Tres ser­pien­tes del ve­rano tu­rís­ti­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cristóbal Ra­mí­rez

Los ve­ra­nos sue­len ser es­ca­sos de no­ti­cias, aun­que ca­da vez me­nos por­que al re­cuer­do de la muer­te de Lady Di y al mons­truo del la­go Ness (clá­si­co re­por­ta­je de agos­to) se su­man los sucesos, la Eu­ro­co­pa, las olim­pia­das y la Vuel­ta a Es­pa­ña que em­pie­za ca­si a me­dia­dos de agos­to. Pe­ro hay ser­pien­tes de ve­rano en el mun­do tu­rís­ti­co. He aquí al­gu­nas.

¿TA­SA SÍ O NO?

Co­mo el Gua­dia­na. Así es en los úl­ti­mos tiem­pos uno de los de­ba­tes del tu­ris­mo. ¿Hay que im­po­ner o no una ta­sa es­pe­cí­fi­ca? La pa­tro­nal la re­cha­za y apues­ta por el mo­de­lo de cuan­tos más, me­jor. Por su par­te, Na­va Cas­tro, di­rec­to­ra de Tu­ris­mo de Ga­li­cia, no du­da: «Si el sec­tor la re­cla­ma, lo es­tu­dia­ría­mos, pe­ro siem­pre y cuan­do re­per­cu­tie­se di­rec­ta­men­te en las mejoras de las in­fraes­truc­tu­ras tu­rís­ti­cas y en la pro­mo­ción ex­te­rior», y ra­ti­fi­ca «de no ser así, nun­ca ten­dría sen­ti­do». «Las ta­sas tu­rís­ti­cas no es­tán en la ho­ja de ru­ta de la Xun­ta», fi­na­li­za.

En ge­ne­ral, la iz­quier­da apo­ya ese im­pues­to que no sig­ni­fi­ca prác­ti­ca­men­te na­da pa­ra el vi­si­tan­te y mu­cho pa­ra las ar­cas pú­bli­cas, y la de­re­cha se opo­ne. El pa­sa­do mar­tes ne­xo­tur.com, el por­tal de las agencias de via­jes, pu­bli­ca­ba un edi­to­rial en con­tra, si bien re­co­no­cía que no so­lo Ca­ta­lu­ña y Ba­lea­res tie­nen ese im­pues­to, sino tam­bién «otros mu­chos des­ti­nos eu­ro­peos». Pe­ro lo con­si­de­ra «un las­tre pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad del des­tino Es­pa­ña».

Hay que acla­rar que esa ta­sa es de en­tre 25 cén­ti­mos y dos eu­ros por per­so­na, siem­pre y cuan­do se per­noc­te (de­pen­de de la ca­te­go­ría del ho­tel). Los me­no­res de 16 años no pa­gan, y en tem­po­ra­da ba­ja la ta­ri­fa dis­mi­nu­ye en un 50 %. Pa­ra el Go­bierno ba­lear, la ta­sa in­cre­men­ta el pre­su­pues­to de va­ca­cio­nes en un má­xi­mo de 1,4 %.

MU­XÍA, SIN PARADOR

Lle­ga el es­tío y al­guien pu­bli­ca un ar­tícu­lo so­bre el parador de Mu­xía, efec­to co­la­te­ral del Pres­ti­ge. En mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca re­sul­ta di­fí­cil po­ner fe­cha de inau­gu­ra­ción por muy a lar­go pla­zo que se pien­se. Sus de­fen­so­res ar­gu­men­tan que más com­pli­ca­do fue inau­gu­rar el del cas­ti­llo de Mon­te­rrei, que no so­lo na­die pe­día sino que fue re­cha­za­do por una bue­na par­te de la po­bla­ción y de cu­ya ren­ta­bi­li­dad por lo me­nos pro­ce­de du­dar.

AS CATEDRAIS, UN ÉXI­TO

Otra serpiente de ve­rano a la que hu­bo que in­yec­tar una bue­na do­sis de sen­sa­tez. Una ya ex­di­rec­to­ra xe­ral fe­rro­la­na co­gió el to­ro por los cuer­nos e im­pul­só (e im­pu­so) un plan de man­te­ni­mien­to pa­ra que se aca­ba­ran las bar­ba­ri­da­des que ame­na­za­ban con des­truir uno de los sím­bo­los del tu­ris­mo en Ga­li­cia (ro­cas arran­ca­das, ve­ge­ta­ción que se lle­va­ba a ca­sa, pin­ta­das en los acan­ti­la­dos…). Un cu­po de vi­si­tan­tes ge­ne­ro­so, una or­ga­ni­za­ción im­pe­ca­ble y la ne­ga­ti­va a de­jar en ma­nos lo­ca­les la ges­tión de un bien co­mo As Catedrais son las ra­zo­nes del éxi­to. El tu­ris­mo flu­ye ha­cia Ri­ba­deo cons­tan­te­men­te, aun­que que­dan pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra por re­sol­ver, que sin du­da vol­ve­rán a sa­lir co­mo serpiente de ve­rano cual­quier día de es­tos.

| PE­PA LO­SA­DA

El cu­po de vi­si­tas a la pla­ya de As Catedrais ha im­pul­sa­do al tu­ris­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.