EL SIS­TE­MA FI­NAN­CIE­RO ES­PA­ÑOL NO PUE­DE PER­DER MÁS AC­TO­RES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de Es­cue­la de Fi­nan­zas

El eco­no­mis­ta Ve­nan­cio Sal­ci­nes de­fien­de en su ar­tícu­lo que una nue­va ron­da de fu­sio­nes ban­ca­rias so­lo bus­ca­ría re­du­cir cos­tes por la vía de re­cor­tes en la red y en la plan­ti­lla y no por una me­jor ges­tión del ne­go­cio, por lo que abo­ga por man­te­ner el nú­me­ro ac­tual de en­ti­da­des

En los mo­men­tos más ten­sos de nues­tra cri­sis, na­die da­ba un du­ro por la economía es­pa­ño­la, y mu­cho me­nos por nues­tra ban­ca. Has­ta era de mal gus­to lan­zar un men­sa­je me­dia­na­men­te po­si­ti­vo. Abrías la bo­ca y cual­quie­ra te la ce­rra­ba con el be­ne­plá­ci­to co­lec­ti­vo. Más fá­cil de­fen­der la tau­ro­ma­quia. En esos tiem­pos tu­ve más de una con­ver­sa­ción, en el gol­fo Ará­bi­go y en La­ti­noa­mé­ri­ca, con in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les y aca­dé­mi­cos. Aun­que es­tas dos áreas geo­grá­fi­cas tie­nen po­co que ver en­tre sí, siem­pre me sor­pren­dió la vi­sión po­si­ti­va que te­nían de Es­pa­ña. Aquí nos veía­mos en cor­to, ellos en lar­go. Qui­zás por ello la in­ver­sión ex­tran­je­ra lle­gó an­tes que la do­més­ti­ca y, qui­zás tam­bién por eso, la ban­ca em­pe­zó a ser cen­tro de aten­ción de fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, al­gu­nos de Co­lom­bia, Mé­xi­co o Ve­ne­zue­la.

Has­ta aquí na­da que de­cir. Es más, en el ca­so de Ga­li­cia es­toy con­ven­ci­do de que el mer­ca­do de cré­di­to, des­pués de tan­tos ava­ta­res, vi­ve un es­ta­do acep­ta­ble de efi­cien­cia. Te­ne­mos un lí­der só­li­do y am­bi­cio­so que de­be ba­tir­se to­dos los días con seis gru­pos fi­nan­cie­ros ro­bus­tos y con igual o su­pe­rior am­bi­ción que él. Es evi­den­te que el mer­ca­do es­tá fun­cio­nan­do. Lo que no ten­go na­da cla­ro es que se pu­die­ra de­cir lo mis­mo si en­trá­ra­mos en una nue­va ron­da de fu­sio­nes. ¿Y por qué íba­mos a en­trar? Sen­ci­lla­men­te no lo sé, aun­que el man­tra que se es­cu­cha, y ca­da vez con más fuer­za, es la ne­ce­si­dad de más ren­ta­bi­li­dad. Dar­le más va­lor a la ac­ción. Pe­ro lo cu­rio­so es que quie­nes ele­van con más fuer­za la mú­si­ca de es­te can­to son, en una gran can­ti­dad de ca­sos, aque­llos que lle­gan­do a Es­pa­ña a rea­li­zar in­ver­sión es­pe­cu­la­ti­va se en­con­tra­ron, de un día pa­ra otro, al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ti­ran­do por los sue­los los ti­pos de in­te­rés, es de­cir, des­tro­zan­do el mar­gen de in­ter­me­dia­ción ban­ca­ria, o lo que es lo mis­mo, la ren­ta­bi­li­dad y el ca­pi­tal bur­sá­til.

Al­gu­nos desean que vea­mos atrac­ti­vo un pro­ce­so de fu­sio­nes lla­ma­do a ac­tuar sobre la es­truc­tu­ra de cos­tes, a bus­car el di­vi­den­do por la vía del es­tre­cha­mien­to del cuer­po y no por la ge­ne­ra­ción de más ne­go­cio. No re­cla­man en sus con­se­jos ni más ase­so­res en la ca­lle, ni más clien­te­la, ni desa­rro­llar in­no­va­ción fi­nan­cie­ra. Sa­ben que a ti­pos tan ba­jos esa es una lu­cha ti­tá­ni­ca. Los obli­ga­ría a ser co­mo el res­to de los mor­ta­les, pi­ca­pe­dre­ros, de los que ga­nan el cén­ti­mo pi­can­do pie­dra. Va­mos, lo que ha­ce­mos to­dos los em­pre­sa­rios es­tre­chos de men­te con más o me­nos acier­to. Di­cho es­to, que no se nos es­ca­pe que la re­va­lo­ri­za­ción bur­sá­til la desean pa­ra una co­sa: mar­char­se. Va­rias do­ce­nas de ti­tu­la­res ala­ban­do la so­li­dez de la nue­va en­ti­dad, un plan de adel­ga­za­mien­to de la plan­ti­lla —de esos que ju­bi­lan a los ni­ños des­pués de ha­cer la pri­me­ra co­mu­nión—, y si el ba­lan­ce del si­guien­te semestre em­pie­za a ti­rar, ya te­ne­mos al va­lor en mo­vi­mien­to. Eso sí, de­jan­do tie­rra que­ma­da pe­ro, ¿qué más da? ¿Quién se lo re­cor­da­rá? Na­die.

Los tec­ni­cis­mos ban­ca­rios y la ig­no­ran­cia fi­nan­cie­ra de los por­ta­vo­ces par­la­men­ta­rios blin­dan, de un mo­do di­fí­cil­men­te in­sos­pe­cha­ble, las de­ci­sio­nes del Ban­co de Es­pa­ña. Y no es­tá mal que al­guien desee es­pe­cu­lar en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, ya que le apor­ta li­qui­dez al mer­ca­do, pe­ro lo que no se pue­de per­mi­tir es que la bús­que­da rá­pi­da de la me­jo­ra pa­tri­mo­nial al­te­re de mo­do es­truc­tu­ral nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro. ¿Y sa­be por qué? Por­que al fi­nal quie­nes he­mos de vi­vir y su­fra­gar es­te país so­mos us­ted y yo. Por lo tan­to, si un ban­co no es ren­ta­ble, es ex­clu­si­va­men­te pro­ble­ma del ac­cio­nis­ta. Si su de­bi­li­dad pa­ra ga­nar di­ne­ro lle­ga a al­te­rar su ni­vel de sol­ven­cia, se in­vi­ta a la en­ti­dad a cap­tar más ca­pi­tal y, si no es ca­paz de con­ti­nuar ese ca­mino, en­ton­ces se ven­de a una en­ti­dad ex­tran­je­ra. Pe­ro el nú­me­ro de ju­ga­do­res del sis­te­ma, por favor, que no me lo to­quen.

| PE­DRO BLAN­CO

Un nue­vo pro­ce­so de fu­sio­nes bus­ca­ría re­cor­tar cos­tes adel­ga­zan­do la plan­ti­lla y la red

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.