LAS HI­PO­TE­CAS A TI­PO FI­JO, A POR EL MER­CA­DO

DE LAS NUE­VAS HI­PO­TE­CAS QUE SE FIR­MAN EN ES­PA­ÑA, EL 20 % YA SON A TI­PO FI­JO. AUN­QUE SU­PO­NE PA­GAR AL­GO MÁS EN LOS PRI­ME­ROS AÑOS DE AMORTIZACIÓN, EL CLIEN­TE SE ASE­GU­RA QUE SU CUO­TA NO LE DA­RÁ SUS­TOS SI CRE­CE EL EU­RÍ­BOR. PA­RA EL BAN­CO TAM­BIÉN ES UN NE­GO­CIO R

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

La hi­po­te­ca fi­ja ha vuel­to, y con una fuer­za que no se veía des­de la dé­ca­da de los no­ven­ta. Tras años de sus­tos con un eu­rí­bor dis­pa­ra­do, a los que si­guie­ron otros de im­po­ten­cia al com­pro­bar que las cuo­tas que an­tes subían co­mo la es­pu­ma no ba­ja­ban en la mis­ma me­di­da por efec­to de unas cláu­su­las sue­lo en las que no ha­bían re­pa­ra­do, los nue­vos com­pra­do­res de vi­vien­da ya no quie­ren sus­tos. Y los ban­cos, cons­cien­tes de que el con­su­mi­dor se ha vuel­to más con­ser­va­dor, han sa­bi­do ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud, con una agre­si­va ofer­ta de prés­ta­mos a ti­po fi­jo. Las en­ti­da­des se ga­ran­ti­zan así un mar­gen de be­ne­fi­cio a me­dio pla­zo muy su­pe­rior al que ob­ten­drían con un prés­ta­mo a ti­po va­ria­ble, ya que el eu­rí­bor si­gue abo­na­do a las ta­sas ne­ga­ti­vas y pa­re­ce que aún tar­da­rá años en re­cu­pe­rar ni­ve­les pre­vios a la cri­sis.

La es­tra­te­gia pa­re­ce te­ner éxi­to. En ma­yo, ca­si dos de ca­da diez hi­po­te­cas fir­ma­das en Es­pa­ña lo fue­ron a ti­po fi­jo. Un por­cen­ta­je, ese 19,6 %, que mul­ti­pli­ca por cin­co la pro­por­ción de prés­ta­mos con in­te­rés in­va­ria­ble que se ha­bían fir­ma­do en el mis­mo mes del 2010, cuan­do ape­nas su­po­nían un 3,9 % del to­tal. Así lo apun­ta la se­rie his­tó­ri­ca del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, que so­lo compu­ta co­mo hi­po­te­cas a ti­po fi­jo aque­llas que se pac­tan con el mis­mo in­te­rés du­ran­te to­da la vi­da útil del prés­ta­mo.

Sin em­bar­go, la Aso­cia­ción Hi­po­te­ca­ria Es­pa­ño­la ele­va el por­cen­ta­je al 31,4 %, ya que cla­si­fi­ca co­mo prés­ta­mos a ti­po fi­jo aque­llos cu­yo in­te­rés se re­vi­sa a más de diez años vis­ta (sin que ne­ce­sa­ria­men­te se man­ten­ga du­ran­te to­do el pe­río­do de amortización). En otro 25,9 % se pac­tó un ti­po ini­cial fi­jo de en­tre uno y diez años y so­lo el 42,7 % res­tan­te, me­nos de la mi­tad, eran hi­po­te­cas clá­si­cas con un in­te­rés va­ria­ble que se re­vi­sa en un pla­zo in­fe­rior al año. No hay que ol­vi­dar que es­tas úl­ti­mas lle­ga­ron a re­pre­sen­tar el 93 % de los prés­ta­mos que se fir­ma­ban an­tes del crac.

Ese au­ge es­pec­ta­cu­lar de las hi­po­te­cas a ti­po fi­jo se ex­pli­ca por la cam­pa­ña co­mer­cial que la ban­ca co­men­zó ha­ce un par de años, coin­ci­dien­do con la reaper­tu­ra del gri­fo del cré­di­to a la vi­vien­da, y que ha in­ten­si­fi­ca­do en los úl­ti­mos me­ses, tras en­trar en fe­bre­ro el eu­rí­bor en te­rreno ne­ga­ti­vo.

