NO ES ORO TO­DO LO QUE RE­LU­CE EN RÍO

Los ana­lis­tas coin­ci­den en que la in­ver­sión de los jue­gos se­rá in­su­fi­cien­te pa­ra im­pul­sar una eco­no­mía en re­ce­sión co­mo la bra­si­le­ña, pe­ro de­ja­rá un le­ga­do de in­fraes­truc­tu­ras en la ciu­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ga­briel Le­mos

LAS GRAN­DES CA­SAS DE ANÁ­LI­SIS COIN­CI­DEN EN QUE LA CE­LE­BRA­CIÓN DE LOS JUE­GOS OLÍM­PI­COS, QUE HA COS­TA­DO CA­SI 11.000 MI­LLO­NES DE EU­ROS EN­TRE IN­VER­SIO­NES Y OR­GA­NI­ZA­CIÓN, NO SE­RÁ SU­FI­CIEN­TE IM­PUL­SO PA­RA QUE LA ECO­NO­MÍA BRA­SI­LE­ÑA SAL­GA DE UNA RE­CE­SIÓN QUE DU­RA YA DOS AÑOS, AUN­QUE DE­JA­RÁ UN LE­GA­DO DE IN­FRAES­TRUC­TU­RAS EN LA CIU­DAD QUE LOS ACO­GE

No lle­gan los Jue­gos de Río en el me­jor mo­men­to pa­ra Bra­sil. Ni en lo po­lí­ti­co, ni en lo so­cial ni, por des­con­ta­do, en lo eco­nó­mi­co. El país atra­vie­sa la peor re­ce­sión del úl­ti­mo cuar­to de si­glo, que du­ra ya dos años y que el pa­sa­do 2015 se tra­du­jo en un des­plo­me del PIB del 3,8 %, que los ana­lis­tas no des­car­tan que se re­pi­ta en es­te ejer­ci­cio pe­se a que la es­ta­dís­ti­ca ofi­cial apun­ta a que la caí­da se ha sua­vi­za­do en los pri­me­ros com­pa­ses del año.

El mi­la­gro bra­si­le­ño, im­pul­sa­do por el con­su­mo de las fa­mi­lias y que lle­vó a su eco­no­mía a cre­cer has­ta un 7,5 % en el 2010, se ha ago­ta­do. Y la con­se­cuen­cia se ad­vier­te en las ci­fras del des­em­pleo, que ba­ten ré­cords mes tras mes: ya hay 11,4 mi­llo­nes de per­so­nas que quie­ren y no pue­den tra­ba­jar, más de un 11 % de la po­bla­ción ac­ti­va.

Na­da que ver con el país pu­jan­te que en el 2009 lo­gró la no­mi­na­ción co­mo se­de de los pri­me­ros jue­gos olím­pi­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. En ese es­ce­na­rio de shock eco­nó­mi­co, no sor­pren­de el es­cep­ti­cis­mo ge­ne­ra­li­za­do de los bra­si­le­ños so­bre el im­pac­to eco­nó­mi­co del ma­yor even­to de­por­ti­vo del mun­do. Has­ta seis de ca­da diez con­si­de­ran que los Jue­gos de Río trae­rán más per­jui­cios que be­ne­fi­cios a Bra­sil, mien­tras que so­lo un 32 % con­fían en que el ba­lan­ce fi­nal se­rá po­si­ti­vo, se­gún una en­cues­ta de la con­sul­to­ra Ibope pu­bli­ca­da por el dia­rio Es­ta­do de Sao Pau­lo. Ci­fras que con­tras­tan con el es­ta­do de opi­nión, mu­cho más op­ti­mis­ta, que se re­gis­tra­ba an­tes del Mun­dial de fútbol or­ga­ni­za­do ape­nas dos años an­tes.

¿Hay ra­zo­nes pa­ra esa des­con­fian­za? Los es­tu­dios rea­li­za­dos has­ta aho­ra coin­ci­den en que el im­pac­to de los Jue­gos en la eco­no­mía bra­si­le­ña se­rá es­ca­so y li­mi­ta­do, tan­to en el tiem­po co­mo, prin­ci­pal­men­te, en el es­pa­cio. Así lo apun­ta la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción Moody’s, que en un in­for­me es­pe­cí­fi­co so­bre el asun­to emi­ti­do es­te año con­clu­ye que «los Jue­gos de Río de­ja­rán en la ciu­dad me­jo­rías du­ra­de­ras en las in­fraes­truc­tu­ras y su­pon­drán un au­men­to tem­po­ral en la re­cau­da­ción de im­pues­tos pe­ro, tan pron­to ter­mi­ne el even­to, el país vol­ve­rá a la re­ce­sión eco­nó­mi­ca». Se­gún sus cálcu­los, la eco­no­mía bra­si­le­ña se con­trae­rá es­te año un 3,7 % (so­lo una dé­ci­ma me­nos que en el pa­sa­do ejer­ci­cio), «an­tes de cre­cer de for­ma anémi­ca en el 2017 y en el 2018».

Un aná­li­sis si­mi­lar al que rea­li­za el ban­co de in­ver­sión Gold­man Sachs, que ha­ce ape­nas unos días ad­ver­tía de que «la in­ver­sión es de­ma­sia­do pe­que­ña pa­ra ge­ne­rar un im­pul­so sig­ni­fi­ca­ti­vo, da­do el gran ta­ma­ño de la eco­no­mía bra­si­le­ña», con un PIB que ron­da los 1,8 bi­llo­nes de dó­la­res ame­ri­ca­nos.

