Lis­boa no quiere ser Ve­ne­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Be­go­ña Íñi­guez

Los ve­ci­nos de los ba­rrios his­tó­ri­cos de la ca­pi­tal lusa se unen pa­ra pe­dir que se pon­ga co­to cre­ci­mien­to sin con­trol del tu­ris­mo, que ame­na­za con ex­pul­sar a los re­si­den­tes del cen­tro

La ma­yor par­te de los lis­boe­tas que re­si­den en los ba­rrios his­tó­ri­cos de la ciu­dad, los más tu­rís­ti­cos, no pue­den más an­te el au­men­to des­me­su­ra­do del nú­me­ro de vi­si­tan­tes que re­ci­be la ciu­dad y que, en me­nos de cin­co años, se ha dis­pa­ra­do por vein­te. Les in­va­den, no les de­jan dor­mir y ame­na­zan su tran­qui­lo día a día de ha­ce un lus­tro. «El pro­ble­ma no es que ven­gan tu­ris­tas, eso le en­can­ta a cual­quier por­tu­gués, sino que ha­ya tal des­con­trol y ma­si­fi­ca­ción sin nin­gún ti­po de re­gu­la­ción», afir­ma a La Voz Vas­co Mor­ga­do, pre­si­den­te de la jun­ta de fre­gue­sia (jun­ta de dis­tri­to) de San­to An­tó­nio, la más gran­de e im­por­tan­te del co­ra­zón his­tó­ri­co, que abar­ca la Bai­xa, par­te del Ba­rrio Al­to, Prín­ci­pe Real y lle­ga has­ta la zo­na de Ra­to.

El har­taz­go ha lle­ga­do has­ta tal pun­to en los ba­rrios afec­ta­dos, don­de re­si­den unas 100.000 per­so­nas, que ha­ce tres me­ses los cua­tro pre­si­den­tes de las fre­gue­sias his­tó­ri­cas de Lis­boa se unie­ron en sus reivindicaciones y es­cri­bie­ron una car­ta di­ri­gi­da tan­to al Ayun­ta­mien­to de Lis­boa co­mo al Go­bierno lu­so. «Los ve­ci­nos de los ba­rrios de San­to An­tó­nio, San­ta Ma­ria Maior, São Vi­cen­te y Mi­se­ri­cor­dia no po­de­mos más» se­ña­la el pre­si­den­te de la jun­ta de San­to An­tó­nio, que aña­de: «Ya no sa­be­mos qué ha­cer pa­ra que se nos es­cu­che. No­so­tros lo que que­re­mos es se­guir man­te­nien­do la ex­ce­len­te ca­li­dad de vi­da que he­mos te­ni­do has­ta aho­ra, sin de­jar de aten­der y re­ci­bir bien a los tu­ris­tas». «A los lis­boe­tas nos en­can­ta re­ci­bir al vi­si­tan­te, pe­ro si es­te sec­tor no se le­gis­la ade­cua­da­men­te te­nien­do en cuen­ta los in­tere­ses de los re­si­den­tes, las ne­ce­si­da­des que sur­gen y los arre­glos y vi­gi­lan­cia ne­ce­sa­ria, es­to va a ser pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na», sen­ten­cia.

Se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio de la Aso­cia­ción de Es­ta­ble­ci­mien­tos Ho­te­le­ros de Por­tu­gal, Lis­boa cuen­ta con 34.000 ca­mas en los ho­te­les del cen­tro de la ciu­dad, 29.000 en apar­ta­men­tos le­ga­les y cer­ca de 20.000 en alo­ja­mien­tos y apar­ta­men­tos no de­cla­ra­dos. «Es­te es un pro­ble­ma gra­ve por­que en los años de crisis se ha­cía la vis­ta gor­da a la le­ga­li­za­ción de di­chos es­ta­ble­ci­mien­tos, pe­ro aho­ra ha lle­ga­do el mo­men­to de fis­ca­li­zar­los», in­sis­te Mor­ga­do, que es cla­ro: «No nos gus­ta­ría que Lis­boa se con­vir­tie­ra en una Ve­ne­cia del sur». Y es que, co­mo re­cuer­da, la ciu­dad ita­lia­na «te­nía 400.000 re­si­den­tes en la zo­na de los ca­na­les en 1984 y hoy en día tan so­lo vi­ven 60.000».

