Pro­duc­tos fres­cos, inac­ce­si­bles

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la

El país lan­za una cam­pa­ña pa­ra que la po­bla­ción co­ma fru­ta y verdura cin­co ve­ces al día Los ele­va­dos pre­cios y la po­ca ofer­ta re­trae a la ma­yo­ría de la po­bla­ción

En el Reino Uni­do hay una fuer­te cam­pa­ña pa­ra pro­mo­cio­nar co­mer «Cin­co fru­tas y ver­du­ras al día». Ra­ra es la bol­sa con man­za­nas, el en­va­se de un zu­mo de na­ran­ja o la la­ta de ju­días que no re­cuer­da lo im­por­tan­te que es al­can­zar es­te ob­je­ti­vo en la vi­da dia­ria. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con­se­guir­lo no es­tá al al­can­ce de to­dos los bol­si­llos. De he­cho, va­rios es­tu­dios mues­tran co­mo ac­ce­der a ellas de for­ma ase­qui­ble es di­fí­cil pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos y es mu­cho más fá­cil en­con­trar dul­ces o co­mi­da ba­su­ra por la mi­tad de pre­cio.

En el mer­ca­do de Dals­ton, en el es­te de Lon­dres, es sá­ba­do y es­tá Pau­le­ma Gas­pard, de 33 años, com­pran­do fru­ta pa­ra to­da la se­ma­na. «Aquí to­da­vía se pue­den en­con­trar bue­nos pre­cios y ca­li­dad, aun­que la fru­ta se po­ne ma­la an­tes que la que com­pras en los su­per­mer­ca­dos», cuen­ta la jo­ven. Gas­pard tra­ba­ja co­mo es­ti­lis­ta per­so­nal y po­ne va­rios ejem­plos que le lla­ma la aten­ción. «Com­prar un pa­que­te de fre­sas son ca­si tres eu­ros, pe­ro por ese pre­cio pue­des ad­qui­rir tres bol­sas de pa­ta­tas fri­tas, lo que es­tá pa­san­do es así de sim­ple», de­nun­cia. «¿Qué eli­ge la gen­te? La res­pues­ta es­tá cla­ra», la­men­ta Gas­pard, quien ade­más se preo­cu­pa por el uso de pesticidas y si la fru­ta hoy en día con­tie­ne los nu­trien­tes que de ver­dad de­ben te­ner.

En un ca­so peor se en­cuen­tra la gen­te que no tie­ne un mer­ca­do a la vuel­ta de la es­qui­na. Así le ocu­rre a An­na, una mu­jer re­ti­ra­da de 70 años que vi­ve en una pe­que­ña ca­sa en­tre Put­ney y Kings­ton. Su úni­ca fuen­te de in­gre­sos es una pe­que­ña pen­sión es­ta­tal que tie­ne que mi­rar con mi­mo ca­da vez que ha­ce la com­pra. El su­per­mer­ca­do que An­na tie­ne más cer­ca de su ca­sa es­tá a me­dia ho­ra en au­to­bús, pe­ro eso im­pli­ca ba­jar una cues­ta pa­ra la que sus pier­nas no siem­pre res­pon­den. Si se de­can­ta por co­ger un ta­xi ya se le irían unos 15 eu­ros en­tre el via­je de ida y vuel­ta.

En un país que des­ta­ca por po­bla­cio­nes muy dis­per­sas, a ve­ces la úni­ca so­lu­ción es ir a la pe­que­ña tien­da de la es­qui­na, don­de la ofer­ta de fru­ta y verdura es ape­nas nu­la y los pre­cios desor­bi­ta­dos. En otros ca­sos, hay un pe­que­ño su­per­mer­ca­do de una ca­de­na co­mo Tes­co, don­de los pro­duc­tos fres­cos bri­llan por su au­sen­cia en la ma­yo­ría de los ca­sos.

Co­no­ce­dor de la reali­dad de mu­chos que vi­si­tan su con­sul­ta, el car­dió­lo­go Ali Kha­van­di de­ci­dió es­cri­bir un blog de co­mi­da que se lla­ma La Co­ci­na del Car­dió­lo­go, en él ofre­ce a sus pa­cien­tes re­ce­tas sa­nas a ba­jo cos­te. Sin ir más le­jos, pa­ra el ve­rano pre­pa­ra una en­sa­la­da ba­ra­ta a ba­se de pes­ca­do azul per­fu­ma­do acom­pa­ña­do con los cí­tri­cos. Pe­ro en la pre­sen­ta­ción de la re­ce­ta, ad­vier­te co­mo «con­su­mir pes­ca­do fres­co es ca­ro», ex­pli­can­do co­mo ha­cer­se con dos tro­zos de aren­que fres­co en el Reino Uni­do cues­tan tres eu­ros en la ca­de­na de su­per­mer­ca­dos Wai­tro­se.

«Se per­ci­ben mu­chas ba­rre­ras al ac­ce­so a una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble que pue­de que no sean tan enor­mes en la reali­dad. Pe­ro lo nor­mal se ha con­ver­ti­do ya en de­cir que pue­do con­se­guir es­to muy ba­ra­to y los ar­tícu­los fres­cos son más ca­ros y re­quie­re exi­ge co­ci­nar­los», pun­tua­li­za Kha­van­di.

Más cri­ti­ca es Kay­leigh Garth­wai­te, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Dur­ham y au­to­ra del li­bro Do­lo­res del ham­bre, un es­tu­dio so­bre tes­ti­mo­nios con vo­lun­ta­rios so­bre la vi­da den­tro de los ban­cos de ali­men­tos en el país. Na­rra es­ce­nas que re­cuer­dan al si­glo XVIII y la rei­na Ma­ría An­to­nie­ta de Fran­cia di­cien­do Dé­ja­los co­mer pas­tel cuan­do le ex­pli­ca­ron que el pue­blo, ham­brien­to, pe­día pan.

El es­tu­dio de Garth­wai­te se si­túa en la lo­ca­li­dad de Stock­ton-on-Tees en el nor­te de In­gla­te­rra, uno de los lu­ga­res más afec­ta­dos por la desin­dus­tria­li­za­ción y con al­tos ni­ve­les de po­bre­za y des­em­pleo. Así, Garth­wai­te tie­ne cla­ro que la gen­te sí sa­be de so­bra lo que tie­ne que co­mer pa­ra ali­men­tar­se bien, pe­ro pun­tua­li­za co­mo «no tie­nen di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra com­prar­lo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.