Ac­tual­men­te, en las su­cur­sa­les de las gran­des en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las se pue­den en­con­trar prés­ta­mos a ti­pos de en­tre el 2 y el 3 % (e in­clu­so al­go por de­ba­jo), im­pen­sa­bles en es­tos pro­duc­tos ha­ce unos años y que, por la es­ca­sa di­fe­ren­cia que exis­te con los va­ria­bles, ani­man a los com­pra­do­res de vi­vien­da a pa­gar un po­co más du­ran­te los pri­me­ros años de amortización pa­ra ob­te­ner a cam­bio la se­gu­ri­dad de que no ten­drán sor­pre­sas den­tro de cin­co o diez años si el mer­ca­do se ca­lien­ta de nue­vo.

En opinión de Ju­lio Ro­drí­guez, ex­pre­si­den­te del Ban­co Hi­po­te­ca­rio y miem­bro del co­lec­ti­vo Eco­no­mis­tas Fren­te a la Cri­sis, «hay un in­te­rés mu­tuo por am­bas par­tes: pa­ra el pres­ta­mis­ta, por­que se sa­ca de en­ci­ma los ries­gos de un eu­rí­bor en ne­ga­ti­vo; y pa­ra el hi­po­te­ca­do por­que se be­ne­fi­cia de unas con­di­cio­nes bas­tan­te atrac­ti­vas». Sobre esa ba­se de que to­dos ga­nan, con­clu­ye que el ti­po fi­jo es la op­ción más re­co­men­da­ble pa­ra quien aho­ra pien­se en pe­dir un prés­ta­mo.

Así lo pa­re­cen en­ten­der tam­bién los com­pra­do­res de vi­vien­da, se­gún lo que ven en las úl­ti­mas se­ma­nas en las in­mo­bi­lia­rias ga­lle­gas. Ja­vier Ló­pez Ja­to, de­le­ga­do en Ga­li­cia de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de Ex­per­tos In­mo­bi­lia­rios y director de In­mo­bi­lia­ria Fu­tu­ra, con­fir­ma que la ma­yo­ría de los clien­tes so­li­ci­tan fi­nan­cia­ción a ti­po fi­jo e in­sis­te en el mis­mo ar­gu­men­to: «Se­gu­ri­dad». «Siem­pre que­da al­guno que di­ce ‘ma­lo se­rá’ y que si­gue arries­gán­do­se a la va­ria­ble por­que aho­ra es­tá más ba­ra­ta, pe­ro la ma­yo­ría tie­nen mie­do a que el eu­rí­bor suba en unos años y les pe­gue un sus­to en las cuo­tas», apun­ta.

Más sus­pi­ca­ces son en las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res. En Adi­cae aca­ban de pu­bli­car un in­for­me en el que des­ta­can que, con las con­di­cio­nes ac­tua­les, una hi­po­te­ca a ti­po fi­jo pue­de aca­rrear «cuo­tas men­sua­les has­ta sie­te ve­ces más al­tas que las de in­te­rés va­ria­ble». Pa­ra la or­ga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res, el in­te­rés de la ban­ca por es­te pro­duc­to no es más que la cons­ta­ta­ción de que el eu­rí­bor per­ma­ne­ce­rá en cuo­tas muy ba­jas du­ran­te unos cuan­tos años más. Y lo ilus­tran re­mi­tién­do­se a las con­di­cio­nes de al­gu­nas hi­po­te­cas que se ofer­tan ac­tual­men­te y que, ba­jo la apa­rien­cia de prés­ta­mos a ti­po fi­jo, son en reali­dad mix­tas, «ya que ofre­cen un in­te­rés ini­cial fi­jo du­ran­te cin­co o diez años, que pa­re­ce que es el tiem­po que los ban­cos creen que tar­da­rán en re­cu­pe­rar­se los ti­pos, y lue­go pa­san a va­ria­ble», con lo que, ad­vier­ten, el hi­po­te­ca­do se­gui­ría ex­pues­to a una subida de las cuo­tas.

Adi­cae ad­vier­te de que las cuo­tas de es­tos prés­ta­mos pue­den ser «sie­te ve­ces más al­tas» que las va­ria­bles

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.