Tur­quía de­ci­de pe­gar­se un ti­ro en el pie (o dos)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

El pa­sa­do 7 de fe­bre­ro es­ta mis­ma sec­ción se ti­tu­la­ba «No es el mo­men­to de Tur­quía». Por su­pues­to que na­die sa­bía que ese país con un pie en Eu­ro­pa y otro en Asia iba a vi­vir otro de sus ya ha­bi­tua­les gol­pes mi­li­ta­res, pe­ro tam­po­co ha­bía que dis­po­ner de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra ver que la de­ri­va au­to­ri­ta­ria de su pre­si­den­te, Re­cep Er­do­gan, un is­la­mis­ta so­lo en apa­rien­cia mo­de­ra­do, se lle­va­ba por de­lan­te el tu­ris­mo.

Lo ha­bía ad­ver­ti­do tam­bién el por­tal Ne­xo­tur, y los mer­ca­dos emi­so­res bus­ca­ban nue­vos des­ti­nos. A lo lar­go de enero las can­ce­la­cio­nes ita­lia­nas a Tur­quía fue­ron del 50 %, y las ger­ma­nas y fran­ce­sas al­can­za­ron el 39 %. Un desas­tre sin pa­ran­gón. Y es que, co­mo re­cuer­da el gru­po Hos­tel­tur, «los tu­ris­tas hu­yen de los des­ti­nos con con­flic­tos».

El re­cien­te in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do y la in­só­li­ta y des­bo­ca­da re­pre­sión con­tra cual­quier for­ma de di­si­den­cia —las pur­gas del pro­fe­so­ra­do, que no sue­le te­ner ar­mas en las au­las, re­cuer­dan las del ré­gi­men fran­quis­ta tras 1939— han ma­cha­ca­do el tu­ris­mo, una fuen­te de in­gre­sos de pri­mer or­den pa­ra Tur­quía, co­mo se ve en las ta­blas ad­jun­tas. De he­cho, es el 10 % de su PIB. Con los su­ce­sos de es­tos días se po­ne pun­to fi­nal a una es­tra­te­gia de éxi­to que co­men­zó en el año 2000 y que te­nía co­mo ob­je­ti­vo jus­ta­men­te eso: co­lo­car a Tur­quía en el top ten de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos del mun­do.

Cier­to, los nú­me­ros ya no iban a ser bue­nos en el 2016, con des­cen­sos de has­ta el 40 % en los in­gre­sos, pe­ro en la si­tua­ción ac­tual lo úni­co que ca­be es es­ca­par de allí cuan­to an­tes y bus­car des­ti­nos al­ter­na­ti­vos. El gran ma­yo­ris­ta Tho­mas Cook ya ha ofre­ci­do can­ce­la­cio­nes gra­tui­tas a sus clien­tes. Bri­tish Air­ways cru­za los de­dos, por­que, jun­to con Thom­son and First Choi­ce, tie­ne que re­pa­triar en los pró­xi­mos días a prác­ti­ca­men­te to­dos los bri­tá­ni­cos que es­tán de va­ca­cio­nes en Tur­quía, unos 50.000, sa­bien­do que los avio­nes irán va­cíos a la ida. Un por­ta­voz de es­ta úl­ti­ma em­pre­sa lo de­cía cla­ra­men­te: «La se­gu­ri­dad de nues­tros clien­tes y nues­tras tri­pu­la­cio­nes es nues­tra má­xi­ma prio­ri­dad, y se­gui­re­mos las ins­truc­cio­nes que nos dé el Go­bierno». O sea, to­do me­nos ha­blar de tu­ris­mo.

Gu­rur Al­tun, ana­lis­ta del pe­rió­di­co In­de­pen­dent Tur­key, lo re­su­mía de ma­ne­ra muy grá­fi­ca en el ti­tu­lar de su cró­ni­ca: «To­do es­tá quie­to en el fren­te del tu­ris­mo… li­te­ral­men­te».

¿Y Es­pa­ña? En ese as­pec­to, be­ne­fi­cia­da, por su­pues­to. Tras la cri­sis del nor­te de Áfri­ca (léa­se Egip­to y Tú­nez), la de­ba­cle de Tur­quía adop­ta for­ma de re­ga­lo de los dioses. No es el úni­co país que se fro­ta las ma­nos: a Irán, que ha­bía anun­cia­do que emi­ti­ría di­rec­ta­men­te vi­sa­dos de tu­ris­mo vá­li­dos por tres me­ses a los que lle­ga­sen a sus ae­ro­puer­tos, le fal­tó tiem­po pa­ra avi­sar de que in­cen­ti­va­rá su po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas. Eso sí, Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña no en­tran en el pa­que­te. Y es que nun­ca llue­ve a gus­to de to­dos…

| A. KONSTANTINIDIS, REU­TERS

Tu­ris­tas den­tro de la mez­qui­ta azul de Es­tam­bul es­ta se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.