LA CRI­SIS BAN­CA­RIA EN ITA­LIA ES­TÁ SER­VI­DA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Xo­sé Car­los Arias ana­li­za la nue­va tor­men­ta eco­nó­mi­ca que se es­tá for­man­do so­bre Eu­ro­pa, con su ojo en la ban­ca ita­lia­na, y la ope­ra­ción de res­ca­te que bus­ca el Go­bierno de Ren­zi.

Es­ta vez no se­rá una sor­pre­sa: to­do pa­re­ce pre­pa­ra­do pa­ra una nue­va tor­men­ta ban­ca­ria en Eu­ro­pa, con su ojo si­tua­do en te­rri­to­rio ita­liano. En la se­cuen­cia de di­fi­cul­ta­des de to­do ti­po que los ban­cos eu­ro­peos vie­nen ex­pe­ri­men­tan­do des­de el 2008, de con­cre­tar­se ese ac­ci­den­te en las en­ti­da­des ita­lia­nas no se­ría uno más, da­do el ta­ma­ño de esa eco­no­mía, el del pro­pio sis­te­ma cre­di­ti­cio y, so­bre to­do, por las in­ter­co­ne­xio­nes que man­tie­ne con el res­to de las eco­no­mías del con­ti­nen­te. Es­to úl­ti­mo aler­ta so­bre la al­ta pro­ba­bi­li­dad de un con­ta­gio. Pién­se­se que la ban­ca es­pa­ño­la, por ejem­plo, tie­ne com­pro­me­ti­das in­ver­sio­nes trans­al­pi­nas que su­pe­ran los 44.000 mi­llo­nes de eu­ros. Una ci­fra im­por­tan­te pe­ro, con to­do, pe­que­ña si se com­pa­ra con las que tan­to preo­cu­pan a las en­ti­da­des —y a los Go­bier­nos— de Fran­cia y Ale­ma­nia.

Des­de la Gran Re­ce­sión, las cri­sis ban­ca­rias han si­do de dos ti­pos muy di­fe­ren­tes. En una pri­me­ra fa­se se vie­ron afec­ta­das aque­llas en­ti­da­des que du­ran­te la ex­pan­sión ha­bían asu­mi­do gran­des ries­gos con pro­duc­tos al­ta­men­te so­fis­ti­ca­dos. En esos mo­men­tos tan­to los ban­cos es­pa­ño­les co­mo los ita­lia­nos se con­ta­ron en­tre los me­nos cas­ti­ga­dos (evi­den­te­men­te, por es­tar me­nos com­pro­me­ti­dos en ese ti­po de ne­go­cio); de he­cho, du­ran­te esos años ape­nas hu­bo en am­bos paí­ses in­ter­ven­cio­nes de sal­va­men­to dig­nas de men­ción. Sin em­bar­go, a me­di­da que la cri­sis fi­nan­cie­ra se tras­la­da­ba de un mo­do du­ra­de­ro a la eco­no­mía real, es­tos sis­te­mas em­pe­za­ron a acu­sar im­por­tan­tes de­te­rio­ros en sus cuen­tas, da­do el in­gen­te vo­lu­men de cré­di­tos im­pa­ga­dos que se fue acu­mu­lan­do.

El ca­so es que, pro­du­ci­da la cri­sis ban­ca­ria es­pa­ño­la en el 2012, y más o me­nos re­suel­ta (con gra­ves con­se­cuen­cias) a tra­vés del plan de res­ca­te eu­ro­peo, las en­ti­da­des ita­lia­nas con­ti­nua­ron va­gan­do du­ran­te cua­tro años más por el lim­bo de la fal­ta de re­so­lu­ción y un cier­to ol­vi­do in­tere­sa­do. En ese tiem­po, con el tras­fon­do del es­tan­ca­mien­to pro­duc­ti­vo, los pro­ble­mas no han de­ja­do de agra­var­se, y aho­ra mis­mo la mo­ro­si­dad alcanza ya los 200.000 mi­llo­nes (es­to es, un 17 % del to­tal del cré­di­to). Y en la en­ti­dad más com­pro­me­ti­da —el Mon­te dei Pas­chi de Sie­na, a la que se em­pie­za a lla­mar la Ban­kia ita­lia­na— la ta­sa de mo­ra su­pera ya el 35 %.

An­te to­do ello, el Go­bierno de Mat­teo Ren­zi quie­re dis­po­ner ya una gran ope­ra­ción de sal­va­men­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro con di­ne­ro pú­bli­co pro­pio, evi­tan­do el cas­ti­go aso­cia­do a un res­ca­te eu­ro­peo. Un de­seo que cho­ca con la nue­va nor­ma­ti­va de la UE, que im­pi­de las ayu­das de Es­ta­do a los ban­cos en esas cir­cuns­tan­cias. ¿Se sal­ta­rá es­ta vez la nor­ma, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en el ca­so del Me­mo­ra­dum of Un­ders­tan­ding es­pa­ñol? Pe­se a que po­dría en­ten­der­se co­mo una gra­ví­si­ma dis­cri­mi­na­ción, to­do su­gie­re que así se­rá. Por cua­tro mo­ti­vos.

El pri­me­ro, es el ya se­ña­la­do al­to ries­go de con­ta­gio, que ha­ce que se mul­ti­pli­quen las pre­sio­nes a fa­vor de un tra­to ex­cep­cio­nal. El se­gun­do tie­ne que ver con el mo­men­to: ade­más de la apren­sión que pro­du­ce el po­si­ble efec­to de unos ti­pos ne­ga­ti­vos pro­lon­ga­dos so­bre las cuen­tas de las en­ti­da­des, el bre­xit ha co­lo­ca­do a los ban­que­ros de to­do el con­ti­nen­te al bor­de del ata­que de ner­vios. Ter­ce­ro, los efec­tos de un res­ca­te eu­ro­peo pue­den pro­vo­car un ca­ta­clis­mo po­lí­ti­co en un país que, no se ol­vi­de, tie­ne con­vo­ca­do un di­fí­cil re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal en oto­ño. Y cuar­to, y aca­so más im­por­tan­te, Ita­lia cuen­ta con una de­ci­si­va re­pre­sen­ta­ción en los ór­ga­nos eu­ro­peos (so­bre to­do en el BCE y en la agen­cia re­gu­la­do­ra). Al­go que en Es­pa­ña, des­pués de las de­rro­tas en el Eu­ro­gru­po, des­gra­cia­da­men­te no se da.

La cri­sis ban­ca­ria ita­lia­na pa­re­ce, pues, ser­vi­da. La úni­ca du­da se­me­ja es­tar ya en si es­ta­lla­rá an­tes o des­pués del fe­rra­gos­to.

REU­TERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.