En la mis­ma lí­nea se ma­ni­fies­ta Pe­dro Fe­rrei­ra, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Bue­na Ve­cin­dad de la fre­gue­sia de San­to An­tó­nio. «No po­de­mos per­mi­tir que los jó­ve­nes aban­do­nen la ciu­dad y se va­yan a las afue­ras, co­mo ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos años, por eso hay que apos­tar por man­te­ner nues­tra ca­li­dad de vi­da».

Al igual que Vas­co Mor­ga­do, Fe­rrei­ra tie­ne va­rios pi­sos que al­qui­la a fa­mi­lias de Lis­boa y a tu­ris­tas y co­mo él re­cla­ma «la fis­ca­li­za­ción de los es­ta­ble­ci­mien­tos ile­ga­les y la re­gla­men­ta­ción del nú­me­ro de apar­ta­men­tos y ho­te­les por me­tro cua­dra­do y ha­bi­tan­te». Y aña­de que «no nos po­de­mos ol­vi­dar de las per­so­nas de más edad, in­qui­li­nos de ren­ta an­ti­gua en ba­rrios his­tó­ri­cos a los que los es­pe­cu­la­do­res tu­rís­ti­cos quie­ren re­ti­rar de sus ca­sas a to­da cos­ta». «Hay que blin­dar la ley y fis­ca­li­zar las irre­gu­la­ri­da­des, no se pue­de per­mi­tir que cier­tas mul­ti­na­cio­na­les del sec­tor se apro­ve­chen de su des­am­pa­ro», con­clu­ye.

CA­SI 150 RE­CLA­MA­CIO­NES POR DÍA

En la jun­ta de fre­gue­sia de San­to An­tó­nio re­ci­ben ca­si 150 re­cla­ma­cio­nes por día de ve­ci­nos «que no pue­den más con la in­va­sión tu­rís­ti­ca que ha trans­for­ma­do su vi­da en un in­fierno», avan­za Vas­co Mor­ga­do. «Ten­go mie­do de que un día, no muy le­jano, los áni­mos es­ta­llen en­tre los re­si­den­tes de las ca­lles más ma­si­fi­ca­das y que en una ho­ra pun­ta de ja­leo al­guno de ellos agre­da a al­gún tu­ris­ta, co­mo ha ocu­rri­do en la Bar­ce­lo­ne­ta». Mor­ga­do quiere evi­tar­lo a to­da cos­ta y por ello ha­ce un lla­ma­mien­to al Ayun­ta­mien­to de Lis­boa, a Tu­ris­mo de Por­tu­gal y al Eje­cu­ti­vo cen­tral «pa­ra bus­car una so­lu­ción be­ne­fi­cio­sa y du­ra­de­ra pa­ra to­dos más allá de in­tere­ses par­ti­da­rios y eco­nó­mi­cos».

La ma­yor par­te de las que­jas re­ci­bi­das tie­nen que ver con el rui­do que pro­du­cen los tuk-tuk, que a par­tir del pró­xi­mo año ten­drán que ser eléc­tri­cos. El res­to son por «los res­tau­ran­tes y alo­ja­mien­tos que pro­li­fe­ran sin con­trol y a los que se tie­ne que po­ner freno», in­di­ca Vas­co Mor­ga­do, «por­que si no en bre­ve ten­dre­mos que sa­lir de la ciu­dad por­que so­lo ha­brá res­tau­ran­tes, ba­res, apar­ta­men­tos pa­ra tu­ris­tas y rui­do a to­das ho­ras».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.