ES­PA­ÑA SE LIBRA DE LA MUL­TA, PE­RO NO DEL AJUS­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

El ca­te­drá­ti­co Xo­sé Car­los Arias ana­li­za el fuer­te ti­je­re­ta­zo pre­su­pues­ta­rio que de­be apli­car el Go­bierno du­ran­te los pró­xi­mos años pa­ra ce­ñir­se a la nue­va sen­da fis­cal fi­ja­da por Bru­se­las y la ne­ce­si­dad de una ge­nui­na re­for­ma fis­cal.

La de­ci­sión co­mu­ni­ta­ria de no im­po­ner una im­por­tan­te mul­ta a Es­pa­ña por los in­cum­pli­mien­tos de las re­glas fis­ca­les es una no­ta po­si­ti­va pa­ra nues­tra eco­no­mía. Tam­bién lo es que se ha­ya ex­ten­di­do el pla­zo pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos de con­so­li­da­ción has­ta el 2018. Pe­ro ahí se aca­ban las bue­nas no­ti­cias: la con­tra­par­ti­da de to­do lo an­te­rior es que pa­re­ce se­gu­ro que, es­ta vez sí, se aca­ba­ron las com­po­nen­das de úl­ti­ma ho­ra, y que si se pro­du­ce un nue­vo in­cum­pli­mien­to la mul­ta se­rá au­to­má­ti­ca y exor­bi­tan­te (5.500 mi­llo­nes de eu­ros). Lo que sig­ni­fi­ca que, du­ran­te los dos pró­xi­mos años, Es­pa­ña ex­pe­ri­men­ta­rá una du­ra con­trac­ción fis­cal, de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros. Y al­go qui­zá más in­quie­tan­te: la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la se ve­rá de nue­vo so­me­ti­da a un me­ca­nis­mo de vi­gi­lan­cia re­for­za­da.

El por qué se ha lle­ga­do a es­ta so­lu­ción —cuan­do los hal­co­nes de la aus­te­ri­dad apos­ta­ban de­ci­di­da­men­te por la mul­ta— pro­ba­ble­men­te se ex­pli­que por el de­li­ca­do mo­men­to que vi­ve la UE des­pués del bre­xit. Al te­mor a ori­gi­nar nue­vos pro­ble­mas en dos eco­no­mías —ade­más de la es­pa­ño­la, la por­tu­gue­sa— que han ex­pe­ri­men­ta­do fuer­tes cho­ques fis­ca­les en los úl­ti­mos años, cuan­do ame­na­za un con­tex­to de cre­cien­te ines­ta­bi­li­dad, se une qui­zá el de­seo de no crear un agra­vio com­pa­ra­ti­vo con lo que pa­re­ce es­tá a pun­to de ocu­rrir en re­la­ción con Ita­lia: sal­tar­se a la to­re­ra las nor­mas apro­ba­das, en ese ca­so re­la­ti­vas a las ayu­das de Es­ta­do pa­ra sal­var ban­cos. To­do ello da idea del en­torno de du­das, mie­dos y des­con­trol ins­ti­tu­cio­nal que ate­na­za aho­ra mis­mo la to­ma de de­ci­sio­nes en la Unión.

Sea co­mo fue­re, la im­por­tan­cia del ajus­te que vie­ne, y su im­pac­to eco­nó­mi­co y so­cial (y aca­so tam­bién po­lí­ti­co), es­tán fue­ra de to­da du­da. El mi­nis­tro De Guin­dos se ha apun­ta­do de in­me­dia­to a la hi­pó­te­sis más op­ti­mis­ta: el ajus­te sal­drá del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que se­gui­rá sien­do ro­bus­to. Sin em­bar­go, ca­be ser al me­nos es­cép­ti­co so­bre es­ta po­si­bi­li­dad, da­do que si con las ta­sas de al­to cre­ci­mien­to de los úl­ti­mos años —que aho­ra no se re­pe­ti­rán— el dé­fi­cit si­guió dis­pa­ra­do, ¿por qué ha­bría de ocu­rrir aho­ra lo con­tra­rio? ¿Qui­zá por­que aho­ra no se­rá po­si­ble en nin­gún ca­so el des­ca­ra­do opor­tu­nis­mo con el que el Go­bierno se ha ma­ne­ja­do en es­tos asun­tos en el pa­sa­do re­cien­te? Hay, ade­más, otra ra­zón pa­ra ver con una cier­ta apren­sión la re­la­ción en­tre dé­fi­cit y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co du­ran­te el pró­xi­mo bie­nio: si la ac­ti­vi­dad ha cre­ci­do tan­to a par­tir del 2014 ha si­do pre­ci­sa­men­te por el efec­to ex­pan­si­vo del dé­fi­cit pú­bli­co (jun­to con el em­pu­jón del con­su­mo pri­va­do). Por eso, si aho­ra es­te úl­ti­mo se ve so­me­ti­do a una fuer­te re­duc­ción, ¿qué po­de­mos pen­sar que ocu­rri­rá con los rit­mos de cre­ci­mien­to?

Es de te­mer, por tan­to, que el ajus­te im­pac­te se­ria­men­te so­bre el gas­to o los in­gre­sos pú­bli­cos. Si ocu­rrie­ra lo pri­me­ro, la gra­ve­dad del efec­to con­trac­ti­vo se­ría enor­me, co­mo lo se­ría su cos­te so­cial, pues no hay du­da de que las par­ti­das afec­ta­das se­rían so­bre to­do, de nue­vo, la sa­ni­dad, la edu­ca­ción y la po­lí­ti­ca in­ver­so­ra. O sea, jus­to lo con­tra­rio de lo que ne­ce­si­ta­mos. Por eso, el úni­co mo­do de afron­tar con ra­cio­na­li­dad el gra­ve pro­ble­ma que aho­ra mis­mo tie­ne la so­cie­dad es­pa­ño­la es dis­po­ner­se a su­bir im­pues­tos, pues ahí exis­ten to­da­vía al­gu­nos márgenes (evi­den­tes si se com­pa­ra con lo que ocu­rre en otros paí­ses eu­ro­peos).

Lo que en úl­ti­mo tér­mino se es­tá po­nien­do de ma­ni­fies­to es la ne­ce­si­dad de po­ner en mar­cha de una vez una ge­nui­na re­for­ma fis­cal, has­ta aho­ra sos­la­ya­da, que aú­ne una ma­yor jus­ti­cia en el re­par­to de las car­gas con el au­men­to de la ca­pa­ci­dad re­cau­da­to­ria del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.