EN­TRE­VIS­TA CON RO­SA ALLEGUE, DI­REC­TO­RA FI­NAN­CIE­RA DE SKE­CHERS

Sien­te la em­pre­sa en la que tra­ba­ja co­mo un «ter­cer hi­jo» des­pués de que le ofre­cie­ran un pues­to en ple­na ba­ja de ma­ter­ni­dad y cuan­do aún arran­ca­ban en Es­pa­ña. Hoy la mul­ti­na­cio­nal tie­ne más de cien em­plea­dos en la Pe­nín­su­la y es­ta em­pre­sa­ria sa­ca tiem­po

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Míguez

Ha­bla es­pa­ñol, in­glés, ale­mán y fran­cés. Su pa­dre es ga­lle­go, pe­ro ella se con­si­de­ra ciu­da­da­na del mun­do, ya que vi­vió en Ale­ma­nia y siem­pre le en­can­tó via­jar. Pa­ra Ro­sa Allegue (Ma­drid, 1970), las ga­nas de apren­der no tie­nen lí­mi­tes. Tam­po­co pa­ra ella las de tra­ba­jar: com­pa­ti­bi­li­za su car­go en la mul­ti­na­cio­nal de cal­za­do de­por­ti­vo Ske­chers con su car­go en la Aso­cia­ción de Eje­cu­ti­vas y Con­se­je­ras (Eje&Con).

—¿Có­mo sur­gió la ini­cia­ti­va de la aso­cia­ción de eje­cu­ti­vas?

—Eje&Con es una ini­cia­ti­va de las 110 per­so­nas que for­ma­mos par­te del pro­yec­to Pro­mo­cio­na, del que ya pa­sa­ron dos edi­cio­nes. Al prin­ci­pio lo ha­bla­mos en la pri­me­ra, pe­ro fue fi­nal­men­te des­pués, cuan­do ya nos reuni­mos más de cien per­so­nas, cuan­do arran­ca­mos. Sur­gió de las pro­pias alum­nas pa­ra no per­der la fuer­za trac­to­ra que nos en­con­tra­mos. La pri­me­ra me­di­da fue ele­gir las pri­me­ras po­si­cio­nes y los car­gos, pa­ra arran­car. Pe­ro to­das son muy par­ti­ci­pa­ti­vas. Aun­que es de eje­cu­ti­vas es una aso­cia­ción mix­ta y te­ne­mos cla­ro que que­re­mos in­tro­du­cir a los hom­bres, so­lo con ellos se con­si­gue. Ha­ce fal­ta que la al­ta di­rec­ción in­clu­ya a las mu­je­res. La di­ver­si­dad en los con­se­jo es un mo­tor de in­no­va­ción. Aho­ra mis­mo so­lo en­tre un 15 y un 20 % son mu­je­res.

—¿Cuán­tas so­cias son?

—En to­tal so­mos 226 so­cios y ha­ce­mos to­do ti­po de la­bo­res pa­ra dar vi­si­bi­li­dad y au­men­tar la pre­sen­cia de las mu­je­res. Em­pe­za­mos des­de el co­le­gio, con un pro­gra­ma de con­cien­cia­ción. Pa­ra que los ni­ños y ni­ñas vean que hay mu­je­res je­fas, que es­tán ahí y que es nor­mal. No so­lo es im­por­tan­te con­cien­ciar a los di­rec­ti­vos de 50 años, tam­bién a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Ade­más, a ni­vel uni­ver­si­ta­rio tam­bién par­ti­ci­pa­mos en ac­ti­vi­da­des en las ca­rre­ras téc­ni­cas con me­nos mu­je­res. En los úl­ti­mos años de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ac­tua­mos de men­to­res pa­ra que vean que es po­si­ble lle­gar a pues­tos al­tos. Tam­bién or­ga­ni­za­mos pro­gra­mas de di­gi­ta­li­za­ción, to­dos nues­tros di­rec­ti­vos de­ben ser 4.0. Y de­sa­rro­lla­mos en Es­pa­ña pro­gra­mas de la ONU que bus­can em­po­de­rar a las mu­je­res.

—¿Có­mo es la si­tua­ción de Es­pa­ña en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos?

—En Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos las si­tua­cio­nes son si­mi­la­res, pe­ro no hay que ol­vi­dar­se de otros paí­ses que es­tán muy avan­za­dos en igual­dad. Chi­na, por ejem­plo, tie­ne el ma­yor por­cen­ta­je de em­pren­de­do­ras. Los que sor­pren­den son los paí­ses nór­di­cos. Allí por ley tie­ne que ha­ber un 40 % de mu­je­res en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción.

—En­ton­ces, ¿es­tá a fa­vor de las cuo­tas?

—Al prin­ci­pio, de jo­ven, pen­sa­ba que no, pe­ro tras mu­chos años y ver tan­tos ca­sos de te­chos de cris­tal soy par­ti­da­ria. De for­ma tem­po­ral, por ejem­plo. Co­mo cuan­do se in­cor­po­ra un país nue­vo de la UE, sim­ple­men­te no los co­no­cen y los pri­me­ros años tie­ne más re­pre­sen­tan­tes pa­ra lo­grar lue­go una pos­tu­ra igua­li­ta­ria.

—En la ac­tua­li­dad desa­rro­lla su ca­rre­ra en Ske­chers Ibe­ria, una mul­ti­na­cio­nal de­por­ti­va.

—He­mos con­se­gui­do que la em­pre­sa si­ga cre­cien­do y se man­ten­ga, y eso es un lo­gro. Ade­más, me gus­ta por­que man­tie­ne la ca­pa­ci­dad de ser una em­pre­sa fa­mi­liar aun­que co­ti­za en Bol­sa.

—¿Cuán­ta gen­te tra­ba­ja pa­ra la em­pre­sa en la Pe­nín­su­la?

—Aho­ra so­mos unas 110 per­so­nas y, pe­ro em­pe­za­mos cua­tro exac­tas. Vi cre­cer es­to des­de ce­ro y me ha­ce mu­cha ilu­sión, es co­mo un ter­cer hi­jo. Me lla­ma­ron es­tan­do de ba­ja de ma­ter­ni­dad de mi pri­me­ra hi­ja, tu­ve mu­cha suer­te. He­mos no­ta­do di­fi­cul­ta­des por la crisis y era muy tris­te, mu­chos de nues­tros clien­tes, ne­go­cios fa­mi­lia­res, ce­rra­ron. Pe­ro lo­gra­mos su­pe­rar la crisis sin des­pe­dir a na­die en Es­pa­ña.

Ro­sa Allegue de­fien­de las cuo­tas co­mo me­di­da tem­po­ral de equi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.