Pa­rís da ejem­plo y se recupera de sus he­ri­das

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Los aten­ta­dos del 2015 en Pa­rís han plan­tea­do di­ver­sas y le­gí­ti­mas cues­tio­nes: ¿Cuál es su im­pac­to en la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca? ¿So­bre qué mer­ca­dos? ¿Por cuán­to tiem­po?

El pá­rra­fo an­te­rior es­tá sa­ca­do de una re­fle­xión tan cru­da y des­car­na­da co­mo in­tere­san­te por hon­ra­da y sin­ce­ra, aus­pi­cia­da por la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo y Con­gre­sos de Pa­rís. Se tra­ta de una com­pa­ra­ción en­tre esos tres aten­ta­dos, que cau­sa­ron en­tre los días 7 y 9 de enero de ese año un to­tal de 17 muer­tos y 22 he­ri­dos, y los que tu­vie­ron lu­gar en Pa­rís (1995), Nue­va York (2001), Ma­drid (2004), Lon­dres (2005) y Bom­bay (2008). La pre­gun­ta que sub­ya­ce en to­do el es­tu­dio es: ¿Han lo­gra­do gol­pear se­ria­men­te los te­rro­ris­tas is­lá­mi­cos —y no, no to­dos los mu­sul­ma­nes son te­rro­ris­tas, por suer­te— un sec­tor tan frá­gil co­mo es el tu­ris­mo?

Cier­to, el ciu­da­dano de a pie, que tie­ne una o dos se­ma­nas pa­ra ir­se por el mun­do ade­lan­te, hu­ye del conflicto. Que se lo pre­gun­ten a Tur­quía, que del dé­ci­mo pues­to mun­dial en nú­me­ro de vi­si­tan­tes se ha des­plo­ma­do y aún no ha to­ca­do fon­do, pre­so el país de un pre­si­den­te as­pi­ran­te a dic­ta­dor al cual el tu­ris­mo no le im­por­ta lo que le de­bía de im­por­tar, por­que sa­be que un 10 % del PIB es asu­mi­ble en re­cor­tes de pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos en un país que ca­si no los tie­ne.

Pe­ro el tu­ris­ta es tam­bién una per­so­na de es­ca­sa me­mo­ria. Co­mo di­ce el in­for­me ci­ta­do (lla­ma la aten­ción el eu­fe­mis­mo «sen­si­bles a los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad»), «la ex­pe­rien­cia de­mues­tra una ve­ri­fi­ca­ble re­sis­ten­cia de los tu­ris­tas an­te la ame­na­za te­rro­ris­ta (…) Cier­tas clien­te­las, no­ta­ble­men­te las asiá­ti­cas, son sen­si­bles a los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad, y es­tas re­pre­sen­tan hoy la prin­ci­pal pa­lan­ca pa­ra el cre­ci­mien­to de los flu­jos ha­cia el des­tino». Pa­ra en­ten­der la fra­se, hay que ha­cer cons­tar que tan­to en Fran­cia co­mo Gran Bre­ta­ña el alu­vión asiá­ti­co re­pre­sen­ta lo que pa­ra Ga­li­cia sig­ni­fi­ca Ale­ma­nia o Ita­lia.

Por su­pues­to que las bom­bas im­pac­tan en la eco­no­mía. Pe­ro la per­cep­ción europea en ge­ne­ral, y fran­ce­sa en par­ti­cu­lar, es que el mo­de­lo de ocio no es­tá ame­na­za­do por los fa­ná­ti­cos. El im­pac­to de sus ataques es tris­te, san­gran­te, de­mo­le­dor en un pri­mer mo­men­to… Pe­ro li­viano en el tiem­po en Eu­ro­pa. Por ejem­plo, los aten­ta­dos de Pa­rís de enero del 2015 lle­ga­ron a re­du­cir has­ta el 15 % de las pla­zas ho­te­le­ras re­ser­va­das, y eso su­ce­dió el día 12 des­pués de di­chos ataques, se­gún la repu­tada con­sul­to­ra MKG Hospitality. Una ci­fra que por su­pues­to hi­zo da­ño en tem­po­ra­da ba­ja, pe­ro in­sig­ni­fi­can­te en el ba­lan­ce anual de una ciu­dad co­mo Pa­rís.

En su­ma, el sec­tor re­sis­te muy bien los ataques de los que re­cha­zan el mo­de­lo de ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal. Iro­nías de la vi­da: tan­tos años des­pués, el tu­ris­ta, qui­zás sin sa­ber­lo, can­ta a co­ro con Joan Baez No nos mo­ve­rán.

Los aten­ta­dos im­pac­tan en la eco­no­mía, pe­ro no ame­na­zan el mo­de­lo de ocio en Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.