GRA­VAR EL PIB PA­RA FI­NAN­CIAR EL ES­TA­DO DEL BIE­NES­TAR

ANÁ­LI­SIS Su­pe­ra­do el im­pac­to de la re­ce­sión, el va­lor to­tal de la pro­duc­ción de la eco­no­mía ga­lle­ga igua­ló el año 2014 el ni­vel del 2005, pe­ro lo hi­zo con 121.000 ocu­pa­dos me­nos que en aquel ejer­ci­cio. El au­tor de­fien­de que, con un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Prada Al­bino Prada es doc­tor en Eco­no­mía por la Uni­ver­si­da­de de Vi­go.

Co­mo en Es­pa­ña, Ga­li­cia es­tá ya cer­ca de igua­lar sus ci­fras de ri­que­za pre­vias a la crisis, aun­que la es­ta­dís­ti­ca mues­tra que nues­tra eco­no­mía pre­ci­sa ca­da vez me­nos em­pleo pa­ra pro­du­cir lo mis­mo. Por ello, Al­bino Prada abo­ga por re­for­mar el sis­te­ma de in­gre­sos pa­ra li­gar­lo a la ri­que­za y no a los sa­la­rios.

En un aná­li­sis an­te­rior ob­ser­vá­ba­mos co­mo en el con­jun­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la pro­du­cía­mos en el 2014 la mis­ma ri­que­za real que en el 2005 pe­ro con dos mi­llo­nes me­nos de per­so­nas ocu­pa­das. Tras­la­da­mos aho­ra di­cho es­tu­dio a Ga­li­cia pa­ra eva­luar la cre­cien­te fra­gi­li­dad de nues­tro sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes.

Co­mo su­ce­día pa­ra el con­jun­to de Es­pa­ña, la bue­na no­ti­cia, se­gún los da­tos de la con­ta­bi­li­dad re­gio­nal del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, es que la ri­que­za ge­ne­ra­da por la eco­no­mía ga­lle­ga en tér­mi­nos reales (en vo­lu­men, des­con­ta­da la in­fla­ción) en el pe­río­do 2000-2015 no de­jó de cre­cer has­ta el 2008. E in­clu­so a pe­sar del fuer­te im­pac­to de la re­ce­sión —co­mo se pue­de ob­ser­var a sim­ple vis­ta en el pri­mer grá­fi­co que pre­sen­ta­mos— el ni­vel de ri­que­za pro­du­ci­da en el 2015 es muy su­pe­rior a la que se re­gis­tra­ba al co­mien­zo de la se­rie, en el año 2000.

Es sin­gu­lar­men­te des­ta­ca­ble —pa­ra el ra­zo­na­mien­to que aquí ha­re­mos— el com­pro­bar que tan­to en el 2014 co­mo en el 2005 se pro­du­jo en Ga­li­cia el mis­mo vo­lu­men de ri­que­za en tér­mi­nos reales. Sin em­bar­go, co­mo bien se ob­ser­va en ese mis­mo grá­fi­co, el tra­ba­jo hu­mano (tan­to en ho­ras co­mo en per­so­nas ocu­pa­das) ne­ce­sa­rio pa­ra ob­te­ner ese mis­mo vo­lu­men de ri­que­za es hoy muy in­fe­rior. Son tre­ce pun­tos me­nos so­bre cien, lo que, tra­du­ci­dos en per­so­nas ocu­pa­das, su­po­nen unos 121.000 tra­ba­ja­do­res me­nos.

La bue­na no­ti­cia es que so­mos hoy en con­jun­to igual de ri­cos co­mo eco­no­mía pro­duc­ti­va que aquel año; la ma­la es que lo so­mos con mu­chas me­nos per­so­nas ocu­pa­das. Quiere es­to de­cir que po­dría­mos dis­tri­buir esa mis­ma ri­que­za en­tre el mis­mo vo­lu­men de ciu­da­da­nos y se­ría­mos to­dos igual de ri­cos. Por ejem­plo, dis­tri­bu­yen­do el me­nor em­pleo a tiem­po com­ple­to ne­ce­sa­rio en­tre to­dos, con una jor­na­da de tra­ba­jo in­fe­rior pa­ra to­dos, pe­ro con un ni­vel de in­gre­sos reales que ga­ran­ti­za­se se­me­jan­te ca­li­dad de vi­da en el 2014 que en el 2005. Cuan­do así no se ha­ce (y en au­sen­cia de emi­gra­ción) se ha de pa­liar la si­tua­ción de esos re­cur­sos hu­ma­nos —aho­ra ex­ce­den­tes y en des­em­pleo— con trans­fe­ren­cias de ren­ta a los pa­ra­dos o con ayu­das pa­ra la po­bla­ción que se en­cuen­tra en ries­go de po­bre­za.

Ese idén­ti­co ni­vel de ri­que­za ob­te­ni­do con mu­chos me­nos ocu­pa­dos pue­de tam­bién con­tra­po­ner­se con otra sa­li­da del mer­ca­do la­bo­ral pa­ra aque­llos que en el 2005 fi­gu­ra­ban co­mo ocu­pa­dos y el año pa­sa­do ya no: ima­gi­né­mo­nos que ese mar­gen de per­so­nas aho­ra ex­ce­den­tes han pa­sa­do a la si­tua­ción de ju­bi­la­dos.

