LOS JUEGOS DE RÍO, BAN­CO DE PRUE­BA DE LAS NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS

De la reali­dad vir­tual a los con­ta­do­res de vuel­tas di­gi­ta­les su­mer­gi­dos, así trans­for­ma la tecnología la ex­pe­rien­cia del atle­ta y del es­pec­ta­dor en los Juegos Olímpicos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

De los Juegos Olímpicos que se ce­le­bran es­tos días en Bra­sil se ha lle­ga­do a de­cir que son los peo­res de la his­to­ria. El país, prometedor y emer­gen­te cuan­do fue ele­gi­do, no ha sa­bi­do ata­jar a tiem­po, ni si­quie­ra di­si­mu­lar pa­ra la oca­sión, la acu­sa­da cri­sis política, eco­nó­mi­ca y so­cial que le ha arras­tra­do a re­ci­bir a los me­jo­res de­por­tis­tas del mun­do en apar­ta­men­tos pre­ca­rios, sin luz, con cor­tes de agua y fu­gas de gas. Se que­jan de pro­ble­mas en el trans­por­te, de que los ríos en los que com­pi­ten es­tán con­ta­mi­na­dos. La ame­na­za del zi­ka y el fan­tas­ma del do­pa­je tam­po­co ayu­dan. Pe­ro hay al­go en lo que Río es, de mo­men­to, el me­jor. Han pa­sa­do cua­tro años des­de Lon­dres 2012. To­da una vi­da en tér­mi­nos de pro­gre­so tec­no­ló­gi­co.

Ya en­ton­ces la apuesta por la in­no­va­ción fue im­por­tan­te. La or­ga­ni­za­ción se vol­có pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia au­dio­vi­sual del es­pec­ta­dor, que, des­de el so­fá, asis­tió por pri­me­ra vez a de­ta­lla­dos y es­pec­ta­cu­la­res pla­nos lle­nos de ma­ti­ces. Pi­rue­tas sin­cro­ni­za­das ba­jo el agua. Pri­me­ros pla­nos de ta­lo­nes im­pac­tan­do con­tra el sue­lo tras un sal­to. El so­ni­do hue­co del gol­pe. Tam­bién el mó­vil, en ple­na efer­ves­cen­cia, tu­vo una al­ta cuo­ta de pro­ta­go­nis­mo. Hoy, sin em­bar­go, con 7.000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos en to­do el mun­do a los que aten­der y tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción olien­do a nue­vo, los Juegos son mu­cho más que el ma­yor even­to de­por­ti­vo in­ter­na­cio­nal. Son más que nun­ca pu­ro es­pec­tácu­lo.

Río 2016 cuen­ta con 70.000 pun­tos wi­fi, 12.000 equi­pos in­for­má­ti­cos, 250 ser­vi­do­res, 15.000 te­lé­fo­nos fi­jos y 20.000 mó­vi­les y 15.000 ra­dios. Cua­tro glo­bos con tre­ce cá­ma­ras de al­ta re­so­lu­ción ca­da uno ve­lan por la se­gu­ri­dad de atle­tas y pú­bli­co. 4.000 ter­mi­na­les NFC per­mi­ten pa­gos a tra­vés del mó­vil, co­mo tam­bién los bra­za­le­tes re­car­ga­bles pues­tos a dis­po­si­ción del pú­bli­co por Vi­sa, que fun­cio­nan co­mo tar­je­tas de cré­di­to. Más de cua­tro mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos —lo que equi­va­le a más de mil cam­pos de fút­bol— se ilu­mi­nan es­tos días con lu­ces LED, pa­no­rá­mi­cas de 360 gra­dos per­mi­ten re­co­rrer los 25 re­cin­tos olímpicos y, por pri­me­ra vez, las fa­ve­las apa­re­cen en los ma­pas de Goo­gle. Pe­ro lo más es­pec­ta­cu­lar del te­ma tie­ne que ver con la me­jo­ra del ren­di­mien­to de los atle­tas y la ex­pe­rien­cia del es­pec­ta­dor.

Por pri­me­ra vez, las dis­ci­pli­nas de vo­lei­bol (tam­bién en su mo­da­li­dad pla­ye­ra) per­mi­ten, de la mis­ma ma­ne­ra que ocu­rre en el te­nis con el ojo de hal­cón, re­vi­sar ju­ga­das a tra­vés de una pan­ta­lla gi­gan­te y com­pro­bar si la de­ci­sión del ár­bi­tro ha si­do co­rrec­ta. Las pis­ci­nas cuen­tan con mo­ni­to­res ba­jo el agua que compu­tan las vuel­tas, de for­ma que ca­da vez que un nadador to­ca la pa­red, un pa­nel tác­til le mues­tra, pa­ra que no se pier­da, la dis­tan­cia que lle­va re­co­rri­da. Y el ti­ro tie­ne a su dis­po­si­ción en es­ta oca­sión un efi­caz sis­te­ma de sen­so­res que in­for­ma con pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca del lu­gar exac­to en el que im­pac­ta una fle­cha. Mu­cho más exac­to que el ojo hu­mano, iden­ti­fi­ca el pun­to con­cre­to con un mar­gen de error de ape­nas 0,2 mi­lí­me­tros. Las em­bar­ca­cio­nes es­tán equi­pa­das con dis­po­si­ti­vos GPS pa­ra que los afi­cio­na­dos dis­pon­gan a ca­da ins­tan­te de da­tos sobre la ve­lo­ci­dad, cam­bios de rit­mo y es­tra­te­gias. Tam­po­co hay du­das ya en las lí­neas de me­ta. Una nue­va cá­ma­ra de al­ta ve­lo­ci­dad es ca­paz de to­mar 10.000 imá­ge­nes por se­gun­do.

Y lue­go es­tá la reali­dad vir­tual: más de 85 ho­ras de con­te­ni­dos, que in­clu­yen ce­re­mo­nias y des­ta­ca­das com­pe­ti­cio­nes, es­tán a dis­po­si­ción de to­dos aque­llos que se ha­yan he­cho con las ga­fas Gear VR de Sam­sung. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Que vi­vi­rán los Juegos co­mo si es­tu­vie­sen allí mis­mo, en pleno in­vierno bra­si­le­ño, dis­fru­tan­do en pri­me­ra fi­la de la fun­ción.

Fo­tó­gra­fos de Getty lis­tos con sus cá­ma­ras ro­bó­ti­cas pa­ra las com­pe­ti­cio­nes acuá­ti­cas de Río 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.