LA UE ES­TU­DIA QUE LOS RO­BOTS TEN­GAN QUE TRIBUTAR

La OCDE es­ti­ma que la au­to­ma­ti­za­ción po­dría aca­bar con el 9 % de los pues­tos de tra­ba­jo en Eu­ro­pa El gru­po de los so­cia­lis­tas en el Par­la­men­to Eu­ro­peo pro­po­ne con­si­de­rar­los «per­so­nas elec­tró­ni­cas» y que tri­bu­ten

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ia­go Sán­chez, G. L.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo es­tu­dia una pro­pues­ta pa­ra que las em­pre­sas co­ti­cen por las má­qui­nas que sus­ti­tu­yan em­plea­dos hu­ma­nos y así fi­nan­ciar pen­sio­nes y pres­ta­cio­nes so­cia­les.

Al­gu­nos ya la lla­man la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial y po­dría tra­du­cir­se en la pér­di­da de más de dos mi­llo­nes de em­pleos en nues­tro país, se­gún un in­for­me de la OCDE. Na­da menos que el 12 % del to­tal de los pues­tos exis­ten­tes en la ac­tua­li­dad. Pe­ro co­mo los pro­ce­sos de au­to­ma­ti­za­ción avan­zan inexo­ra­bles, y los ro­bots y las má­qui­nas han ve­ni­do pa­ra que­dar­se, Eu­ro­pa quie­re po­ner­se las pi­las. Tan­to es así, que el gru­po de los so­cia­lis­tas en el Par­la­men­to Eu­ro­peo ha pues­to en­ci­ma de la me­sa una pro­pues­ta pa­ra pre­pa­rar un es­ce­na­rio en el que gran par­te de las ta­reas que aho­ra rea­li­zan los hu­ma­nos se­rán lle­va­das a ca­bo por ro­bots.

En el in­for­me se es­ta­ble­ce que las má­qui­nas ten­drán el es­ta­tus le­gal de «per­so­nas ro­bó­ti­cas», lo que im­pli­ca­rá la im­po­si­ción de ta­sas a las em­pre­sas en fun­ción de la can­ti­dad de ro­bots uti­li­za­dos, al­go se­me­jan­te a una co­ti­za­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial. Es de­cir, que sus­ti­tuir em­plea­dos hu­ma­nos por má­qui­nas no sal­drá gra­tis. No co­bra­rán suel­do, pe­ro sí ten­drán que co­ti­zar pa­ra sos­te­ner el sis­te­ma de pen­sio­nes. Tam­bién se es­ta­ble­ce que las com­pa­ñías de­ben ase­gu­rar a sus ro­bots de una for­ma si­mi­lar a co­mo se hace con los co­ches. De es­ta ma­ne­ra los em­pre­sa­rios se res­pon­sa­bi­li­za­rían de los da­ños que pue­dan oca­sio­nar.

La idea par­te de la ba­se de que los fu­tu­ros sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­drán adap­tar­se a los cam­bios que su­ce­dan en su en­torno y, por lo tan­to, ten­drán cier­ta ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y au­to­no­mía, lo que los ha­rá un po­co más hu­ma­nos. La me­di­da tie­ne par­ti­da­rios y de­trac­to­res. En­tre los pri­me­ros se ha­llan im­por­tan­tes fi­gu­ras de la cien­cia y la in­ves­ti­ga­ción co­mo el fí­si­co Step­hen Haw­king,

que el año pa­sa­do fir­mó una de­cla­ra­ción en la que se ad­ver­tía de los im­pac­tos que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos po­drían te­ner so­bre el em­pleo y ani­ma­ba a to­mar me­di­das En­tre esas soluciones fi­gu­ra­ba la apro­ba­ción de una ren­ta mí­ni­ma uni­ver­sal que fi­nan­cia­rían las em­pre­sas que au­men­ta­sen su pro­duc­ti­vi­dad a ba­se de in­tro­du­cir ma­qui­nas.

¿FRENO AL PRO­GRE­SO?