Y eso a pe­sar de que las olim­pia­das, que atrae­rán a la ciu­dad a 350.000 tu­ris­tas y más de 10.500 de­por­tis­tas de 206 paí­ses, han mo­vi­li­za­do una in­ver­sión de 25.000 mi­llo­nes de reales (unos 6.900 mi­llo­nes de eu­ros) en in­fraes­truc­tu­ras so­lo en el área me­tro­po­li­ta­na de Río, una can­ti­dad si­mi­lar a la de la Co­pa del Mun­do de fútbol —que en ese ca­so se re­par­tió en­tre las do­ce prin­ci­pa­les ciu­da­des del país—a la que hay que su­mar el des­em­bol­so pa­ra la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, que as­cien­de a otros 7.000 mi­llo­nes de reales (1.960 mi­llo­nes de eu­ros), el mis­mo cos­te que ten­drá la or­ga­ni­za­ción di­rec­ta del even­to du­ran­te es­ta quin­ce­na.

FUEN­TES DE FI­NAN­CIA­CIÓN

Y, ¿có­mo se fi­nan­cia es­ta can­ti­dad in­gen­te de gas­to en un país su­mi­do en la re­ce­sión? Prin­ci­pal­men­te, gra­cias a la apor­ta­ción de pa­tro­ci­na­do­res pri­va­dos, que car­gan con el cos­te ín­te­gro de la or­ga­ni­za­ción. Tam­bién el 60 % de las in­ver­sio­nes en ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas son asu­mi­das por el sec­tor pri­va­do, se­gún Moody’s. A ca­da uno de los on­ce pa­tro­ci­na­do­res glo­ba­les del even­to —en­tre los que se en­cuen­tran mul­ti­na­cio­na­les co­mo McDo­nald’s, Co­ca­Co­la, Vi­sa o Sam­sung—, aso­ciar su mar­ca a los va­lo­res del mo­vi­mien­to olím­pi­co les sa­le por la mó­di­ca can­ti­dad de cien mi­llo­nes de dó­la­res. De ahí las fé­rreas res­tric­cio­nes im­pues­tas por el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal a los de­por­tis­tas que com­pi­ten en el even­to, a los que prohí­be el uso co­mer­cial de su ima­gen du­ran­te el even­to, evi­tan­do así que nin­guno de sus pa­tro­ci­na­do­res pue­da apro­ve­char el re­cla­mo de los jue­gos sin pa­sar por ca­ja.

Pe­ro el ver­da­de­ro ma­ná de las olim­pia­das es­tá en los de­re­chos te­le­vi­si­vos que, tal y co­mo mues­tra un es­tu­dio de Fe­rran Bru­net, pro­fe­sor de Eco­no­mía Aplicada de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, ya se han con­ver­ti­do en la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos del even­to. Dis­co­very Com­mu­ni­ca­tions, la ma­triz de Eu­ros­port, aca­ba de ha­cer­se con los de­re­chos pa­ra emi­tir los jue­gos has­ta el 2024 por 1.300 mi­llo­nes de eu­ros.

En su in­for­me, Bru­net ana­li­za el im­pac­to eco­nó­mi­co de las úl­ti­mas olim­pia­das, par­tien­do del ca­so de Bar­ce­lo­na 92, un mo­de­lo que ca­li­fi­ca de ex­cep­cio­nal, tan­to por las in­ver­sio­nes «en can­ti­dad y ca­li­dad» que lle­vó apa­re­ja­das, co­mo por su apues­ta por la «trans­for­ma­ción ur­ba­na». Los re­sul­ta­dos, apun­ta, se per­ci­bie­ron des­de el mo­men­to de la no­mi­na­ción co­mo se­de, con un des­cen­so del pa­ro, la re­ani­ma­ción del mer­ca­do de la vi­vien­da y de la cons­truc­ción, aun­que fue­ron más in­ten­sos tras el fin de los jue­gos, rom­pien­do año tras año sus ré­cords de cre­ci­mien­to en em­pleo, in­ver­sión o ren­ta. «Bar­ce­lo­na no so­lo reac­cio­nó muy bien a los jue­gos, sino que su­po man­te­ner, de for­ma inau­di­ta, su ex­pan­sión», apun­ta en el es­tu­dio. De he­cho, cal­cu­la que el even­to ha ge­ne­ra­do un re­torno eco­nó­mi­co su­pe­rior a los 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res, ci­fras so­lo re­pli­ca­das por los Jue­gos de Pe­kín, lo que a su jui­cio de­mues­tra la «ex­cep­cio­na­li­dad de Bar­ce­lo­na».

A la es­pe­ra de co­no­cer los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos de las Olim­pia­das de Río, pe­ro cons­cien­tes de to­das las in­cer­ti­dum­bres que las ro­dean, en el Co­mi­té Olím­pi­co han in­sis­ti­do en los úl­ti­mos días en un men­sa­je de tran­qui­li­dad. Su pre­si­den­te, Tho­mas Bach, ase­gu­ra que no son aje­nos a «la reali­dad que impera en Bra­sil, las di­fi­cul­ta­des que afron­ta», y mos­tró por ello su «em­pa­tía y so­li­da­ri­dad con el co­mi­té or­ga­ni­za­dor y con el pue­blo». «Con­fia­mos más que nun­ca en que se­rán gran­des jue­gos al es­ti­lo bra­si­le­ño, lle­nos de pa­sión y de ener­gía», zan­jó. La suer­te es­tá echa­da.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.