EL IM­PAC­TO SO­CIAL

En es­ta nue­va si­tua­ción es muy po­si­ble que los in­gre­sos de la Se­gu­ri­dad So­cial (co­ti­za­cio­nes so­bre los sa­la­rios) fue­ran cre­cien­te­men­te in­su­fi­cien­tes pa­ra fi­nan­ciar a to­dos los pen­sio­nis­tas, de­bi­do a que el cómpu­to de jor­na­das tra­ba­ja­das (y de sa­la­rios) así lo pro­vo­ca­ría.

Y, sin em­bar­go, de nue­vo no pa­re­ce muy ra­zo­na­ble que con la mis­ma ri­que­za anual pro­du­ci­da no po­da­mos trans­fe­rir una par­te de la mis­ma a esos mi­les de per­so­nas que ha­ce diez años es­ta­ban ocu­pa­das y que aho­ra se han po­di­do ju­bi­lar.

Pe­ro, ¿qué ha su­ce­di­do en la reali­dad? Pre­sen­ta­mos en un se­gun­do grá­fi­co la evo­lu­ción del to­tal de ocu­pa­dos y de pen­sio­nis­tas en Ga­li­cia du­ran­te ese pe­río­do.

En­tre el úl­ti­mo año y el 2005 (rei­te­ra­mos que en am­bos la ri­que­za real ge­ne­ra­da por el con­jun­to de la eco­no­mía es la mis­ma) el em­pleo ex­ce­den­te ha si­do de aque­llos 121.000 ocu­pa­dos me­nos, mien­tras que el in­cre­men­to de pen­sio­nis­tas ron­da los 55.000. Quiere es­to de­cir que, si del vo­lu­men de ri­que­za ge­ne­ra­do de­pen­die­se, y no de su con­cre­ta dis­tri­bu­ción, no ha­bría ra­zón al­gu­na pa­ra su­po­ner que hoy el sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes acu­sa­se (co­mo real­men­te su­ce­de) una si­tua­ción fi­nan­cie­ra peor que ha­ce diez años.

Que así sea so­lo pue­de en­ten­der­se por es­tar ba­sa­do en un sis­te­ma de in­gre­sos de­pen­dien­te de los sa­la­rios de los ocu­pa­dos y no de la ri­que­za real ge­ne­ra­da por nues­tra eco­no­mía.

Por­que si la for­ma de fi­nan­cia­ción fue­ra del se­gun­do ti­po, ten­dría­mos que ser ca­pa­ces con la mis­ma ri­que­za de se­guir ofre­cien­do con­di­cio­nes de vi­da dig­nas, al me­nos, a los 55.000 nue­vos pen­sio­nis­tas que em­pe­za­ron a co­brar su pres­ta­ción du­ran­te esa dé­ca­da (sin agra­var el dé­fi­cit del sis­te­ma) y a, al me­nos, otros 66.000 des­em­plea­dos por me­dio de una ren­ta bá­si­ca aso­cia­da a la rea­li­za­ción de ta­reas so­cial­men­te ne­ce­sa­rias (por ejem­plo en aten­ción a de­pen­dien­tes o la con­ser­va­ción del me­dio ru­ral).

Su­ma­dos am­bos co­lec­ti­vos (los nue­vos pen­sio­nis­tas y los nue­vos de­socu­pa­dos) equi­va­len a las 121.000 mil per­so­nas que en el 2005 eran ne­ce­sa­rias pa­ra pro­du­cir la mis­ma ri­que­za que en el 2014 y aho­ra no lo son.

RE­PAR­TIR TRA­BA­JO Y RI­QUE­ZA

Só­lo así, co­mo se­ña­ló ya ha­ce mu­chos años An­dré Gorz, los avan­ces pro­duc­ti­vos en vez de tra­du­cir­se en desas­tres co­lec­ti­vos (po­bre­za y crisis de la pro­tec­ción so­cial), se con­ver­ti­rán en avan­ces so­cia­les: «Re­par­tien­do me­jor to­do el tra­ba­jo so­cial­men­te ne­ce­sa­rio y to­da la ri­que­za so­cial­men­te pro­du­ci­da». Na­da más y na­da me­nos.

Y cuan­do así no se ha­ce lo que te­ne­mos es un ma­yor vo­lu­men de ri­que­za pro­du­ci­da, gra­cias prin­ci­pal­men­te al avan­ce tec­no­ló­gi­co, que se dis­tri­bu­ye de una for­ma ca­da vez más de­sigual. Por un la­do, y de for­ma cre­cien­te, en fa­vor de las éli­tes em­pre­sa­ria­les, di­rec­ti­vas y fi­nan­cie­ras. Y, por otro y de­cre­cien­te, pa­ra una ma­yo­ría so­cial en la que des­apa­re­cen las cla­ses me­dias y pa­san a ser ca­da vez más nu­me­ro­sos los ju­bi­la­dos em­po­bre­ci­dos, los tra­ba­ja­do­res a tiem­po par­cial que no ga­nan lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir o los des­em­plea­dos en ries­go de ex­clu­sión so­cial.

Es así co­mo un país ca­da vez más ri­co y con una ca­pa­ci­dad ma­yor de pro­du­cir ri­que­za des­ba­ra­ta a pa­sos ace­le­ra­dos sus po­ten­cia­li­da­des de desa­rro­llo so­cial.

La ma­yor ri­que­za pro­du­ci­da gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos se reparte de una for­ma ca­da vez más de­sigual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.