EL EM­PLEO CRE­CE LA MI­TAD QUE LA RI­QUE­ZA EN ES­PA­ÑA

La lla­ma­da eco­no­mía 4.0, ba­sa­da en la au­to­ma­ti­za­ción ge­ne­ra­li­za­da con la apli­ca­ción de sis­te­mas in­te­li­gen­tes y tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, va a su­po­ner una ace­le­ra­ción sin pre­ce­den­tes de nues­tra ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va con aho­rros de mano de obra di­rec­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da

En­tre 1995 y el 2014, la ri­que­za pro­du­ci­da en Es­pa­ña cre­ció ca­si un 50 %, el do­ble que las ho­ras tra­ba­ja­das. Al­bino Pra­da di­sec­cio­na los re­tos so­cia­les de es­te cam­bio de mo­de­lo.

La pau­la­ti­na am­plia­ción de la ri­que­za ge­ne­ra­da en Es­pa­ña en los vein­te años que van en­tre 1995 y el 2014 pue­de re­su­mir­se di­cien­do que hoy pro­du­ci­mos ca­si un 50 % más de ri­que­za en tér­mi­nos reales (en eu­ros cons­tan­tes del año 2010 y se­gún la con­ta­bi­li­dad na­cio­nal del INE) que dos dé­ca­das atrás. Co­mo re­co­ge­mos en un pri­mer grá­fi­co (a pie de pá­gi­na) en la se­rie tem­po­ral del vo­lu­men del PIB (des­con­ta­da la in­fla­ción) hoy so­mos un país un 50 % más ri­co que en el año 1995. Cier­to es que la cri­sis des­en­ca­de­na­da en el 2008 rom­pió la ten­den­cia (en ese mo­men­to ca­si ha­bía­mos al­can­za­do un 60 % más de ri­que­za) pe­ro, aun así, el ba­lan­ce global es sin du­da muy po­si­ti­vo.

No obs­tan­te cuan­do com­pa­ra­mos en di­cho grá­fi­co es­ta evo­lu­ción de la ri­que­za pro­du­ci­da con la de las ho­ras tra­ba­ja­das por el con­jun­to de la po­bla­ción ocu­pa­da pa­ra ge­ne­rar­la, nos en­con­tra­mos con un com­por­ta­mien­to bien di­fe­ren­cia­do: las ho­ras de tra­ba­jo han au­men­ta­do a un rit­mo muy in­fe­rior. La bre­cha en­tre el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción y el del tra­ba­jo ne­ce­sa­rio se va abrien­do pro­gre­si­va­men­te a lo lar­go de to­do el pe­río­do pa­ra am­pliar­se de for­ma ace­le­ra­da en los úl­ti­mos años.

Glo­bal­men­te po­de­mos de­cir que en el úl­ti­mo año (2014) ge­ne­ra­mos la mis­ma ri­que­za en tér­mi­nos reales que en el año 2005, pe­ro con una can­ti­dad de ho­ras de tra­ba­jo muy in­fe­rior. Exac­ta­men­te ca­si 3.600 mi­llo­nes de ho­ras me­nos (una can­ti­dad equi­va­len­te a más de dos mi­llo­nes de em­pleos a tiem­po com­ple­to). Es­te aho­rro de jor­na­das de tra­ba­jo pa­ra pro­du­cir la mis­ma can­ti­dad de ri­que­za se pue­de ilus­trar con otra com­pa­ra­ción: con las mis­mas ho­ras apli­ca­das en el 2014, en el año 2001 la pro­duc­ción de ri­que­za en la eco­no­mía es­pa­ño­la era muy in­fe­rior.

Es es­te un pro­ce­so global que afec­ta a to­dos los sec­to­res, pe­ro si se des­glo­sa se com­prue­ba que es en las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les don­de se no­ta de una for­ma más in­ten­sa. Si re­pre­sen­ta­mos en un se­gun­do grá­fi­co la re­la­ción en­tre am­bas mag­ni­tu­des (ho­ras ne­ce­sa­rias de tra­ba­jo por uni­dad de PIB) en las ma­nu­fac­tu­ras a lo lar­go del mis­mo pe­río­do se ob­ser­va que aque­lla bre­cha se con­cre­ta aho­ra en una re­duc­ción del 25 %. Si en 1995 eran ne­ce­sa­rias 100 ho­ras de tra­ba­jo di­rec­to, vein­te años más tar­de son ne­ce­sa­rias 75 pa­ra ob­te­ner el mis­mo va­lor de la pro­duc­ción.

