MA­NOS LI­BRES PA­RA SA­CU­DIR EL ÁR­BOL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Pe­dro La­re­na Lan­de­ta Nue­vo con­se­je­ro de­le­ga­do del Ban­co Po­pu­lar

Es ex­tre­ma­da­men­te inusual que el Ban­co Po­pu­lar ti­re de che­que­ra y bus­que en el mer­ca­do a un al­to di­rec­ti­vo pa­ra su cú­pu­la. Si es­to fue­ra un club de­por­ti­vo, se di­ría que es ti­po Ath­le­tic de Bil­bao: bus­can en la can­te­ra (Pa­blo Is­la sa­lió de ahí). Pe­ro pa­ra dar con el re­le­vo del dis­cre­to Fran­cis­co Gó­mez, la en­ti­dad ha cam­bia­do de fi­lo­so­fía. Tras va­rias se­ma­nas, el nue­vo con­se­je­ro de­le­ga­do se­rá Pe­dro La­re­na Lan­de­ta (Ma­drid, 1959).

To­ma­rá po­se­sión el 1 de sep­tiem­bre. Y es pre­ci­sa­men­te lo que ten­drá que ha­cer a par­tir de ese día lo que ex­pli­ca que el Po­pu­lar ha­ya pes­ca­do le­jos pa­ra es­te sor­pren­den­te cam­bio en su di­rec­ción. A es­te eje­cu­ti­vo se le mar­ca un ob­je­ti­vo cla­ro: re­es­truc­tu­rar el ban­co, con un fuer­te ajus­te de per­so­nal y su­cur­sa­les que se es­pe­ra es­té lis­to an­tes de aca­bar el año; y con dos di­vi­sio­nes de ne­go­cio de­fi­ni­das, el tra­di­cio­nal del ban­co —to­mar y pres­tar di­ne­ro, con fo­co en py­mes y fa­mi­lias—, que hay que en­gor­dar, y el in­mo­bi­lia­rio, el gran las­tre del gru­po, que hay que adelgazar.

Y pa­ra lle­gar y agi­tar el ár­bol, na­da me­jor que ha­cer­lo sin ataduras. Sin arras­trar com­pro­mi­sos. Con las ma­nos li­bres, co­mo ex­pli­can quie­nes han se­gui­do de cer­ca un fi­cha­je en el que, ex­pli­can, ha te­ni­do mu­cho que de­cir Án­gel Ron, el pre­si­den­te del Po­pu­lar, cues­tio­na­do por al­gu­nas vo­ces en la en­ti­dad, y que se ha bus­ca­do un nue­vo nú­me­ro dos, pe­ro con­ser­van­do él fun­cio­nes eje­cu­ti­vas. Y tra­tan­do de afian­zar es­tos men­sa­jes: la en­ti­dad ha eje­cu­ta­do una fuer­te am­plia­ción de ca­pi­tal que es un pun­to y apar­te, va a re­or­ga­ni­zar su ne­go­cio, se des­pren­de­rá pro­gre­si­va­men­te del la­dri­llo y avan­za­rá pa­ra con­so­li­dar­se en un mer­ca­do ca­da vez más glo­bal, pre­ser­van­do su in­de­pen­den­cia (al­go que en el mer­ca­do ven bas­tan­te com­pli­ca­do). Y pa­ra ello era ne­ce­sa­rio re­no­var per­so­nas y re­mo­ver­lo to­do.

Pe­dro La­re­na es li­cen­cia­do en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid y MBA por el IESE. Em­pe­zó su ca­rre­ra en Ci­ti­bank, si­guió en Ca­ja Ma­drid, cre­ció en Ba­nes­to y se hi­zo un nom­bre —aun­que siem­pre ha es­ta­do en un se­gun­do plano— en el 2009, cuan­do asu­mió las rien­das de la ban­ca mi­no­ris­ta de to­da Eu­ro­pa (sal­vo Ale­ma­nia) de Deuts­che Bank. De ahí vie­ne. Ha si­do pre­ci­sa­men­te esa ex­pe­rien­cia, ese co­no­ci­mien­to del ne­go­cio mi­no­ris­ta, el que le ha va­li­do de aval pa­ra su fi­cha­je.

Ate­rri­za­rá en el Po­pu­lar en unas se­ma­nas, po­si­ble­men­te des­pués de des­can­sar en Pal­ma de Ma­llor­ca, don­de es fre­cuen­te que ve­ra­nee acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia —es­tá ca­sa­do y tie­ne cua­tro hi­jos—, na­ve­gan­do con su bar­co. Tie­ne un per­fil mu­cho más ban­que­ro, más bró­ker, que su pre­de­ce­sor, Fran­cis­co Gó­mez, pre­ju­bi­la­do. Ha si­do la pri­me­ra sa­li­da de las que tie­nen que ve­nir.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.