«BIO», ECO­LÓ­GI­CO O SOS­TE­NI­BLE, ¿CO­NO­CES LAS DI­FE­REN­CIAS?

Un 64 % de los es­pa­ño­les no sa­ben di­fe­ren­ciar en­tre ali­men­tos bio­ló­gi­cos, eco­ló­gi­cos, sos­te­ni­bles y or­gá­ni­cos Tres de ca­da diez con­si­de­ran ade­más es­tos pro­duc­tos de­ma­sia­do ca­ros

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra Ca­bre­ro

Los li­nea­les de los su­per­mer­ca­dos se han lle­na­do en los úl­ti­mos años de pro­duc­tos con «ape­lli­dos», de­no­mi­na­cio­nes que pre­ten­den di­fe­ren­ciar­los y atraer la aten­ción del clien­te. Los ali­men­tos eco­ló­gi­cos, bio­ló­gi­cos, or­gá­ni­cos y sos­te­ni­bles pue­blan los es­tan­tes de las tien­das y las des­pen­sas de los ciu­da­da­nos sin que mu­chos se­pan qué es exac­ta­men­te lo que es­tán con­su­mien­do. Al me­nos eso es lo que ase­gu­ra un re­cien­te es­tu­dio. Por­que, se­gún los da­tos re­ca­ba­dos por Uni­le­ver, el 64 % de los es­pa­ño­les no sa­ben di­fe­ren­ciar unos de otros.

Y una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción va un pa­so más allá: dos de ca­da diez per­so­nas con­si­de­ran que son exac­ta­men­te lo mis­mo.

La le­gis­la­ción co­mu­ni­ta­ria tam­po­co fa­ci­li­ta mu­cho las co­sas. Y es que des­de Bru­se­las los ad­je­ti­vos eco­ló­gi­co, bio­ló­gi­co, sos­te­ni­ble y or­gá­ni­co son con­si­de­ra­dos co­mo si­nó­ni­mos, es de­cir, to­dos de­sig­nan pro­duc­tos que no han si­do tra­ta­dos con nin­gún ti­po de pes­ti­ci­da o pro­duc­to quí­mi­co. Ade­más, con­si­de­ra que los ali­men­tos que lle­van es­tas eti­que­tas han si­do cul­ti­va­dos res­pe­tan­do los ci­clos pro­pios de la na­tu­ra­le­za sin ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca y pro­por­cio­nan­do be­ne­fi­cios pa­ra el me­dio am­bien­te y la co­mu­ni­dad agrí­co­la y ga­na­de­ra lo­cal.

PA­RE­CI­DOS SÍ, IGUA­LES NO

Sí que es cier­to que en bue­na par­te de sus ca­rac­te­rís­ti­cas los ali­men­tos eco­ló­gi­cos, bio­ló­gi­cos, or­gá­ni­cos y sos­te­ni­bles son muy pa­re­ci­dos, pe­ro hay al­gu­nos pe­que­ños de­ta­lles que los di­fe­ren­cian en­tre sí.

Por ejem­plo, aque­llos pro­duc­tos que pre­su­men de ser bio­ló­gi­cos de­ben ase­gu­rar que no lle­van ab­so­lu­ta­men­te nin­gún com­po­nen­te que ha­ya si­do al­te­ra­do ge­né­ti­ca­men­te. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Pues que el ali­men­to fi­nal no de­be con­te­ner nin­gún in­gre­dien­te que ha­ya pa­sa­do pre­via­men­te por el la­bo­ra­to­rio pa­ra con­se­guir un óp­ti­mo re­sul­ta­do fi­nal. El me­jor ejem­plo lo en­con­tra­mos en las fru­tas y ver­du­ras, que en mu­chas oca­sio­nes son ma­ni­pu­la­das pa­ra con­se­guir man­te­ner el ma­yor tiem­po po­si­ble un co­lor o un vo­lu­men atrac­ti­vo a la vis­ta del con­su­mi­dor.

