«Es­pa­ña es re­fe­ren­te mun­dial en re­pro­duc­ción asis­ti­da»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - L. Mí­guez

Pa­cien­tes de más de 50 paí­ses re­cu­rren a la clí­ni­ca que di­ri­ge en Bar­ce­lo­na pa­ra lo­grar el sue­ño de los sue­ños: te­ner un be­bé. De­fien­de que la in­fer­ti­li­dad se tra­te co­mo una en­fer­me­dad, tal y co­mo apun­ta la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, y lla­ma a la re­fle­xión so­bre las ba­jas ta­sas de na­ta­li­dad en Es­pa­ña y las lar­gas lis­tas de es­pe­ra de la sa­ni­dad pú­bli­ca pa­ra es­tos tra­ta­mien­tos

Pa­ra mu­chas mu­je­res de to­do el mun­do, a Ma­ri­sa Ló­pez-Tei­jón so­lo le fal­ta la ca­pa pa­ra ser una su­per­he­roí­na. Y es que en­tre sus po­de­res fi­gu­ra el de dar la vi­da, ahí es na­da. A eso se de­di­ca en el cen­tro de re­pro­duc­ción asis­ti­da Ins­ti­tut Mar­qués. Na­ci­da en Vi­lla­fran­ca del Bier­zo en los 60 y ejer­cien­do en Bar­ce­lo­na, en reali­dad es­ta gi­ne­có­lo­ga se sien­te ga­lle­ga por­que se tras­la­dó a Fe­rrol con 7 años, mar­chó pa­ra A Co­ru­ña a los 12 y em­pe­zó su ca­rre­ra en San­tia­go con 17. Aho­ra le que­da en es­ta tie­rra su fa­mi­lia y un sin­fín de bue­nos re­cuer­dos.

—¿Cuán­do su­po que que­ría de­di­car­se a la re­pro­duc­ción asis­ti­da?

—Des­de siem­pre qui­se ayu­dar a los de­más y ha­cer Me­di­ci­na. Me gus­tó mu­cho la es­pe­cia­li­dad de gi­ne­co­lo­gía por­que per­mi­tía in­cluir la par­te mé­di­ca y qui­rúr­gi­ca. En aquel mo­men­to, cuan­do aca­bé la ca­rre­ra, Bar­ce­lo­na em­pe­za­ba con las in vi­tro y era la zo­na pun­te­ra de Es­pa­ña, así que me fui allí.

—¿Cuál es la si­tua­ción de Es­pa­ña en es­te ám­bi­to?

—Es­pa­ña es un re­fe­ren­te mun­dial en re­pro­duc­ción asis­ti­da, y Bar­ce­lo­na en par­ti­cu­lar. Den­tro de la Unión Eu­ro­pea con­ta­mos con una le­gis­la­ción muy li­be­ral en la que lo úni­co que no se per­mi­te es la su­bro­ga­ción y la elec­ción de se­xo. En otros paí­ses no se per­mi­te el diag­nós­ti­co ge­né­ti­co preim­plan­ta­cio­nal (DGP) que nos evi­ta trans­fe­rir em­brio­nes con al­te­ra­cio­nes, por ejem­plo. So­mos pun­te­ros y ade­más hay mu­cha com­pe­ten­cia y muy bue­nos pro­fe­sio­na­les. En con­cre­to en Ins­ti­tut Mar­qués fui­mos pio­ne­ros en la adop­ción de em­brio­nes, fue al­go apro­ba­do por to­dos, los par­ti­dos de iz­quier­da, los de de­re­cha, los sa­cer­do­tes... Era una for­ma de ayu­dar a las fa­mi­lias y dar una sa­li­da a los em­brio­nes al­ma­ce­na­dos. —Des­ta­ca­mos tam­bién por in­ves­ti­gar mu­cho el fac­tor mas­cu­lino, por­que se ha­bla mu­cho de óvu­los pe­ro creo que hay que es­tu­diar en pro­fun­di­dad es­te fac­tor, evi­tar mi­tos co­mo que los pan­ta­lo­nes ajus­ta­dos o co­sas así per­ju­di­can, cuan­do en reali­dad son los tó­xi­cos, por ejem­plo. En es­te cam­po, des­de que se in­ven­tó la téc­ni­ca ICSI, en la que se in­yec­ta el es­per­ma­to­zoi­de en el óvu­lo, se pen­só que ya es­ta­ba so­lu­cio­na­do mu­cho, pe­ro es que ese es­per­ma­to­zoi­de pue­de lle­var ano­ma­lías en sus cro­mo­so­mas y eso pro­vo­ca que fa­llen los tra­ta­mien­tos. A ve­ces se les re­co­mien­da en otros la­dos a las pa­cien­tes que va­yan a do­na­ción de óvu­los y el pro­ble­ma es­ta­ba en la pa­re­ja, hay que es­tu­diar bien al hom­bre.

—Tie­nen pa­cien­tes de to­dos los paí­ses.

—Aten­de­mos a pa­cien­tes de más de 50 paí­ses. Yo mis­ma pu­se mi grano de are­na a ex­ten­der la fa­ma de Es­pa­ña por­que con­tac­ta­ba con com­pa­ñe­ros de otras par­tes de Eu­ro­pa pa­ra que co­la­bo­ra­ran con el pro­ce­so en las par­tes en las que su le­gis­la­ción lo per­mi­tía. In­ten­ta­mos acer­car­nos a la gen­te con se­des en Ita­lia, In­gla­te­rra, Ku­wait e Ir­lan­da. In­ven­ta­mos por ejem­plo la do­na­ción de óvu­los a dis­tan­cia pa­ra adap­tar­nos a las res­tric­cio­nes de los paí­ses.

—¿Cuán­ta gen­te tra­ba­ja en Ins­ti­tut Mar­qués?

—En to­tal 150 per­so­nas, ca­si to­dos mé­di­cos y bió­lo­gos.

—¿Tie­nen bue­na ta­sa de éxi­to?

—Las ta­sas de éxi­to son muy bue­nas, la gen­te nos re­co­mien­da mu­cho. Aho­ra mis­mo hay mu­chos avan­ces y ca­da vez que trans­fe­ri­mos un em­brión hay ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de que im­plan­te de que sal­ga mal, por eso nos de­cep­cio­na tan­to cuan­do ocu­rre. Has­ta que no ten­ga­mos una ta­sa del 100% no me que­da­ré con­ten­ta.

Ma­ri­sa Ló­pez-Tei­jón es la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de gi­ne­có­lo­gos en su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.