mien­to. Sin es­tí­mu­los y es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, las eco­no­mías y por con­si­guien­te, el sis­te­ma ban­ca­rio, no se po­drá re­cu­pe­rar. Y aquí Ale­ma­nia no da su bra­zo a tor­cer. Co­mo mues­tra de que la en­fer­me­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro no vie­ne úni­ca­men­te de los ries­gos asu­mi­dos por la ban­ca, hay que ver có­mo han ac­tua­do las en­ti­da­des ita­lia­nas. El país no su­frió una bur­bu­ja pre­via al 2008 y los ban­cos no ac­tua­ron de for­ma es­pe­cial­men­te irres­pon­sa­ble en com­pa­ra­ción con su so­cio alemán. El acen­tua­do des­cen­so del PIB ita­liano y los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les fue­ron los in­gre­dien­tes prin­ci­pa­les del ele­va­do en­deu­da­mien­to y mo­ro­si­dad y la cons­ta­ta­ción de que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ho­mo­gé­nea en la zo­na eu­ro no ha fun­cio­na­do. La cri­sis se ce­rró en fal­so y lla­ma de nue­vo a las puer­tas.

Los pro­ble­mas que atra­vie­sa la ban­ca trans­al­pi­na son muy gra­ves de­bi­do a la anemia de la eco­no­mía del país El Deuts­che Bank, bu­que in­sig­nia del po­de­río fi­nan­cie­ro alemán, es una bom­ba de re­lo­je­ría a pun­to de es­ta­llar Por­qué los ger­ma­nos pi­den que la UE mo­vi­li­ce 150.000 mi­llo­nes de eu­ros cuan­do Ita­lia ne­ce­si­ta 40.000

| REUTERS | H. HANSCHKE

Ale­ma­nia con su can­ci­ller a la ca­be­za, quie­re que Bru­se­las sal­ga al res­ca­te de la ban­ca de Ita­lia pa­ra re­sol­ver sus pro­pios pro­ble­mas fi­nan­cie­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.