EN VA­CA­CIO­NES, TUS DE­RE­CHOS VIA­JAN CON­TI­GO

Can­ce­lar un vue­lo o de­ne­gar el em­bar­que da lu­gar a in­dem­ni­za­cio­nes que van de 125 a 600 eu­ros, y que pue­den lle­gar a 1.220 por ex­tra­vío o pér­di­da de equi­pa­je El Tri­bu­nal de la UE des­mon­ta ex­cu­sas ha­bi­tua­les de las ae­ro­lí­neas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Se­ra­fín Lo­ren­zo

LLE­GA EL VE­RANO Y, CON ÉL, LAS HUEL­GAS AÉ­REAS, LOS RE­TRA­SOS Y LAS CAN­CE­LA­CIO­NES. LA NOR­MA­TI­VA EU­RO­PEA BLIN­DA A LOS PA­SA­JE­ROS EN CA­SO DE DE­MO­RA EX­CE­SI­VA EN LA SA­LI­DA DEL VUE­LO O DE PÉR­DI­DA DEL EQUI­PA­JE, CON IN­DEM­NI­ZA­CIO­NES DE HAS­TA 1.220 EU­ROS

Es la can­ción de to­dos los ve­ra­nos. La tem­po­ra­da con ma­yor des­pla­za­mien­to de via­je­ros, la que con­cen­tra más de­man­da y mo­vi­mien­to en los ae­ro­puer­tos, es la más pro­pi­cia pa­ra los so­bre­sal­tos. Ga­li­cia los es­tá re­gis­tran­do de to­do ti­po en las úl­ti­mas se­ma­nas. Y con­ti­nua­rán en la ope­ra­ción sa­li­da de agos­to, con la huel­ga de pi­lo­tos anun­cia­da por Air Eu­ro­pa en­tre el pró­xi­mo día 30 y el 2 del mes que vie­ne. Can­ce­la­cio­nes, des­víos, pa­sa­je­ros aban­do­na­dos a su suer­te en los ae­ro­puer­tos, re­tra­sos prác­ti­ca­men­te sis­te­má­ti­cos en al­gu­nas com­pa­ñías y, por des­con­ta­do, los ha­bi­tua­les que­bra­de­ros de ca­be­za por los extravíos o de­mo­ras con el equi­pa­je y los de­ri­va­dos de la ma­lé­vo­la prác­ti­ca co­no­ci­da co­mo over­boo­king.

Es­tos y otros con­tra­tiem­pos que se re­pro­du­cen con más fre­cuen­cia de la desea­da en épo­ca es­ti­val, y que a me­nu­do res­pon­den a abu­sos de las em­pre­sas so­bre sus clien­tes, obli­gan al pa­sa­je­ro a te­ner bien pre­sen­tes los de­re­chos que lo asis­ten. Son com­pen­sa­cio­nes que, en mu­chos ca­sos, re­sul­ta­rán in­su­fi­cien­tes pa­ra re­sar­cir al con­su­mi­dor de las si­tua­cio­nes de in­de­fen­sión que su­fre, pe­ro que al me­nos apor­tan un ali­vio.

Esos de­re­chos es­tán ga­ran­ti­za­dos por el re­gla­men­to 261/2004 de la UE, que es­ta­ble­ce las nor­mas co­mu­nes de com­pen­sa­ción y asis­ten­cia pa­ra los pa­sa­je­ros aé­reos, y que es de apli­ca­ción pa­ra los que sa­len de ae­ro­puer­tos si­tua­dos en un Es­ta­do miem­bro y pa­ra los que tie­nen co­mo des­tino uno de esos ae­ró­dro­mos, siem­pre que el vue­lo es­té ope­ra­do por una com­pa­ñía de la UE. De en­tra­da, el pa­sa­je­ro tie­ne de­re­cho a ser in­for­ma­do. Pa­re­ce de pe­ro­gru­llo, pe­ro en mu­chos de los vue­los can­ce­la­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas, la ma­yo­ría con Vue­ling co­mo pro­ta­go­nis­ta, los pa­sa­je­ros se que­ja­ron de que no ha­bían re­ci­bi­do in­for­ma­ción o que es­ta les ha­bía lle­ga­do tar­de o de for­ma im­pre­ci­sa.

En ca­so de can­ce­la­ción de vue­lo o de­ne­ga­ción de em­bar­que, el clien­te tie­ne de­re­cho al re­em­bol­so del bi­lle­te o bien a la mo­di­fi­ca­ción del tra­yec­to. Aun­que es­tos ca­sos es­tán su­je­tos a una se­rie de cir­cuns­tan­cias. An­te una de­ne­ga­ción de em­bar­que, las com­pa­ñías es­tán obli­ga­das, se­gún re­co­ge Ae­na a la vis­ta del re­gla­men­to, «a bus­car vo­lun­ta­rios que re­nun­cien a sus re­ser­vas a cam­bio de de­ter­mi­na­dos be­ne­fi­cios». Ade­más, de­ben ofre­cer­les la op­ción del re­em­bol­so ín­te­gro del pa­sa­je o la mo­di­fi­ca­ción del tra­yec­to.