En­tre los de­trac­to­res en­con­tra­mos a las com­pa­ñías de ro­bó­ti­ca, que te­men que la me­di­da su­pon­ga un re­tro­ce­so en la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas que apues­tan por la au­to­ma­ti­za­ción. La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ro­bó­ti­ca (AER) ase­gu­ra que los ro­bots no des­tru­yen em­pleo y es­gri­men ci­fras. Los paí­ses con ma­yor den­si­dad de má­qui­nas (ro­bots por ca­da 10.000 tra­ba­ja­do­res) son Co­rea del Sur, Ja­pón y Ale­ma­nia, don­de la ta­sa de pa­ro no su­pera el 5 %. Jo­sep Lla­dós, pro­fe­sor de Eco­no­mía y Em­pre­sa en la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya ase­gu­ra que la so­lu­ción a la sus­ti­tu­ción de em­plea­dos por má­qui­nas pa­sa por «crear más pues­tos de tra­ba­jo cua­li­fi­ca­dos y me­jor re­mu­ne­ra­dos me­dian­te una ma­yor in­ver­sión en I+D. Ac­tual­men­te se es­tán crean­do ocu­pa­cio­nes po­co es­pe­cia­li­za­das y con sa­la­rios ba­jos» lo que, uni­do al en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, po­ne en pe­li­gro el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial.

Se­gún la AER en el úl­ti­mo año se ven­die­ron 3.710 ro­bots en nues­tro país, lo que su­po­ne un 6,6 % más res­pec­to al año pa­sa­do. La au­to­mo­ción es el sec­tor que más má­qui­nas ha in­cor­po­ra­do, 1.800, ca­si la mi­tad.

Lo cier­to es que el sec­tor in­dus­trial se­rá el más afec­ta­do por la au­to­ma­ti­za­ción. Des­de el 2009, la ven­ta mun­dial de ro­bots in­dus­tria­les se ha cua­dri­pli­ca­do, pa­san­do de las 60.000 uni­da­des ven­di­das en­ton­ces a las a las 240.000 del 2015. La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ro­bó­ti­ca (FIR) pre­vé que en el 2018 la pro­duc­ción lle­ga­rá a los dos mi­llo­nes, do­blan­do la ci­fra del 2009. La pro­pia FIR apun­ta que den­tro de Eu­ro­pa los mer­ca­dos que pre­sen­tan un ma­yor ni­vel de ex­pan­sión son Ale­ma­nia, Es­pa­ña e Ita­lia. Pre­ci­sa­men­te, los dos pri­me­ros for­man par­te del po­dio de paí­ses de la OCDE con una ma­yor ta­sa de pues­tos de tra­ba­jo en ries­go de ser au­to­ma­ti­za­dos. Una lista que en­ca­be­za Aus­tria, con un 13 % de sus em­pleos ame­na­za­dos por los ro­bots.

Las pers­pec­ti­vas del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial tam­po­co son ha­la­güe­ñas. El or­ga­nis­mo pu­bli­có en enero un in­for­me en don­de da­ba a co­no­cer los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta a di­rec­ti­vos de gran­des in­dus­trias so­bre sus pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro y los fac­to­res que pue­den te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre el em­pleo de aquí al 2020. En­tre ellos des­ta­can el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, la ines­ta­bi­li­dad geo­po­lí­ti­ca y la irrup­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. «Los em­pleos con ma­yor pro­ba­bi­li­dad de ser sus­ti­tui­dos son aque­llos que con­sis­ten en ta­reas re­pe­ti­ti­vas, aun­que tam­bién es­tán en ries­go los de cua­li­fi­ca­ción me­dia» afir­ma Lla­dós. Las pro­fe­sio­nes más ame­na­za­das son las re­la­cio­na­das con la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va, que pue­den ver­se afec­ta­das por la apa­ri­ción de soft­wa­res ca­pa­ces de tra­tar gran can­ti­dad de da­tos y cru­zar­los au­to­má­ti­ca­men­te. «Hay sec­to­res más pro­pen­sos a la ro­bo­ti­za­ción, pe­ro aho­ra ve­mos que los ro­bots en­tran en cam­pos más es­pe­cia­li­za­dos co­mo la me­di­ci­na, don­de tra­di­cio­nal­men­te era más di­fí­cil sus­ti­tuir mano de obra», ex­pli­ca.

En una Eu­ro­pa que aún pug­na por sa­lir de la cri­sis y ge­ne­rar pues­tos de tra­ba­jo, el fe­nó­meno preo­cu­pa ca­da vez más. Las co­ti­za­cio­nes por mano de obra ro­bó­ti­ca po­drían su­po­ner el sal­va­vi­das del sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial en una so­cie­dad más en­ve­je­ci­da y con menos em­pleo.

La pro­pues­ta pre­vé que las em­pre­sas co­ti­cen por las má­qui­nas que usen pa­ra pro­du­cir

| F. ROBICHON, EFE

En­tre los ro­bots hu­ma­noi­des des­ta­ca Pep­per, un «ju­gue­te» ca­paz de co­mu­ni­car­se con las per­so­nas e in­ter­pre­tar sus emo­cio­nes y que ha si­do fi­cha­do por ban­cos y ne­go­cios de co­mi­da rá­pi­da en Asia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.