Son po­cas las di­fe­ren­cias en­tre los bio y los or­gá­ni­cos. Y es que es­tos úl­ti­mos en­glo­ban tam­bién a to­dos aque­llos a los que no se les ha apli­ca­do la quí­mi­ca pa­ra con­se­guir un desa­rro­llo óp­ti­mo. Pa­ra en­ten­der­lo me­jor, en aque­llos que pre­su­man de or­gá­ni­cos no se de­ben ha­ber uti­li­za­do pes­ti­ci­das, fer­ti­li­zan­tes o sus­tan­cias pa­re­ci­das. Has­ta aquí po­dría pa­re­cer que la de­fi­ni­ción es la mis­ma que la an­te­rior. Sin em­bar­go, no to­dos los ali­men­tos or­gá­ni­cos son bio­ló­gi­cos. Por­que que no con­ten­gan quí­mi­cos no sig­ni­fi­ca que no ha­yan si­do ela­bo­ra­dos con pro­duc­tos ge­né­ti­ca­men­te ma­ni­pu­la­dos. Los que en su eti­que­ta lle­van co­mo ape­lli­do la pa­la­bra eco­ló­gi­co de­be­rían ha­ber desa­rro­lla­do to­das sus eta­pas de cre­ci­mien­to y pro­duc­ción en ple­na na­tu­ra­le­za y sin in­ter­ven­ción ar­ti­fi­cial. Por ejem­plo, pa­ra que una hor­ta­li­za lle­ve es­ta dis­tin­ción tie­ne que ha­ber co­men­za­do su pro­ce­so de cre­ci­mien­to en ple­na na­tu­ra­le­za. La plan­ta de­be desa­rro­llar­se en una tie­rra sin adi­ti­vos siem­pre apro­ve­chan­do el cli­ma, el sue­lo y de­más con­di­cio­nes na­tu­ra­les, des­car­tan­do to­tal­men­te los fer­ti­li­zan­tes y los pes­ti­ci­das quí­mi­cos.

La ca­li­fi­ca­ción «sos­te­ni­ble» abar­ca mu­chos más ali­men­tos. El tér­mino es más am­plio y mu­cho me­nos res­tric­ti­vo. Un pro­duc­to sos­te­ni­ble es cu­ya ela­bo­ra­ción se res­pe­ta el me­dio am­bien­te, pe­ro so­bre to­do se bus­ca el bie­nes­tar de las per­so­nas. El me­jor ejem­plo es lo que co­no­ce­mos co­mo agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble, que, an­tes de lle­gar a con­ver­tir sus cul­ti­vos en eco­ló­gi­cos, prio­ri­za que los pro­duc­to­res pue­dan sa­car be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co y la me­jo­ra de la eco­no­mía lo­cal.

DE­MA­SIA­DO CA­ROS

A pe­sar de la con­fu­sión, los con­su­mi­do­res se mues­tran ca­da vez más com­po­me­ti­dos con los ali­men­tos res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te y so­bre to­do con la sa­lud. Los pro­duc­tos eti­que­ta­dos co­mo eco­ló­gi­cos o bio­ló­gi­cos ga­nan pe­so en los es­tan­tes de los su­per­mer­ca­dos. Es­tos ali­men­tos gus­tan, pe­ro si­guen pre­sen­tan­do al­gu­nos in­con­ve­nien­tes, prin­ci­pal­men­te pa­ra el bol­si­llo. Un 27 % de los con­su­mi­do­res con­si­de­ran los pro­duc­tos eco­ló­gi­cos co­mo de­ma­sia­do ca­ros, aun­que ca­si dos de ca­da tres creen que a pe­sar del so­bre­cos­te, me­re­ce la pe­na aflo­jar al­go el bol­si­llo pa­ra ha­cer­se con uno de ellos. Las ci­fras acom­pa­ñan, por­que el 41 % per­ci­be es­tos ali­men­tos co­mo más na­tu­ra­les y un ter­cio co­mo más sa­nos y con me­jor sa­bor.

MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.