EL NUE­VO REY DE LA ASPIRINA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Wer­ner Bau­mann PRE­SI­DEN­TE DE BAYER

No es quí­mi­co. Lo era su an­te­ce­sor, Mar­jin Dek­kers. Lo su­yo son los nú­me­ros. Es eco­no­mis­ta. Ale­mán. De Kre­feld, pa­ra más se­ñas. De la co­se­cha del 62. Y des­de el pa­sa­do 1 de ma­yo tie­ne en sus ma­nos la rien­das de una de las mayores em­pre­sas del mun­do, la ger­ma­na Bayer.

Lle­va en la com­pa­ñía des­de 1988. A don­de lle­gó tras su pa­so por la Uni­ver­si­dad de RWTH de Aquis­grán y la de Co­lo­nia. Tra­ba­jó en la se­de es­pa­ño­la de la mul­ti­na­cio­nal, en Barcelona. Has­ta di­ciem­bre pa­sa­do, era el director fi­nan­cie­ro de la com­pa­ñía y en el mo­men­to de su nom­bra­mien­to, el director de es­tra­te­gia del gru­po. Res­pon­de al nom­bre de Wer­ner Bau­mann. So­bre su me­sa, un em­pe­ño es­pe­cial: pro­ta­go­ni­zar la ma­yor com­pra de la his­to­ria em­pre­sa­rial de Ale­ma­nia. O lo que es lo mis­mo, con­se­guir que Mon­san­to ce­da a sus pre­ten­sio­nes. Que acep­te su ofer­ta de com­pra.

Pe­ro la rei­na de los trans­gé­ni­cos se re­sis­te a los en­can­tos ger­ma­nos. Has­ta dos ve­ces le ha da­do ca­la­ba­zas al rey de la aspirina. Por aho­ra. Por­que Bayer no se rin­de.

Y eso que pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo no so­lo ten­drá que ga­nar­se el fa­vor de la no­via. Ten­drá que ven­cer otras mu­chas re­ti­cen­cias. Son ca­si le­gión los que no aca­ban de ver las bon­da­des de ese ma­tri­mo­nio. Em­pe­zan­do por los in­ver­so­res, quie­nes du­dan de la ren­ta­bi­li­dad de una ope­ra­ción que su­pon­dría po­ner so­bre la me­sa más de 64.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 57.500 mi­llo­nes de eu­ros). La ci­fra de la úl­ti­ma ofer­ta ale­ma­na.

Pe­ro eso no es to­do, en el ca­so de que la no­via di­ga sí a una ter­ce­ra pro­po­si­ción, Bau­mann ha­brá de ca­me­lar­se tam­bién a las au­to­ri­da­des de com­pe­ten­cia. Por no ha­blar de la pe­lea que ten­drá que li­brar con­tra un enemi­go mu­cho más es­cu­rri­di­zo: la mo­vi­li­za­ción so­cial y el ro­to que po­dría ha­cer­le a la repu­tación de la mul­ti­na­cio­nal su ma­tri­mo­nio con una de las em­pre­sas más odia­das y con peor ima­gen de to­do el mun­do. Y es que son mu­chos los que la con­si­de­ran una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad de la ali­men­ta­ción.

Pe­ro Bau­mann no se arre­dra. Está con­ven­ci­do de que el fu­tu­ro de Bayer pa­sa por apos­tar fuer­te a los trans­gé­ni­cos. Y no está dis­pues­to a de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad. Por ca­ra que re­sul­te. No se­ría es­ta la pri­me­ra vez que, a ojos del mer­ca­do, la de Le­ver­ku­sen pa­ga una ci­fra ex­ce­si­va por ha­cer­se con la pre­sa co­di­cia­da. Pa­ra dar­se cuen­ta bas­ta con echar un vis­ta­zo a las ci­fras que ro­dea­ron a la ad­qui­si­ción en el 2014 de la di­vi­sión de fár­ma­cos sin re­ce­ta de la es­ta­dou­ni­den­se Merck por 12.650 mi­llo­nes de eu­ros, o la de su com­pa­trio­ta Sche­ring por 14.600. Lo ma­lo es que si Bau­mann se sa­le con la su­ya, Bayer se ha­brá col­ga­do al cue­llo una so­ga de 59.000 mi­llo­nes de eu­ros, mon­tan­te has­ta el que se ele­va­ría su deu­da, que en el 2011 era de so­lo 7.000 mi­llo­nes. Ci­fras ma­rean­tes has­ta pa­ra to­do un ex­per­to en nú­me­ros co­mo el con­se­je­ro de­le­ga­do de la mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.