LOS KI­LÓ­ME­TROS IM­POR­TAN

El pa­sa­je­ro al que se le de­nie­ga el em­bar­que pue­de te­ner de­re­cho a una com­pen­sa­ción que os­ci­la­rá en­tre 125 y 600 eu­ros (por ex­tra­vío, da­ño o re­tra­so de equi­pa­je pue­de lle­gar a 1.220). El im­por­te exac­to de­pen­de­rá de la dis­tan­cia del vue­lo y los re­tra­sos que se ha­yan pro­du­ci­do an­tes de la mo­di­fi­ca­ción del tra­yec­to. Si los vo­lun­ta­rios se de­can­tan por la mo­di­fi­ca­ción, la com­pa­ñía es­ta­rá obli­ga­da, ade­más, a pro­por­cio­nar­les la asis­ten­cia ne­ce­sa­ria: co­mi­das, ho­tel (una o más no­ches de alo­ja­mien­to) y el me­dio de trans­por­te en­tre el ae­ro­puer­to y el es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro.

La can­ce­la­ción da de­re­cho a la mis­ma com­pen­sa­ción que la de­ne­ga­ción de em­bar­que: de 125 a 600 eu­ros. Pe­ro ese de­re­cho se per­de­rá si el clien­te re­ci­be in­for­ma­ción so­bre la can­ce­la­ción del vue­lo con al me­nos 14 días de an­te­la­ción a su fe­cha de sa­li­da, o siem­pre que la com­pa­ñía de­mues­tre que fue pro­vo­ca­da por cau­sas ex­tra­or­di­na­rias, y no va­len las averías. En to­do ca­so, la em­pre­sa ofre­ce­rá al via­je­ro cu­yo vue­lo ha si­do can­ce­la­do la op­ción de ele­gir en­tre el re­em­bol­so de su bi­lle­te en sie­te días y la mo­di­fi­ca­ción del tra­yec­to. Y siem­pre de­be­rá pro­por­cio­nar­le ayu­da: lla­ma­da de te­lé­fono, re­fri­ge­rios, co­mi­da, alo­ja­mien­to y trans­por­te al ho­tel.

Tam­bién los gran­des re­tra­sos dan de­re­cho a es­tas ayu­das bá­si­cas. En las si­guien­tes cir­cuns­tan­cias: dos ho­ras de re­tra­so o más pa­ra vue­los de has­ta 1.500 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do, tres ho­ras o más pa­ra vue­los den­tro de la UE o pa­ra otros de en­tre 1.500 y 3.500 ki­ló­me­tros, y cua­tro ho­ras o más pa­ra los de más de 3.500 ki­ló­me­tros fue­ra de la UE.

Si el re­tra­so su­pera las cin­co ho­ras y el via­je­ro en trán­si­to de­ci­de no con­ti­nuar el tra­yec­to, tie­ne de­re­cho al re­em­bol­so del bi­lle­te y a vo­lar de re­gre­so al lu­gar de ori­gen. Y si lle­ga a su des­tino con tres ho­ras o más de re­tra­so, pue­de ac­ce­der ade­más a una in­dem­ni­za­ción igual a la que le co­rres­pon­de­ría por can­ce­la­ción, siem­pre que la lí­nea aé­rea no pue­da pro­bar que hu­bo cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les.

Y un fa­llo téc­ni­co no es ex­cu­sa, co­mo tam­po­co las huel­gas ni las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas. La Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) alu­de a una sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Eu­ro­peo que dic­ta­mi­na que so­lo un ac­to de sa­bo­ta­je, terrorismo o de­fec­tos de fá­bri­ca en el avión li­bra­rán a la com­pa­ñía de in­dem­ni­zar. «In­clu­so si el re­tra­so o can­ce­la­ción se de­be a pro­ble­mas téc­ni­cos im­pre­vis­tos, las ae­ro­lí­neas de­ben com­pen­sar a los via­je­ros», di­ce la sen­ten­cia, pro­pi­cia­da por la re­cla­ma­ción de una pa­sa­je­ra de KLM que so­por­tó 29 ho­ras de re­tra­so en un vue­lo Áms­ter­dam-Qui­to. La OCU, por cier­to, dis­po­ne en su web de una fun­ción que per­mi­te cal­cu­lar la in­dem­ni­za­ción se­gún las cir­cuns­tan­cias de ca­da ca­so.

En es­te com­pli­ca­do ve­rano aéreo, con­vie­ne te­ner es­to muy en cuen­ta.

El pa­sa­je­ro de­be ser com­pen­sa­do aun­que el re­tra­so o la can­ce­la­ción de su vue­lo sea por pro­ble­mas téc­ni­cos

JUAN. S. G

| JO­SEP LA­GO, AFP

Dos pa­sa­je­ros des­can­san en el sue­lo en la ter­mi­nal del ae­ro­puer­to de El Prat mien­tras es­pe­ran la sa­li­da de su vue­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.