Es­ta mu­ta­ción eco­nó­mi­ca, que ace­le­ra­rá sin du­da la eco­no­mía 4.0, tie­ne po­ten­tes con­se­cuen­cias en mu­chas di­rec­cio­nes. Así, por ejem­plo, cuan­do se plan­tean los gra­ves pro­ble­mas de sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tros sis­te­mas de pen­sio­nes (que se fi­nan­cian con co­ti­za­cio­nes so­bre el pa­go de las ho­ras tra­ba­ja­das) no de­bie­ra ig­no­rar­se que en el 2014 Es­pa­ña es un país igual de ri­co que en el 2005, pe­ro que —con to­da cer­te­za— los in­gre­sos de nues­tra Se­gu­ri­dad So­cial (en tér­mi­nos reales, des­con­ta­da la in­fla­ción, se­rán in­fe­rio­res de­bi­do a que el vo­lu­men de tra­ba­jo ne­ce­sa­rio es no­ta­ble­men­te in­fe­rior.

Es así co­mo la mis­ma ri­que­za pro­du­ci­da pue­de tra­du­cir­se, pau­la­ti­na­men­te, en me­no­res in­gre­sos del sis­te­ma de pen­sio­nes. Lo que ge­ne­ra un pro­ble­ma es­truc­tu­ral de sos­te­ni­bi­li­dad que ha de co­rre­gir­se mo­di­fi­can­do el sis­te­ma de fi­nan­cia­ción. Y ha­cer­lo ha­cia fuen­tes de in­gre­sos aje­nas a los sa­la­rios y a las ho­ras de tra­ba­jo ne­ce­sa­rias pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía.

CAEN LAS REN­TAS SA­LA­RIA­LES

Es­te pro­ble­ma es­truc­tu­ral pue­de vi­sua­li­zar­se en un ter­cer grá­fi­co pa­ra los años más re­cien­tes en Ga­li­cia en el que ob­ser­va­mos co­mo a cau­sa de esa caí­da de las ho­ras de tra­ba­jo son las re­mu­ne­ra­cio­nes de los asa­la­ria­dos (que de­pen­den de aque­llas) las que ano­tan un des­plo­me sin­gu­lar­men­te in­ten­so. Otras ren­tas, por el con­tra­rio, ape­nas de han de­te­rio­ra­do du­ran­te esos úl­ti­mos cin­co años.

En re­la­ción a es­to, y an­ti­ci­pán­do­se a la ac­tual eco­no­mía 4.0, sos­te­nía An­dré Gorz ya ha­ce trein­ta años que «la crea­ción de una ren­ta so­cial in­de­pen­dien­te de la can­ti­dad de tra­ba­jo rea­li­za­do se im­pon­drá de cual­quier ma­ne­ra a me­di­da que el cos­te del tra­ba­jo lle­gue a ser des­de­ña­ble pa­ra las pro­duc­cio­nes au­to­ma­ti­za­das, ca­da vez más nu­me­ro­sas».

Di­cho de otra for­ma: el pa­go de una pen­sión mí­ni­ma de ju­bi­la­ción, o de una ren­ta mí­ni­ma pa­ra des­em­plea­dos, ha de fi­nan­ciar­se y ga­ran­ti­zar­se vía im­pues­tos (lo que el au­tor ci­ta­do lla­ma ren­ta pa­ga­da por la má­qui­na), da­do que el sis­te­ma ac­tual, ba­sa­do en fi­nan­ciar­los con in­gre­sos que de­pen­dan de las ho­ras de tra­ba­jo hu­mano, se­rá —de for­ma im­pa­ra­ble— cre­cien­te­men­te in­su­fi­cien­te. Y po­drá ha­cer­se así por­que el va­lor de la pro­duc­ción, con mu­chas me­nos ho­ras de tra­ba­jo, se­rá ca­da vez ma­yor. Se tra­ta de re­dis­tri­buir la ma­yor ri­que­za so­cial pro­du­ci­da pa­ra que no aca­be po­la­ri­zán­do­se en una mi­no­ría.

RE­PAR­TIR LA RI­QUE­ZA

Sin per­der de vis­ta que esa ma­yor ri­que­za de­ri­va­da de una me­nor ne­ce­si­dad de em­pleo nos en­fren­ta a otro re­to no me­nos es­tra­té­gi­co: el de tra­ba­jar me­nos ho­ras du­ran­te nues­tra vi­da ac­ti­va pa­ra po­der par­ti­ci­par to­dos en la pro­duc­ción de ri­que­za.

Lo con­tra­rio de la so­lu­ción ac­tual: ho­ras ex­tra­or­di­na­rias por un la­do y des­em­plea­dos por otro. Por­que si así no se ha­ce, con­cluía Gorz, «una eco­no­mía que por­que uti­li­za ca­da vez me­nos tra­ba­jo dis­tri­bu­ye ca­da vez me­nos sa­la­rios, des­cien­de inexo­ra­ble­men­te la pen­dien­te del pa­ro y la pau­pe­ri­za­ción».

Fuen­te: ela­bo­ra­ción pro­pia con da­tos del INE A. LÓ­PEZ

A.L.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.