Can­na­bis me­di­ci­nal, 20 años des­pués

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sandra Ló­pez

Tras un lar­go pro­ce­so le­gis­la­ti­vo, el Go­bierno co­lom­biano otor­ga la pri­me­ra li­cen­cia pa­ra pro­du­cir ma­rihua­na te­ra­péu­ti­ca, un ne­go­cio que mo­ve­rá dos mil mi­llo­nes de dó­la­res al año

Vein­te años des­pués de apro­bar­se la ley que per­mi­te la pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y co­mer­cio de la ma­rihua­na con fi­nes me­di­ci­na­les, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Co­lom­bia otor­gó a fi­na­les del mes pa­sa­do la pri­me­ra li­cen­cia pa­ra fa­bri­car can­na­bis y de­ri­va­dos pa­ra ali­viar en­fer­me­da­des.

Y es que, aun­que el mar­co le­gal se re­mon­ta a 1986, no fue has­ta di­ciem­bre del año pa­sa­do cuan­do el Go­bierno, a tra­vés de un de­cre­to, le­ga­li­zó el uso me­di­ci­nal y cien­tí­fi­co del es­ta dro­ga, que ob­tu­vo luz ver­de de­fi­ni­ti­va con la apro­ba­ción en ma­yo del re­gla­men­to co­rres­pon­dien­te.

Y es que, en un país don­de el cul­ti­vo y con­su­mo de la ma­rihua­na es tan sen­si­ble, se ana­li­za­ron to­dos los es­ce­na­rios an­tes de pro­ce­der a la apro­ba­ción fi­nal. «Pa­ra po­der ga­ran­ti­zar el con­trol del can­na­bis se creó un sis­te­ma de li­cen­cias di­vi­di­das en cua­tro: de po­se­sión de se­mi­llas; de cul­ti­vo; de pro­duc­ción y fa­bri­ca­ción de de­ri­va­dos y una li­cen­cia de ex­por­ta­ción» ex­pli­ca a La Voz Juan Die­go Ál­va­rez, ase­sor del Mi­nis­te­rio de Sa­lud.

«Co­mo sis­te­ma de con­trol, to­dos los cul­ti­vos ten­drán una pre­des­ti­na­ción o una pre­se­lec­ción de­fi­ni­da a un la­bo­ra­to­rio», aña­de. Es­to de­ter­mi­na que pri­me­ro hay que te­ner una li­cen­cia de pro­duc­ción pa­ra es­ta­ble­cer qué can­ti­dad de plan­tas se­rán ne­ce­sa­rias y des­pués el cul­ti­va­dor po­drá so­li­ci­tar su pro­pio per­mi­so.

Ál­va­rez pre­ci­sa que no hay lí­mi­te en el nú­me­ro de li­cen­cias que se po­drán otor­gar. Ac­tual­men­te, hay ocho em­pre­sas que as­pi­ran a una, de las que cua­tro son na­cio­na­les y otras cua­tro ex­tran­je­ras, en­tre ellas una es­pa­ño­la cu­yo nom­bre no qui­so re­ve­lar por es­tar «den­tro de la re­ser­va del ex­pe­dien­te».

El ase­sor del mi­nis­tro di­ce que el re­gla­men­to so­bre la pro­duc­ción se com­ple­ta­rá con otra ley que re­gu­la­rá el uso de la ma­rihua­na con fi­nes me­di­ci­na­les, que fue apro­ba­da por el Con­gre­so en ma­yo y que es­tá pen­dien­te de ser san­cio­na­da por el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos. «El nue­vo pro­yec­to per­mi­te co­brar por las li­cen­cias y te­ner un es­que­ma uni­fi­ca­do en­tre los mi­nis­te­rios de Jus­ti­cia y Sa­lud pa­ra de­fi­nir mul­tas y san­cio­nes», ase­gu­ra.

Y aun­que, co­mo se­ña­la a La Voz el au­tor de la re­cien­te Ley, el se­na­dor Juan Ma­nuel Ga­lán, «el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­ta ini­cia­ti­va es que mi­llo­nes de per­so­nas que su­fren do­lo­res, epi­lep­sia, dia­be­tes, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, fi­bro­mial­gia o ar­tri­tis pue­dan en­con­trar una es­pe­ran­za de ali­viar el do­lor y me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da gra­cias a la ma­rihua­na me­di­ci­nal», tam­bién se es­pe­ra que es­to re­dun­de en «más em­pleos, ma­yor bie­nes­tar pa­ra las co­mu­ni­da­des y mu­ni­ci­pios don­de es­ta in­dus­tria ten­ga su asien­to». Ga­lán es­ti­ma que en los pró­xi­mos años el ne­go­cio de la ma­rihua­na me­di­ci­nal en Co­lom­bia po­dría al­can­zar los dos mil mi­llo­nes de dó­la­res al año.

LAS EM­PRE­SAS PIO­NE­RAS

Su­pe­ra­da esa yin­ca­na le­gis­la­ti­va que se ha pro­lon­ga­do por ca­si dos de­ce­nios, la em­pre­sa co­lom­bo-ca­na­dien­se Phar­maCie­lo se­rá la que abri­rá el ca­mino en un ne­go­cio que le per­mi­ti­rá a Co­lom­bia in­gre­sar al emer­gen­te mer­ca­do global de la con­tro­ver­ti­da plan­ta. Su pre­si­den­te y director ge­ne­ral, Jon Ruiz, sin dar ci­fras, anun­ció que su me­ta es con­ver­tir­se «en los ma­yo­res pro­vee­do­res de ex­trac­tos de acei­tes de can­na­bis cul­ti­va­do na­tu­ral­men­te. Y no hay me­jor lu­gar pa­ra ha­cer es­to que en Co­lom­bia».

Tam­bién ce­le­bra la me­di­da Julián Cai­ce­do quien, a tra­vés de su em­pre­sa Anan­da­mi­da Gar­dens, rea­li­za des­de ha­ce quin­ce años in­ves­ti­ga­cio­nes con can­na­bis y des­de ha­ce dos pro­du­ce ex­trac­cio­nes pa­ra per­so­nas en­fer­mas. «Nues­tro tra­ba­jo nun­ca fue ile­gal pe­ro de­bió ser muy ar­te­sa­nal por las li­mi­ta­cio­nes que im­po­ne la ley de 1986. Pe­se a ello, aten­de­mos a unos mil pa­cien­tes», ase­gu­ra, pa­ra aña­dir que so­li­ci­ta­rá su res­pec­ti­va li­cen­cia y que no te­me la com­pe­ten­cia de las mul­ti­na­cio­na­les: «No­so­tros te­ne­mos una red hu­ma­na, con ca­li­dad y ca­li­dez en la re­la­ción con el pa­cien­te, por­que ama­mos a la plan­ta y en­ten­de­mos de la re­la­ción mi­le­na­ria que tie­ne con el hu­mano», pre­su­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.